Últimos temas
» Gemma Aniston {En construcción}
Mar Sep 11, 2012 10:38 am por Gemma Aniston

» I need [0/4] <3
Mar Sep 11, 2012 10:11 am por Gemma Aniston

» Datos&Reglas.
Dom Sep 02, 2012 1:52 am por Invitado

» Dudas & Ayuda.
Lun Ago 27, 2012 4:45 am por PANEM

» Hey, you... it's free! {2/3}
Lun Jul 30, 2012 2:21 pm por Daniel A. Rhodes

» Rough Trade [Aaron]
Sáb Jul 07, 2012 7:24 pm por Aaron Polotsk

» Cosecha: Lista de tributos seleccionados.
Sáb Jun 30, 2012 2:02 am por PANEM

» Una visita al 12 {Minzy}
Mar Jun 26, 2012 6:22 pm por Minzy Sowyer

» ¿Quieres rolear? {Temas libres}
Dom Jun 24, 2012 3:59 pm por Minzy Sowyer

» Registro de Vencedores.
Dom Jun 24, 2012 2:15 pm por Shane T. Rowe



Comparte | 
 

 La alambrada apagada

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : 1, 2  Siguiente
AutorMensaje
avatar
12 12
Blaine Cold

Masculino
█ Mensajes : 74
█ Puntos : 19172
█ Edad : 22
█ Distrito : La veta
Ver perfil de usuario

MensajeTema: La alambrada apagada   Mar Mayo 29, 2012 5:44 pm

Los rayos del sol bañaban mi rostro, podía ver a le gente del distrito caminar por el camino que conduce a las minas, habría sido un día bastante duro imagino, pero menos mal que no tengo que ir allí, una preocupación menos de las muchas que tengo que asimilar, la nieve se había derretido y estaba llegando el buen tiempo, la verde hierva inundaba de verde todo el distrito y eso era algo que me encantaba, porque, sin contar con las condiciones de la gente en aquel lugar, le daba un toque alegre a la gente, aunque no durara mucho ya que la llegada del buen tiempo solamente significa otra cosa... otro año de cosecha, otro año de ruegos para que no digan mi nombre en voz alta, y otro año para ver morir a alguien conocido en los juegos del hambre o incluso yo mismo.

Desde la muerte de mi hermano no quiero pensar mucho en eso, pero se que no soy el único aquí el que se encuentra en las mismas circunstancias y no estaría bien hundirme con una familia de la que tirar hacia adelante, las teselas no ayudan mucho la verdad y el dinero que sacamos en la tienda nunca es suficiente, se puede decir que aquí todo el mundo ayuda a todo el mundo siempre que se puede, es una de las pocas ventajas que tiene vivir en la Veta, todos nos encontramos iguales y sabemos lo que es pasar hambre y vivir en unas malas condiciones, por lo que ayudarnos de algún modo hace todo esto mas llevadero.

Caminaba sin rumbo fijo inmerso en mis propios pensamientos... bueno, la verdad es que si tenia un rumbo, el viejo quemador donde se realizaban acciones de compra-venta en el mercado negro, todos sabemos que es ilegal, pero incluso los agentes de la paz entran... la verdad yo nunca lo había hecho, pero seguramente en algún momento tarde o temprano tendré que hacerlo... es como saltar la gran alambrada que se supone que esta electrificada, apenas la mantienen unas horas cada dos semanas, pero mantiene las amenazas fuera de la aldea; En pocas ocasiones he cruzado al otro lado, y las veces que lo hice no me aleje mucho, lo justo para poder lanzar algún cuchillo o algo por el estilo, todo era más fácil cuando
estaba Alexander en casa, pero se fue para nunca regresar.

Al cabo de los 10 minutos llegue a mi destino, la vieja alambrada despegada en su gran mayoría del suelo no daba señales de estar electrificada, toque uno de los alambres con la mano esperando que sucediera algo, pero nada paso, una media sonrisa se dibujo en mi rostro.
- Menuda sorpresa - Dije en tono irónico soltando un bufido
Mire al cielo, mas claro directamente al sol, los rayos me cegaron y tuve que desviar la mirada mecánicamente.
unas pisadas sonaron a mi lada y la silueta que vi me resulto bastante familiar por lo que la recibí con una sonrisa.


Última edición por Blaine Cold el Miér Mayo 30, 2012 5:58 am, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
avatar
12 12
Bree Davis

Femenino
█ Mensajes : 47
█ Puntos : 19326
█ Distrito : La Veta
Ver perfil de usuario

MensajeTema: Re: La alambrada apagada   Mar Mayo 29, 2012 6:03 pm

Total aburrimiento. Aquel día pensé que era diferente a los demás, pensé que era peor. No se veía demasiada gente en las calles, pero a estas horas no solía haber gran cosa. Suponía que los trabajadores iban a la mina y sus familias se ocupaban de otro tipo de negocios que pudiera darles algo que llevarse a la boca. Algunos niños correteaban por las calles sin armar demasiado ruido, ingenuos e ignorantes de lo que les esperaría en unos años, cuando cumplieran 12 exactamente.

Mi corazón latió con fuerza. La cosecha se acercaba y con ella, una nueva oportunidad de ser tributo, solo me quedaban dos años, dos largos años. No podía permitirme ser tributo, porque eso supondría la soledad completa de mi padre, y el fin de una familia mas a manos del maldito capitolio. Si pudiera gritaría bien fuerte cuanto les odiaba, pero no podía, ellos lo sabrían.

No había ido a la botica aquel día, siempre me tomaba un día libre a la semana, bueno, en realidad debería tomarme un día libre, pero no siempre lo hacía. Aquel aburrido día si, porque quería salir a pasear, sentir el sol en mi cara y soñar que estaba lejos. Tan lejos que nadie podía verme o alcanzarme. Había pensado en ir a ver a Blaine, esperanzada de que pudiera tomarse un momento para pasarlo conmigo, el era mi único amigo. Me había costado fiarme de el, de el y de mi misma. No quería encariñarme con nadie y al final lo había echo con el. Ambos podíamos ser tributos, y eso, sería realmente malo. El dejaría a una madre y a un hermano pequeño y yo a mi solitario padre que ahora debía estar en la mina.

De cualquier manera no había marcha atrás y no quería que la hubiera. Blaine, era importante en mi vida. Ambos habíamos sufrido la tristeza de perder un hermano en los juegos, y era un lazo difícil de romper.
Iba en dirección a buscarle cuando lo vi caminar a lo lejos. Decidí seguirle, curiosa por ver donde iría. Mis botas apenas resonaban contra el suelo. Habían sido de mi madre, y debía admitir que eran cómodas. El vestido que llevaba también lo había heredado de ella, en realidad, hacía mucho tiempo que no tenía nada de ropa nueva, tampoco la quería.

Blaine se acerco a la alambrada y la toco. No era un secreto que no solía estar electrizada, resultaba algo irónico, porque debería mantenernos alejados de la tentación de escapar. Que era lo que el parecía querer hacer en ese momento. Mis pisadas se volvieron pesadas y el pareció darse cuenta para mirarme con una sonrisa al reconocerme. Se la devolví.
-Ibas a irte sin mi?-le pregunte con cierto tono de regaño-te ganaras una buena tunda como vuelvas a dejarme sola en la Veta-siempre había deseado salir fuera, atravesar la valla, pero jamás me había atrevido a hacerlo-estas seguro de querer salir? Si vas...voy contigo
Volver arriba Ir abajo
avatar
12 12
Blaine Cold

Masculino
█ Mensajes : 74
█ Puntos : 19172
█ Edad : 22
█ Distrito : La veta
Ver perfil de usuario

MensajeTema: Re: La alambrada apagada   Miér Mayo 30, 2012 5:53 am

Mi sonrisa seguía dibujada en mi rostro mientras escuchaba la voz de Bree, era una buena amiga, de hecho, la única que tenia ya que hacer amigos no era una de mis principales objetivos,en el colegio no me considero una persona muy habladora y menos fuera de clase, pero con ella fue distinto, el año después de que mi hermano fuera elegido como tributo y participara en los juegos del hambre, su hermano Brian corrió la misma suerte.
Ella se puso enferma y de alguna forma me vi reflejado en su dolor porque al fin y al cabo es el mismo, y se que no es bueno estar solo en esos momentos, ademas, solo tenía a su padre y yo tenia que cuidar de mi familia, nos apoyamos mutuamente, y mas ahora que los dos podemos salir elegidos como tributos, pero espero que nada de eso pase, solo tengo que aguantar dos años mas....

Normalmente la veo por las tardes en las que ella libra o en el colegio, aunque no suelo asistir mucho debido a mi falta de tiempo, pero estar con ella es una forma de evadirme y de olvidar el horrible mundo que me rodea por lo que siempre que puedo paso un rato con ella. Últimamente ninguno de los dos había tenido mucho tiempo libre, pero en una tarde tan soleada y como no, monótona como aquella era normal que quedaran para pasar el rato y hacer el día mas llevadero.
- Por favor, jamas me ira de aquí sin ti - Respondo divertido alzando un poco la ceja - ¿Que tal tu dia libre? -Me alejo de la alambrada y me acerco a ella.
- ¿Enserio serias capaz de salir de aqui si yo lo hiciera? - Deje la pregunta en el aire, ahora que me paraba a pensarlo, nunca había salido fuera con ella, bueno, nunca me había alejado mas de 15 metros del otro lado de la alambrada.

No conocía a nadie que hubiera salido antes ya que era ilegal, aunque la alambrada debería estar apagada y el quemador no era un comercio, pero si alguien supiera de la salida al bosque, estoy seguro de que los agentes de la paz en este si tomarían reprimenda, a no ser que sacaran partido de algún modo, aunque también tendrían que darse cuenta y están muy despistados la mayor parte del tiempo soñando con trabajar en un lugar mejor o en el mismo capitolio.

El Capitolio... un lugar que no soportaba, la gente allí es demasiado extrabagante, aunque nunca he estado allí me lo han descrito un par de veces, no muero por ir allí a comprobar si lo que me han dicho es cierto, porque seguramente sería lo ultimo que veria y espero que eso no ocurra, si participara en los juegos seguramente el ganador seria del distrito 1 o 2, siempre ocurre lo mismo, raramente gana un tributo de un distrito mas pobre, pero es de esperar, ellos se entrenan y aqui no se puede hacer nada, lo mas intrepido que he hecho es salir de la alambrada a lanzar un par de cuchillos contra un tronco y fue ya hace mucho tiempo.
La vida aqui no es muy facil, pero se puede hacer llevadera....
Volver arriba Ir abajo
avatar
12 12
Bree Davis

Femenino
█ Mensajes : 47
█ Puntos : 19326
█ Distrito : La Veta
Ver perfil de usuario

MensajeTema: Re: La alambrada apagada   Miér Mayo 30, 2012 11:13 am

Mire a Blaine, tan sonriente como siempre con ese brillo en sus ojos y su cabello dorado. Le apreciaba mucho, tanto como si fuera de mi familia, y realmente podría hacer cualquier cosa por el. No solía decirselo, ni pronunciar esas palabras en voz alta pero realmente sentía que Blaine merecía la pena, hasta el punto de que había roto mi promesa de no hacer amigos o algo parecido que pudiera perder en los juegos, y con el había sido diferente. Tampoco el era demasiado abierto,no tenía demasiados amigos en realidad creía que yo sola era su circulo de amistades y quizas ese echo nos llevara a entendernos mejor.

Lo mire a el y despues a la alambrada, en serio iba a salir? Yo siempre habia deseado hacerlo, pero debia ser honesta conmigo misma, no era demasiado valiente y eso me impedia dar un paso siquiera fuera del distrito, pero si el se iba...bueno no estaría sola, sería diferente, ademas era Blaine, el no iba a dejarme sola en medio del bosque, el cuidaría de mi, lo sabia.

-Bueno, mi día esta siendo realmente aburrido-dije con un suspiro-pense que mi gran amigo le apeteceria hacerlo, al menos interesante, y me lo encuentro a punto de escaparse y dejarme aqui sola-bromee con una sonrisa, para que viera que no lo decia en serio, y despues me encogi de hombros, caminando hacia la alambrada que el había tocado antes y parecia no hacer ni siquiera cosquillas. Lo imite, ni siquiera se escuchaba un solo zumbido, la alambrada estaba apagada, y cualquier podía salir al bosque-bueno, supongo que si estoy contigo no me da miedo, que es lo peor que podria pasarnos?-me quede en silencio y me gire para mirarle, riendo-vale, no respondas, sería grave de verdad, pero nadie se enteraria no? -Si mi padre se enteraba pondria el grito en el cielo, no estaba segura de que seria peor, si que se enterara mi padre o el capitolio. Mi tia trabajaba en el quemador y mi padre la habia sacado de nuestra vida completamente, no queria problemas innecesarios.

Mire a Blaine y sonrei, de todos modos siempre habia querido salir, si nadie se entereba no iba a ser peligroso-he decidido pasar el dia contigo, hagas lo que hagas mi querido amigo, asique tu mandas, si sales, salgo contigo-de todos modos no creia que fuera demasiado peligroso, mi padre me habia enseñado clandestinamente a defenderme y peleear por si salia elegida como tributo, algo debia de poder poner en practica en el bosque en caso de necesitarlo.
Volver arriba Ir abajo
avatar
12 12
Blaine Cold

Masculino
█ Mensajes : 74
█ Puntos : 19172
█ Edad : 22
█ Distrito : La veta
Ver perfil de usuario

MensajeTema: Re: La alambrada apagada   Miér Mayo 30, 2012 12:11 pm

La observe con atención, llevaba puesto uno de los vestidos de su madre, por lo que le estaba un poco grande, era normal verla así, casi toda su ropa era heredada, lo veía normal, yo también me pasaba ropa con mis hermanos, aunque una vez que hemos crecido, la gran mayoría de todo nos queda pequeño...

-El aburrimiento es muy malo, y mas aquí, eso es mala señal, todo el mundo debería andar ocupado por aquí- Me encojo de hombros y sonrío al escuchar su respuesta ya que pude captar un tono de ironía - Lo siento, pero no pude apartar la tentación de salir de este lugar, pero todo tiene una explicación - intente excusarme - En el bosque hay muchas plantas que pueden servirte en la botica y pensé que seria una buena idea ir a cogerlas para dártelas, la idea de avisarte se me paso por la cabeza enseguida - Digo exageradamente- Pero entonces me vino a la mente la imagen del bueno de Robert gritándome como un loco por haber hecho que su delicada hijita saliera a las entrañas de este peligroso bosque - Río mientras digo eso ultimo.

Conocía al padre de Bree desde que era pequeño ya que cuando iba a la botica, normalmente el estaba allí ayudando aunque ademas trabajara en las minas, lo conocía bien, era un hombre precavido y cuidadoso que jamas dejaría que las actividades de su hija rozaran lo ilegal, en cierto modo lo comprendía ya que no quería que nada le pasara a su familia y se que si yo estuviera en su mismo lugar haría lo mismo.

Lo peor que podría pasarnos.... esa idea rozo mis pensamientos, pero cuando fui a contestar ella ya lo había hecho, seguramente lo peor seria que alguien notara nuestra ausencia y lo denunciara a las autoridades pertinentes, o el ataque de algún animal, aunque era lo que menos me preocupaba, siempre podríamos trepar a un árbol o lanzarle cualquier cosa, mi puntería no era del todo mala, intente desviar mi pensamiento rápidamente de ese tema, si nos denunciaban nos ganaríamos un buen castigo como mínimo, nos costarían la lengua en el mejor de los casos, pero no era tiempo para preocuparse por eso, no saldría nada mal, yo mismo no lo permitiría.

- ¿Así que hoy me toca decidir a mi? - Digo pensativo y me sitúo a su lado en la alambrada - Muy buen, pues las señoritas primero - Digo mientras levanto la parte de ella que estaba despegada del suelo haciendo amago para que pasase Bree, la verdad no esperaba que pasará, y no la culparía por ello, era peligroso el otro lado y nadie normal lo haría, aunque no dejaría que le hicieran daño, y ella lo sabía.
Volver arriba Ir abajo
avatar
12 12
Bree Davis

Femenino
█ Mensajes : 47
█ Puntos : 19326
█ Distrito : La Veta
Ver perfil de usuario

MensajeTema: Re: La alambrada apagada   Miér Mayo 30, 2012 3:19 pm

Solte unas risas. Era cierto, mi padre podia intimidar a cualquiera. Si, el apreciaba a Blaine sobre todo porque era mi amigo y gracias a el yo no estaba sola, pero no dudaria en gritarle si cometiamos alguna locura, seguramente le culparia de todo, aunque yo me llevaria mi reprimenda tambien. Pero eso no iba a echerme atras. No iba a pasar nada, y si pasaba asumiria mi culpa e intentaria que Blaine no cargara con todo, despues de todo, yo estaba tomando la decision de salir de aqui.

-Bueno,te has ganado mi perdon, solo porque al menos has pensando en mi y en llevarme ciertas plantas para la botica, y porque entiendo que tengas miedo a mi padre-me rei y me acerque a el, con una expresion divertida. Era facil ser una misma cerca de Blaine, era como si todo desapareciera, como si el capitolio y los juegos no existieran como si la cosecha no fuera a ser jamas, era como si nos pudieramos quedar aqui para siempre, sin tener el miedo de ser elegidos tributos.

-aunque deberias ser mas valiente Blaine, no sabia que mi padre te impusiera tanto-volvi a reir, me gustaba picarle, se ponia gracioso cuando se enfadaba, gracioso y guapo, nose, la seriedad lo hacia parecer mayor, mas maduro, aunque preferia su sonrisa. Eso significaba que todo estaba bien.
Levanto la alambrada para que yo apasara primero y sonriendole me gire para hacerlo, sintiendome una especie de delincuente
-No se te ocurra dejarme sola-dije mientras la atravesaba-quizas yo no sea de verdad valiente, no al menos ante lo desconocido-ni tampoco ante lo conocido, porque todos conociamos los juegos y nos aterraban, excepto a los profesionales, los que seguramente estuvieran entrenando en este preciso momento para matarnos sin piedad en unos cuantos meses. Un escalofrio me recorrio. Y si solo me quedaban estos meses al lado de mi padre y de Blaine?

Sabia que si yo me iba Blaine cuidaria d emi padre de cierta manera, y si el se iba yo haria lo posible por su familia, pero aun asi, no tapariamos el hueco del otro, y que seria de nosotros? De todos modos yo, antes que Blaine, asi lo preferia.
Una vez que estuve al otro senti una sensacion de libertad. Era como huiir, como no volver mas, como estar lejos de las garras del capitolio-Vas a pasar? o vas a dejarme aqui sola e indefensa?-dije riendo-vamos te echo una carrera, seguro que mi resistencia es mejor que la tuya-mi sonrisa proseguia en su lugar y mis ojos, posados sobre el.
Volver arriba Ir abajo
avatar
12 12
Blaine Cold

Masculino
█ Mensajes : 74
█ Puntos : 19172
█ Edad : 22
█ Distrito : La veta
Ver perfil de usuario

MensajeTema: Re: La alambrada apagada   Miér Mayo 30, 2012 4:56 pm

- Es un alivio saber que me perdonas, esta noche podre dormir tranquilo - Bromee, realmente hoy me encontraba de buen humor, sería el tiempo, la gran mayoría de los días atrás solía estar nublado, pero llegaba el buen tiempo, claro que eso solamente podría significar una cosa los juegos intente que eso fuera de mi mente, recuerdo los juegos del año pasado y como murieron los tributos de nuestro distrito, ni siquiera llegaron a los 8 finalistas aunque tampoco le veo mucho el merito a llegar allí, es casi el peor castigo ver como mueren personas a las que conozco, personas que puedo ver por la calle, incluso yo mismo, o Bree... tengo que dejar de pensar en estas cosas me digo a mi mismo y contemplo como ella pasa al otro lado entrando en el bosque.

- ¡oh enserio! - solté un bufido- Tu padre impone mucho, y ya sabes, me gustan mis piernas... puede que algún día las necesite y si dejo que te pase algo malo seguro que me las rompe -digo entre risas exagerando bastante- Aunque sabes de sobra que no dejare que te pase nada ni te dejare sola ¿verdad? - Le sonreí cuando vi que atravesaba y entraba en el otro lado, la verdad es que me sorprende bastante que sea capaz de entrar con confianza, es una caja de sorpresas y eso me encanta.

A los pocos segundos de que me llamara cruce sin dudarlo y me quede mirándola perplejo
- Mira que valiente se nos ha vuelto Bree - Rio - Por favor, sabes de sobra que no tienes nada que hacer en una carrera contra mi-Una media sonrisa se dibuja en mi rostro y empiezo a trotar despacio para que ella empiece a hacerlo y poder ir los dos juntos.

Mi principal prioridad ahora que estamos fuera es alejarme un poco de la alambrada para que nadie de dentro pueda vernos, con un poco de suerte llegaremos al claro donde tengo las cosas en 5 minutos y podre estar con ella mas tranquilo, seria muy mala suerte que pasara algún contratiempo, y yo tampoco me lo perdonaría nunca.
- ¡Venga, así no vas a alcanzarme nunca! - la miro correr, su cara cuando se concentra me hace reír, y se suele tomar las cosas enserio, hoy aprovechare bien el día, los arboles se juntaban cada vez más conforme nos adentrábamos, y el verde se apoderaba del paisaje, en la Veta los caminos y las casa suelen tener un toque negruzco por las minas, y hay pocas zonas verdes realmente cuidadas, el aire aquí es puro, aunque tampoco es que este muy contaminado en la aldea, en ese sentido tenemos suerte.

Me pregunto que pasara en el capitolio y en los demás distritos, seguro que en allí en los del 1 al 3 o 4 esperan los juegos con impaciencia, mientras que en los demás rezamos para evitar oír nuestro nombre, los acompañantes se estarán preparando y la arena también, estos pensamientos me ponen los pelos de punta, si mi nombre saliera elegido, lo único que quería hacer seria lo que hago en este mismo momento, correr, alejarme de aquí, pero no es momento para ponerse en lo peor, tengo que disfrutar de este día, estoy con Bree, nada podría estropearlo.
Volver arriba Ir abajo
avatar
12 12
Bree Davis

Femenino
█ Mensajes : 47
█ Puntos : 19326
█ Distrito : La Veta
Ver perfil de usuario

MensajeTema: Re: La alambrada apagada   Miér Mayo 30, 2012 6:09 pm

Negue con la cabeza al escucharlo. Realmente mi padre si imponia, pero estaba exagerando, el no iria a hacerle nada, no al menos a partirle las piernas, pero de todos modos tuve que reir ante su broma. Suponia que la confianza entre nosotros era asi. Bromeabamos el otro se reia y no pasaba nada. Momentos buenos que adornaban nuestra miserable vida. De no ser por eso, podría incluso morirme del asco, como el decia no era bueno tener momentos de aburrimiento, no en el 12 y suponia que tampoco en ninguno de los otros distritos a no ser que pertenecieras al 1 o el 2 o incluso el 3, distritos donde abundaba todo lo que aqui escaseaba, lo que les hacia parecer ricos a nuestro lado.

Era mejor no pensar en eso y disfrutar del día con Blaine, despues de todo nuestras ocupaciones nos dejaban pocos dias para disfrutar de nuestra amistad, y a mi me gustaba estar con el. Era mas facil reir, o comportarme con naturalidad, frente a los demas me era mas complicado todo, e incluso frente a mi padre. No me gustaba mostrar mis miedos, pocas veces lo hacia, pero frente a Blaine, bueno, si tuviera que mostrarme fragil lo haria frente a el.

-Se que cuidaras de mi, siempre lo has echo, contigo estoy bien, mi padre lo sabe, si no ya te hubiera roto esas piernas tan bonitas que tienes por llevarte a su hija a dios sabe donde- Reí con suavidad y negue con la cabeza-No creas que admitire muy amenudo estas cosas, en realidad no te lo mereces, te he perdonado, pero ibas a irte sin mi igual-Volví a reir, no me importaba, pero quería picarle un poco, esa era nuestra gracia y esa era la confianza que me gustaba que tuvieramos.

Blaine paso a mi lado comentando que me había vuelto valiente. Puse los ojos en blanco. Yo siempre habia sido valiente solo que...a su lado, me atrevia a hacer mas cosas, quizas por la sensacion de no verme sola, de estar con el, con alguien que tirara de mi un poco, o simplemente porque era el y a su lado era mas facil hacer locuras, de cualquier manera, siempre habia deseado hacer esto. El comenzo a trotar y yo le segui. Debía admitir que a pesar de yos er mas pequeña que el, el era mas rapido que yo, mi agilidad no se veia clara en estos asuntos, pero aun asi, lo intentaba. Por suerte el parecio sumirse en sus propios pensamientos y yo no tarde en alcanzarlo, dandole un suave golpe en el hombro. Seguramente ya estaba pensando de nuevo en algo de lo que no podiamos escapar, Panem, y el Capitolio...

-Así que esto es ser libre-Dije mirando a mi alrededor, árboles, aire puro, y el sonido de los sinsajos a lo lejos, una calma se instalo en mi interior y pense que podría quedarme allí siempre, por siempre. Estire los brazos y di una vuelta sobre mi, aún siguiendo a Blaine que parecia conocer el camino. Seguramente habia estado aqui mas veces.-Crees que podríamos disfrutar de esta libertad alguna vez? ya sabes, para siempre-Pregunte acercandome a el lo mas rapido que podia, mis ojos querian abarcar demasiadas cosas y no me daba tiempo a todo-Que harias? Si pudieras ser libre, si pudieras...no preocuparte por nada. Creo que yo me plantearia un futuro-Me encogi de hombros. Hasta los dieciocho años no iba a plantearme un futuro sobre nada, para que si podía morir en cuestion de tiempo? Y despues de que mi nombre ya no pudiera entrar en la urna...bueno, no estaba segura. No creía que fuera a enamorarme, o mas bien, no creia que nadie fuera a enamorarse de mi, quien iba a hacerlo? Y de ser asi, poco sentido tendria, porque traer hijos a esta sociedad no me marecía moral, no queria terminar muriendo de pena como mi madre, viendo en directo como asesinan a tu hijo y sufriendo durante años por que su nombre no salga como tributo. Suponia que seguir en el distrito 12 solo significaria una vida como hasta ahora, sin mas novedades, pero si fueramos libres...

-Podría hacer cualquier cosa sin miedo, supongo que todas las cosas que descarto ahora por miedo tendrian una oportunidad si fuera libre, lose, es una locura, como si pudieramos huir del capitolio-Me reí y me puse a su lado, para no perderle en medio del hermoso bosque.-bueno, supongo que no deberiamos pensar en eso un dia como hoy. Hace sol y somos libres, que mas podemos pedir? Y seguro que tu tienes algo interesante preparado para pasar nuestro tiempo aqui.
Volver arriba Ir abajo
avatar
12 12
Blaine Cold

Masculino
█ Mensajes : 74
█ Puntos : 19172
█ Edad : 22
█ Distrito : La veta
Ver perfil de usuario

MensajeTema: Re: La alambrada apagada   Miér Mayo 30, 2012 6:46 pm

Puse los ojos en blanco al escucharla - ¿Sigues empeñada en que iba a irme sin ti?, te leí el pensamiento y sabia que te acercabas, eres así de ruidosa - bromee y le sonreí cuando por fin llegamos al pequeño claro en el que estaba acostumbrado a desaparecer, no estaba muy lejos de la aldea y tampoco muy dentro del bosque, era un lugar "seguro" se podría decir, la observe con detenimiento, parecía estar feliz por estar allí y eso me alegraba, me gustaba verla sonreír, en el distrito pocas veces lo hace pero debería hacerlo mas a menudo.

- Si, bueno, esto puede considerarse libertad, aunque es una libertad ficticia - suspiro - ojala algún día podamos ser libres, pero desgraciadamente, lo mas cerca que estaremos de la libertad sería ganar los juegos, aunque eso significa cargar con 23 muertes, y una vida llena de cámaras, o también si tenemos suerte y no sale nuestro nombre, podríamos vivir aquí, aunque estaríamos atados a la vida aquí - callo un momento al ver que me estoy tirando por las ramas -La verdad es que yo también me lo plantearía, pero no soportaría que mis hijos salieran elegidos en la cosecha... pero bueno, no estamos aquí para pensar en eso ¿no? - sonrío y me acerco a ella apartándole un mechón de pelo del rostro.

- Y por supuesto que tengo algo pensado, aunque te abiso que no es gran cosa
- sonrió y me alejo de ella lentamente hasta ponerme al lado de un árbol y recuperar un par de cuchillos con la hoja desgastada por el uso, se guarda uno en el cinturón y el otro lo lanza hacia un tronco cercano- esto es a lo que me dedico cuando no estoy contigo - bromeo y me descuelgo la mochila que llevo a mi espalda.

Traía algo de comida por si acaso, sabia que la necesitaría, y al trabajar en una tienda la comida no es un problema, normalmente comemos algo que no se vende bien, pero la comida al menos para mi no es un problema, aunque no la usamos mucho, tiramos adelante con las teselas que me veo obligado a pedir, no podemos abusar de la comida de la tienda.
- No es un banquete pero espero que te guste - Sonrió sentándome en el suelo sacando un par de bollos de pan, cecina deshidratada, queso, pescado ahumado y un par de cantimploras.
- Y si luego te apetece podemos ir a nadar, aunque tendríamos que buscar un lago o rió cercano, no me he alejado mas de esto - Me rasco la nuca en un gesto involuntario.

En el bosque se estaba realmente bien, podíamos ser nosotros mismo, aunque no necesitaba el bosque para ser yo, me bastaba con estar con ella, en el resto de lugares suelo ser por lo general bastante serio, pero aquí no tengo porque serlo, nadie nos esta juzgando, aquí no existen los juegos ni los problemas a los que nos enfrentamos día a día, podría estar así para siempre.

Me pregunto que estarían haciendo en la aldea en este momento, seguramente nada importante.
Sonrió pasando la parte de la comida a Bree, espero que se lo pasara bien, y si había suerte, quizá podamos volver mas a menudo por aquí, sera nuestro pequeño refugio del mundo que nos rodea, un lugar donde evadirnos.
Volver arriba Ir abajo
avatar
12 12
Bree Davis

Femenino
█ Mensajes : 47
█ Puntos : 19326
█ Distrito : La Veta
Ver perfil de usuario

MensajeTema: Re: La alambrada apagada   Jue Mayo 31, 2012 11:28 am

Deje pasar ya el echo de que se hubiera ido sin mi o terminaria convirtiendose en una broma ya pesada e insorporable. Solo le sonreí y deje que el continuara hablando. Suponia que la mayoria de los que viviamos en los distritos no nos planteabamos la opcion de tener hijos, ninguno queriamos verlos sufrir en la cosecha ninguno queriamos verlos morir. Era triste, tan triste que si lo pensaba claramente podia llorar sin consualo. Pero procuraba no hacer, intentaba con toda mi alma mantener la mente lo suficientemente ocupada como para no pensar en el incierto futuro que nos esperaba. Para no pensar que el día que mi padre no estuviera a mi lado estaría completamente sola, pero me consolaba saber que al menos, no abria mandado a mi hijo a una muerte segura. Me pregunte si pensaria asi toda la vida...

-Tienes razón, sera mucho mejor no pensar en eso, hoy podemos disfrutar de un poco de paz, así que solo finjamos que somos libres y no tenemos que regresar jamas, que todo esta bien y por una vez divirtamos sin miedo- Me quede muda cuando el se acerco a mi y aparto un mechon de mi pelo. Mi corazón latio con fuerza. No estaba acostumbrada a los gestos cariñosos, incluso aunque fueran de Blaine, y si era sincera conmigo misma me gustaban, pero a la vez me hacian sentir nerviosa y sin saber muy bien como actuar. Lo mire curiosa, con el corazon golpeando mi pecho con fuerza, pero todo simbolo de ese gesto desaparecio cuando vi que sacaba dos cuchillos escondidos de uno de los árboles. Lanzo uno a un tronco y me explico que era lo que hacía cuando no estaba conmigo.

-Es inclreible-muisté-estas loco! pero me gusta, sabes? ahora que no estamos en la Veta puedo confesarte algo-Lo mire mientras sacaba toda esa comida de su mochila, que no era un banquete? para mi era mas que eso. Mire los bollos de pan y me arrodille a su lado, con los ojos brillandome y olvidando de lo que iba a decirle-es pan..dios mio hace meses que no comemos pan en casa-Puede que lo que ganaba mi padre en la mina fuera suficiente para comer ambos, pero no para permitirnos ciertos tipos de comida, yo apenas cobraba a los vecinos en la botica, no podia negarles ayuda si estaban nefermos o tenian alguna herida en mal estado solo porque no tuvieran con que pagarme, no era tan egoista.-puedo?-Cogí uno de los bollos y lo olí era delicioso, comence a comer despacio, disfrutandolo, me costaba trabajo masticar con lentitud y no devorarlo, pero cuanto primero se terminara, primero dejaria de disfrutar de su sabos. Recorde lo que iba a decirle a Blaine

-Mi padre me enseño algo de supervivencia sabes? No llevo muy bien lo de....lo de Brian, ya sabes...en los juegos. No tengo mala punteria, que tal un concurso de ver quien lanza mejor los cuchillos y apostamos algo? lo que quieras?-propuse con una sonrisa, sería divertido, ademas me gustaría ganas a Blaine aunque no sabía si el era realmente bueno o el tiro de antes había sido solo, suerte. Menciono ir a nadar, pero yo lo mire de forma urgente y me encogi de hombros-Blaine, no se nadar. Tu sabes?- Estaba descucbriendo cosas nuevas de mi amigo, cosas que me sorprendian pero que me gustaban, eran sorpresas agradables. Le sonreí aun masticando un poco del bollo de pan-Puede que quisieras enseñarme si es así, seguro que despues soy mejor nadadora que tu-Me reí. No debería, pero me encantaba competir con el. En muchas cosas perdia, sobre todo cuando se trataba de fuerza o algo asi, seamos realistas, Blaine es mucho mas fuerte que yo, esta mas preparado fisicamente, aunque no me queda claro de que exactamente, seguramente en la tienda haya tenido que cargar con cajas o bolsas pesadas, era la unica explicacion razonable. O eso, o se ha entrenado clandestinamente como yo-esto esta delicioso, podría comerlo cada dia, supongo que la gente que puede permitirselo tiene suerte...Como lo has conseguido?
Volver arriba Ir abajo
avatar
12 12
Blaine Cold

Masculino
█ Mensajes : 74
█ Puntos : 19172
█ Edad : 22
█ Distrito : La veta
Ver perfil de usuario

MensajeTema: Re: La alambrada apagada   Jue Mayo 31, 2012 12:08 pm

No pude evitar soltar una carcajada cuando la escuche, aunque luego lo comprendí, ella nunca me había visto hacer nada por el estilo, soy bastante tranquilo cuando estoy dentro del distrito y no suelo hacer muchas cosas.

- Con que ahora estoy loco ¿eh? - Sonrió y me siento a su lado y veo como se le ilumina el rostro al ver la comida, eso me hace sentirme realizado, intento ayudarla siempre que puedo y viceversa, somos un equipo. Cojo mi respectiva parte la comida y apenas le doy un par de bocados, estoy acostumbrado a comer poco y pasar hambre, la poca comida que tenemos la repartimos a partes iguales, aunque intentamos que mi madre y mi hermano siempre cojan la mayor parte, no la necesito, con lo justo y necesario tengo de sobra.

- Claro que puedes es para ti - musito - pero no te acostumbres, el panadero no tenia con que pagarnos y le cambiamos un par de filetes por los bollos, aunque no se le veía muy convencido, pero una vez hecho el trato no puede echarse ataras - Dejo de sonreír porque pensara que soy idiota, no puedo evitar quedarme mirándola y sonreír como un pasmarote, la verdad la idea de que nos comiéramos nosotros los bollos no fue mi idea, fue de mi madre, aprecia mucho a Bree y le gusta que pase tiempo con ella, dice que me vuelvo mas sensato.

- ummmm - Digo recordado lo que ella iba a decirme - Que ibas a confesarme, ¿ Eres una experta lanzadora de cuchillos? - Digo ofreciéndole el que guarde en el pantalón y levantándome a por el que deje clavado en el árbol para volver otra vez a sentarme a su lado - Adelante, empieza tu - sonrió ampliamente - Intenta dar en el mismo árbol al que le di yo antes - señalo al árbol que tenia la corteza mas desgastada y con mas cortes, estaba bastante alejado.

Alexander tendría que haber entrenado aquí en vez de yo, quizás así hubiera tenido una oportunidad mínima de ganar, aunque lo dudo mucho, aquí una participación en los juegos es una condena a muerte, cerré los ojos y deje que la suave brisa me acariciara el rostro, estaba muy a gusto allí sentado a su lado en la sombra de un árbol.
- ¿No sabes nadar? - La miro perplejo - Eso es raro aquí, que estamos rodeados de mar - Digo bromeando- Me enseño mi padre un verano cuando era pequeño, aunque ya no recuerdo donde fue, pero supongo que eso nunca se olvida, como caminar, así que no te preocupes, yo te enseño - sonrío - parecerá que eres del distrito 4 - En ese distrito se encargan de la pesca y es de donde le mandan el poco pescado que tenemos a mi padre, la gran mayoría va al capitolio, tiene mar, por lo que seguramente todos son unos expertos nadadores.

Me pude a pensar en los demás distritos, nunca había salido del distrito 12 que yo recordara, pero los había visto en los juegos, el distrito 1 y sus joyas, el 3 y sus inventos, el 4 y el azul océano, el distrito 10 lleno de fabricas de grano, y el 11 y sus campos de cereales y cultivo, aquí solo tenían minas y el 13 estaba totalmente en ruinas... era el encargado del grafito, pero ese es un mineral bastante abundante en todos los lugares y no es muy necesario, por lo que el Capitolio puede vivir sin el, aunque dudo que saliera adelante sin la ayuda de los 12 distritos, quisiera verlos en nuestro lugar, rompiéndose los husos literalmente de trabajo y sin dinero para comer, no durarían una semana.
Volver arriba Ir abajo
avatar
12 12
Bree Davis

Femenino
█ Mensajes : 47
█ Puntos : 19326
█ Distrito : La Veta
Ver perfil de usuario

MensajeTema: Re: La alambrada apagada   Jue Mayo 31, 2012 3:42 pm

Puse los ojos en blanco. Terminandome el bollo de pan y aceptando el cuchillo que el me tendía. Le demostraría que era buena, tanto como el? No lo sabía, pero si buena. Puede que de ser elegida tributo no tuviera muchas posibilidades pero si mas que otras personas, aunque, si no iba a ganar, de que serviria resistir? El resultado era el mismo mas tarde o mas temprano...la muerte.

Mire a Blaine, me habia prometido no pensar en esas cosas, no ahora que podía disfrutar con elde un este fantastico dia, aunque creía que cada uno de los ciudadanos de los distritos no podía quitarse de la cabeza todo esto, excepto los profesionales.
Me acerque a Blaine, mirando sus ojos, y sonriendo sin despegar mis labios, divertida-supongo que es totalmente incrompesible que no sepa nadar perteneciendo al distrito 12, pero no pasa nada, cuento con el mejor amigo de todo Panem que seguro que me muestra sus tecnicas secretas para mantenerse a flote sin problemas.-Frunci el ceño y lo mire con curiosidad-Cuantas cosas me ocultas? Vienes aqui cuando no estoy contigo, sabes nadar, algo que no es del todo usual por aqui, y lanzas cuchillos con buena punteria, que mas hay que no sepa de ti?-En realidad no estaba enfadada, me llamaba mucho la atencion descubrir cosas de Blaine que ni siquiera imaginaba. Y a decir verdad me abria la curiosidad a querer saber mas, eramos grandes amigos, yo podría dar cualquier cosa por el y el siempre me cuidaba sin importarle nada o pedir nada a cambio, pero me daba cuenta que no sabíamos todo del otro, y eso en el fondo me gustaba, poder seguir descubriendo cosas de el.

Cogí el cuchillo por el mango, y apunte al arbol pero sin lanzarlo-Que apostamos entonces? Vamos tenemos que jugarnos algo emocionante, si no no tendra gracia ganarte. Que tal...si yo gano puedo pedirte una cosa, la que quiera, si pierdo, hare algo que tu me pidas, solo una cosa-Me aparte de el, mirandolo sonriente mientras apuntaba con el cuchillo al arbol. Debía dar donde el había dejado el cuchillo clavado. Así lo hice, y lo lance. Mi cuchillo dio en el tronco del arbol, pero se quedo alejado del que el habia clavado no antes, no estaba segura si habia ganado alguien, o era un empate, pero aun asi, sonrei con satisfaccion-Quizas debería mejorar un poco mas, pero si salgo como tributo tendre una minima posibilidad. Iba a confesarte, que mi padre me ha entrenado algo, no es demasiado, pero se hacer cosas, supongo que es mas de lo que muchos pueden decir, quizás un dia te de una paliza-

Le guiñe un ojo bromeando, sopesando la posibilidad de tener alguna oportunidad contra el, no estaba segura, realmente el era mas fuerte que yo, pero si no tenia posibilidades contra Blaine que no iba a ser duro conmigo, no tendria posibilidades contra alguien que quisiera matarme sin piedad, entonces...de que serviria todo esto? Solo serviria si la suerte estaba de mi lado. Cogí un poco de queso y lo mastique con cuidado, suponia que el echo de pasar hambre nos hacia llenarnos con poco que comieramos, ademas mi padre necesitaba mas energia que yo para aguantar en la mina, asi que intentaba hacer lo posible porque el comiera casi todo inventandome que estaba llena mucho antes de estarlo.

-Me gusta este lugar, crees que podremos volver mas amenudo? Siento que aqui podemos ser nosotros, que no tengo que fingir y puedo decirte cualquier cosa sin miedo a ser escuchada o juzgada, tienes que prometer que me volveras a traer, sera nuestro secreto, lo prometo.
Volver arriba Ir abajo
avatar
12 12
Blaine Cold

Masculino
█ Mensajes : 74
█ Puntos : 19172
█ Edad : 22
█ Distrito : La veta
Ver perfil de usuario

MensajeTema: Re: La alambrada apagada   Jue Mayo 31, 2012 5:59 pm

Me encogí de hombros ante su pregunta, la verdad no le ocultaba muchas cosas a Bree, creo que eso era lo único, lo de mis salidas clandestinas y entrenamientos, no había tenido oportunidad de enseñarle que se nadar, y tampoco salio el tema antes, pero bueno, me sorprendió bastante saber que se había estado entrenando, era muy lista, y con poco que pudiera hacer tendría mas de una posibilidad de ganar, si saliera elegido con ella... no quiero pensar en eso, pero de ninguna manera ganaría, tiene que hacerlo ella, mi madre tiene ya a mi hermano, el sabrá cuidarla y Bree tiene que cuidar de su padre, tiene mas que perder que yo.

- Ya sabes que soy una caja de sorpresas - le guiño el ojo - ademas, soy polifacético, cualquier día no me reconocerás, puedo hacer cualquier cosas en cualquier momento.- Sonrío ampliamente dándole otro bocado al pan y masticando lentamente hasta tragarlo, la observo atentamente mientras se levanta para lanzar el cuchillo al árbol y propone una apuesta, asiento y lanza la vieja arma desgastada, no se clava exactamente al lado del mio, pero queda unos centímetros al lado, tenia muy buena puntería, no me esperaba eso de ella, me sorprendió para bien.

- ¡Es increíble! - admito - Y era yo el que ocultaba cosas - Bromeo y la miro riendo - Pues me temo que esto es un empate en toda regla, así que me temo que los dos tenemos que pedirle una cosa al otro, así que se buena ¿eh?, venga las damas van primero - Me levanto y voy a recuperar los cuchillos, vuelvo a guardarme uno en el cinturón y jugueteo con el otro en la mano mientras me dirijo nuevamente al lado de Bree esperando una respuesta por su parte.

Ummm ¿Que puedo pedir yo? no se me ocurre nada, pero ya se me ocurrirá algo en el momento, depende de lo que ella quiera, normalmente nos estamos picando así que me espero cualquier cosa por su parte, ya se vera.... guardo el cuchillo que tenia en la mano y me lo guardo en el otro lado del cinturón.
- Por supuesto que podemos volver aquí, pero cada vez que quieras, no hace falta que me avises, aunque te lo agradecería, no me hace mucha gracia que entraras al bosque tu sola, pero por si las moscas ya sabes donde están los cuchillos - sonrío - pero vamos, te prometo que volveremos aquí, en cuanto tengamos un rato libre, te doy mi palabra.

Este será nuestro sitio particular, nuestro punto aparte, nuestro escondite, me gustaba esa idea, y me gustaba como sonaba, estaba aislado del mundo del distrito y del capitolio, podíamos ser nosotros mismo, un par de adolescentes, aunque sobre nosotros colgara el peso de llevar unas familias.
Volví a notar la suave brisa sobre mi, hacía un día soleado, me apetecía bastante dibujar, tenía un viejo cuaderno desgastado y en mis tiempo libres me gustaba escribir algunas historias y dibujar algunos paisajes o retratos, no lo hago muy bien, pero me ayuda a desconectar y es lo que no hago cuando no estoy con Bree, ha visto la libreta un par de veces, pero la usa mas mi hermano que yo, la gran parte de los dibujos son suyos, y no míos, pero lo intento.

Ya se me ocurrió lo que le pediría, pero lo haría después de que ella me lo hiciera a mi, una sonrisa se dibujo en mi rostro , también recordé que me dijo que no sabia nadar, así que hoy mismo la llevaría, lo malo es que no sabia donde habría un rió o un lago por aquí, pero el murmullo del agua se podía escuchar, por lo que habría alguno por aquí cerca, y si tenemos suerte igual podemos volver a casa con comida, con algún que otro pez, y ella seguro que conoce alguna raíz o algo comestible, con este juego que acabábamos de inventar y claro esta, también nadando a la perfección.
Volver arriba Ir abajo
avatar
12 12
Bree Davis

Femenino
█ Mensajes : 47
█ Puntos : 19326
█ Distrito : La Veta
Ver perfil de usuario

MensajeTema: Re: La alambrada apagada   Jue Mayo 31, 2012 7:36 pm

Como pensaba mi lanzamiento se habia vuelto un empate, por lo que, en vez de anular la apuesta Blaine decidio que nos pediriamos una cosa ambos. Me pareció bien, así que no dije nada al respecto mientras el cogía sus cuchillos de nuevo. Sonreí y negue con la cabeza-No te oculto informacion, simplemente no podia contarte ciertas cosas en el distrito, ya sabes que entrenarse es ilegal, aunque estar aqui tambien es ilegal-Frunci el ceño pero de nuevo rei otra vez-creo que si el capitolio supiera todo esto nos jugariamos mas que un corte de lengua-Me encogi de hombros, la verdad es que me daba igual. Lo unico que me importaba era poder disfrutar aunque solo fuera un poco de mi vida.

Entrenar era un gesto de desesperacion ante la posibilidad de morir de forma cruel, y estar aqui un gesto de desesperacion por parte de Blaine y mio por sentirnos libres, como dos adolescentes mas que tenian sobre sus hombros el cargo de una familia y en pocas ocasiones podian disfrutar de algun dia juntos sin tener que preocuparse por nada, sin tener que pensar en que en unos meses no solo podrian estar en la arena, si no que podrian estar juntos. Siempre que pensaba en eso sentia una presion en el pecho, y siempre pensaba que el no, el no podia ir a la arena, de ser asi preferia morir que matarlo. Nunca hablabamos sobre ello, y algo me decia que hacerlo no nos llevaria a una solucion, dudaba que el estuviera deacuerdo con esa decision suicida. De todos modos y egoistamente, pensaba que habia mucha gente en la veta, no tenian porque salir nuestros nombres, no solo nosotros pediamos teselas.

-así que debo pedirte algo...-Me quede pensativa, durante unos segundos no supe que pedir, ademas de que estaba pensando en sus otras palabras y la promesa de volver. El me pedía que le avisara, no se sentiria incomodo estando yo aqui sola, y a decir verdad yo tampoco me sentiria demasiado comoda, estaba demasiado acostumbrada a el, a que el supiera siempre que hacer y como manejar las cosas. Podia ser una chica valiente en segun que ocasiones, pero en la mayoria de las partes era gracias a Blaine que era asi, porque sabia que con el estaba segura

-Bueno, ya que me pides que no venga sola no lo hare, en realidad me siento mas comoda estando contigo, y ya que compartes tu lugar secreto conmigo, no veria mucho sentido a estar aqui sola. Ademas, sin ti no seria lo mismo-Puede que ni siquiera tuviera el valor de atravesar la alambra de no estar el a mi lado.
-ya se que quiero- anuncie mirandolo- quiero que hagamos algo normal, algo que hagan los adolescentes normales que no tengan que pensar en todo esto. No estoy segura que hacen en el capitolio, ni tampoco estoy segura de que se supone que hacen dos chicos de nuestra edad que son libres, pero quiero hacer algo, algo que hariamos en el caso de ser libres-Lo mire curiosa, acercandome a el con paso lento. No sabia que iba a pedirme, pero lo haria gustosa

-Vamos, que harias tu. Imagina que este es nuestro hogar, que todo esta bien, que tenemos una larga vida sin preocupaciones y los juegos no existen, no hay una sola posibilidad de que la cosecha nos separe, no hay urnas, no hay teselas...-Mi mirada se volvio curiosa, yo no sabria que hacer, o quizas si, nose, no estaba segura, la verdad es que solo conocia una vida. La de mi casa con mi padre y el dolor de saber que tiempo atras eramos dos personas mas, el dolor de que Brian y mama murieran, solo conocia la vida con mi padre y en la botica, ayudando a todos los vecinos posibles, y junto a Blaine y en alguna ocasion su familia, a la que casi consideraba mia. No conocia nada mas, y en muchas ocasiones pensaba que no necesitaba nada mas. Tener a mi padre y a mi amigo era suficiente, entonces...que haria yo misma de ser libre?
Volver arriba Ir abajo
avatar
12 12
Blaine Cold

Masculino
█ Mensajes : 74
█ Puntos : 19172
█ Edad : 22
█ Distrito : La veta
Ver perfil de usuario

MensajeTema: Re: La alambrada apagada   Vie Jun 01, 2012 12:46 pm

- Bueno, pero el Capitolio jamas se enterará de nada de lo que pasa aquí -Sonrío Ummm el Capitolio nos castigaría si supiera esto, es la primera frase que rozo mis pensamientos, no conozco mucha gente que desobedezca las normal impuestas por el Capitolio, normalmente, acabamos tan destrozados después de tanto trabajar que no tenemos fuerza ni para eso, pero por lo que me han contado mis padres, pueden azotarte, torturar, e incluso matarte en la plaza central del distrito para que los demás aprendan, pero por suerte, yo no he visto nada de eso, ¿Me pregunto si Bree como curandera lo habrá visto y hubiera tenido que curar a alguien en esas condiciones?, yo no tendría tanta entereza ni coraje, soy bastante extraño para esas cosas, pero no me paraba a pensarlas mucho en realidad, prefiero estar ajeno a esos asuntos, aunque se que no esta bien.

Segundos más tarde miro como ella piensa algo que pedir, y su respuesta no me sorprende para nada, es lo que yo también deseo, ser libre y por una vez normal, pero como ella dice, yo tampoco tengo mucha idea que se hace en el Capitolio, y en los demás distritos me imagino que están en nuestra situación, o al menos, en una parecida a la nuestra, la gente del capitolio es demasiado exagerada en sus gestos y tiene esa forma extraña y ridícula de hablar casi con una vocecita aguda que cambia al final de las frases, o al menos, es el acento que tienen cuando veo los juegos y hablan los presentadores; vemos los juegos en la plaza del pueblo, siempre lo hemos hecho así, menos cuando por desgracia mi hermano salio elegido, usamos el viejo televisor de casa que, nunca creí que funcionaría, no nos apetecía estar rodeados de gente.

- ¿Que que haría yo? - Suspiro y sonrío acercándome a ella hasta estar tan próximo que con un simple susurro basta para poder oírme con claridad - Sígueme - Le susurro al oído y la cojo por la muñeca hasta dar unos cuantos pasos para soltarle de nuevo - Ahora me toca pedir algo a mi, así que vamos los dos a nadar - Empiezo a caminar entre los árboles girándome de vez en cuando para asegurarme de que Bree me sigue y no se queda atrás - Ten cuidado - Digo en casi un susurro.

No sabía muy bien a donde me dirigía, pero me guiaba por mi oído, antes había escuchado el murmullo del agua por lo que tendría que haber un rió o un lago cerca, ademas, el que pasa por la aldea tiene que estar por aquí, el agua se saca de algún sitio, y no debería estar muy lejos.
Al cabo de unos minutos llegamos a un pequeño arroyuelo no muy profundo al principio, pero que se veía extenderse conforme se adentraba en el bosque, se podía escuchar a los sinsajos cantar pequeñas melodías camufladas por el murmullo del agua, se podía oler el olor de la hierva fresca y las flores silvestres, era un sitio bastante agradable y no estaba muy lejos del claro, me sorprendió no haberlo descubierto antes.

- Aquí tienes un sitio para nadar - Dije sonriendo por el pequeño lugar que acabábamos de descubrir y me volví para poder vela - Ahora toca aprender a nadar - Dije desenganchadome los cuchillos del cinturón y dejando uno de ellos en un tronco cercano, no me desprendo del otro por si las moscas, después me acerco al agua y la toco con la mano libre, estaba bastante buena, se notaba que el buen tiempo estaba llegando.
- Vamos al lió ¿no? - Dije sonriente y dejando la mochila con las cosas colgada lo mas alto que pude en el árbol con uno de los cuchillos, me desabrocho los cordones quitándome las botas y me quito la camisa dejándola a salvo junto con las otras cosas y poco a poco me entro en el agua - Esta un poco fría - digo mientras me recorre un escalofrío - Pero es la primera impresión, venga, no te quedes ahí pasmada, que es agua, no quema, ven - Bromeo mientras sonrió y le hago un gesto para que se una a mi.

Por fin tendríamos nuestro día de libertad, un día para nosotros en los que no somos trabajadores o simples aspirantes a tributo, y la verdad es que sentaba muy bien, el cálido sol, la agradable brisa y la fresca agua, hasta ahora todo estaba saliendo a la perfección, sumergí las manos con el cuchillo en ellas, era de un buen acero, no se oxidaría.
El agua apenas me llegaba por la cintura y me sobrepasaba los pantalones, no tenía muy claro como podríamos nadar, pero cada paso que daba el agua subía de nivel, pero mientras ella no se metiera no me alejaría mas de donde estaba, jugueteé un poco con el agua que tenía entre las manos y encojo un poco el estomago al salpicarme a mi mismo, la primera impresión al tocar el agua era desagradable, pero una vez te acostumbrabas no se podía estar mejor.
Volver arriba Ir abajo
avatar
12 12
Bree Davis

Femenino
█ Mensajes : 47
█ Puntos : 19326
█ Distrito : La Veta
Ver perfil de usuario

MensajeTema: Re: La alambrada apagada   Vie Jun 01, 2012 5:04 pm

Blaine comenzo a correr, sin antes recordarme que el capitolio no podía controlar lo que hicieramos aqui. Era cierto, no podía saber nada de lo que ocurría en este bosque, sus ovejas estaban en el recinto, o eso creía el, como pensar que dos de ellas huian y salían sin permiso? Nos matarían si lo supieran, y a mi me daria igual si no fuera por mi padre, merecia la pena estos instantes de risa, diversion y de ver a un Blaine despreocupado, solo actuando como el chico que era, me gustaba esa faceta de mi amigo.

Dentro del distrito ambos eramos diferentes. Mas serios, mas maduros, mas responsables. El ayudaba a su madre en la tienda y estudiaba, cuidaba de su hermano, yo mantenia la casa en orden, cuidaba de la botica, de la gente del pueblo e intentaba que mi padre estuviera bien el tiempo que no estaba bajo tierra. En numerosas ocasiones eran sus propias heridas las que tenia que cuidar. No era un trabajo fácil, pero al menos nos daba dinero para comer.

Cuando paramos de correr me vi en un lugar mas que mágico. Un lago, hermoso, brillando a la luz del sol, rodeado de árboles. Blaine dejo uno de los cuchillos y la mochilla sobre un árbol y despues de quitarse las botas y la camisa decidió entrar en el agua y animarme a que yo lo hiciera. Mi rostro se sonrojo debilmente, estaba acostumbrada a ver a hombres sin camisa, aliviar sus heridas era imposible de otra manera, pero no a Blaine, nose, era como si el fuera de otra manera, quizas, porque mis ojos le veían de una manera diferente a si estuviera herido.

-Vale, ya voy, ya voy, dame tiempo quieres, aparte de mi bañera no me he sumergido en ningun otro lugar, seguro que no pasa nada no?- Hice caso omiso a mi sonrojo y me quite las botas que me quedaban enormes, ni siquiera tuve que desatarlas, habian sido de Brian en una ocasion y solo con tirar de ellas ya salian. Mi vestimenta era, tremendamente extraña, el vestido me quedaba enorme por ser de mi madre, y las botas por ser de mi hermano mayor, el conjunto de por si no pegaba demasiado, y que todo me quedara tan grande no ayudaba a que se viera mejor. Pero esto era el distrito 12 no el capitolio, nadie solia tomar en cuenta la vestimenta de los demas, porque todos estabamos igual, bastante era poder vestirse.

Camine hacia el agua, sin quitarme nada mas, Lo que si que no tenia pensado era quedarme en ropa interior o me moriria directamente. Meti un poco el pie--Blaine esta helada! Vamos a coger una pulmonia- Me queje, pero sabía que debía entrar, el estaba tan emocionado con esto que no podía rajarme. Me sente en el borde y deje que mis pies entraran en el agua para sin pensarlo, meterme entera. A Blaine le llegaba el agua por la cintura y a mi me curbia un poco mas al ser algo mas baja, pero no era preocupante. Caminé hacia el con cuidado y algo de miedo y sin pensarlo me agarre a el con fuerza cuando lo tuve a mano

-Vale, he entrado, ahora, no me sueltes e? esto da un poco de miedo, en serio sabes nadar? Intentare ser buena alumna, pero no prometo nada-
Mi cuerpo tiritaba ligeramente, aunque cuanto mas tiempo pasaba bajo el agua mas se iba acostumbrando a la temperatura. El vestido se había quedado pegado a mi piel y sentía mi piel erizada, aunque empezaba a sentirme a gusto con el bañanadonos con sus rayos. Mire a Blaine, tan mojado como yo y aun con el cuchillo en la mano, le sentaba bien el agua. Le sonreí, pero no me solte de el, seguí agarrandome a el sin demasiadas intenciones de soltarme-aun no me has diho que es lo que tu vas a pedirme por la apuesta de antes?-mis palabras salieron sin mas, con la carrera apenas habia podido preguntar nada, pero estaba intrigada, queria saberlo.
Volver arriba Ir abajo
avatar
12 12
Blaine Cold

Masculino
█ Mensajes : 74
█ Puntos : 19172
█ Edad : 22
█ Distrito : La veta
Ver perfil de usuario

MensajeTema: Re: La alambrada apagada   Vie Jun 01, 2012 8:22 pm

Sonreí al ver que estaba decidía a entrar en el agua, era un buen acto por su parte ya que no sabe nadar y se mete por mi supongo, aquí poca gente sabe nadar y claro esta, como ella dice lo máximo que ha estado sumergido a sido en una bañera en sus casas, a nadie se le ocurriría salir al bosque a bañarse en un rió y menos ponerse a nadar en las frías aguas de este, era algo ilegal ya de por si, y sé como es la gente en La Veta con estas cosas, nadie se salta las normas por miedo y lo hacen con razón.
Recuerdo el cuchillo que tengo en las manos, no estaba muy convencido de soltarlo, pero Bree se iba a acercar y por nada del mundo quería que se cortara, no me lo perdonaría, así que lo lance clavandolo en las cercanías de la orilla, si pasara algo, lo alcanzaría rápidamente sin ningún problema y podría defendernos.

- Tranquila no pasa nada, aquí solo hay agua - Le lance una sonrisa tranquilizadora mientras ella entraba y se aproximaba aquí, se quejo de la temperatura del agua, y no la culpaba, estaba bastante fría, hacía buen tiempo, pero el agua todavía seguía fría, cuando ella llego se agarro a mi con fuerza, y como un acto reflejo yo me aferre con fuerza a ella también, podría notarla tiritar de frió.

- Estoy seguro de que eres la mejor alumna del mundo - Digo sonriente - Pero sera mejor que salgamos a la orilla, no quiero que enfermes y cojas una pulmonía como has dicho antes - Tras decir esto empiezo a moverme despacio por el agua hasta la orilla agarrando a Bree, una vez estamos en la orilla la agarro por la cintura y la siento en la orilla para después sentarme a su lado, estábamos mojados, pero el sol ya nos secaría-

- ¿Que que quiero pedir yo? - Digo pensativo - Pues la verdad no se lo que quiero - Me rasco la nuca - No lo se... - Miento, no quería pedirle nada, siento que no merezco pedírselo, Bree siempre me ha ayudado sin preguntar, y lo ha hecho sin dudar, de hecho esta aquí conmigo ahora mismo - Solo estate aquí conmigo, tu quieres ser libre, pues yo ser libre contigo - Le lanzo una sonrisa y me tumbo de espaldas para que el sol me seque, puedo notar la hierva en la espalda, es una sensacion agradable, cierro los ojos y puedo notar los rayos del sol en la cara.

- Pero que sepas que no te has librado de nadar ¿eh?, la próxima vez que volvamos tenemos que hacerlo - Musito casi en un susurro, recuerdo el primer cuchillo en el árbol sujetando las cosas, abro un ojo y lo dirijo al árbol para ver que todo sigue en su sitio, como debe ser, y después miro el otro a pocos centímetros de mi, esos cuchillos nos le regalo cuando eramos pequeños, yo tengo el mio y el de Alexander, mi hermano perdido en los juegos, no recuerdo porque motivo nos lo regalo, pero los hemos cuidado bien, ademas, es unas de las pocas cosas que tengo de el.

Ya hace algún tiempo que se fue, y se le hecha de menos, lo único bueno que le puedo sacar a todo esto es Bree, y pensar que se puede ir del mismo modo me retuerce las tripas, preferiría que cualquier persona de la aldea fuera, si te pones a pensarlo es cruel, pero estoy seguro de que nuestros vecinos darían la vida se se les permitiese que fuéramos nosotros en lugar de sus hijos si salieran elegidos, no es plato de buen gusto para nadie, pero tenemos que aguantarnos y resignarnos.

- Como siga así me quedare dormido - Digo riendo, y suelto un bostezo, se estaba realmente bien allí a su lado, el único problema es que no podía tener la guardia baja, pero por lo demás, estaba tranquilo.


Volver arriba Ir abajo
avatar
12 12
Bree Davis

Femenino
█ Mensajes : 47
█ Puntos : 19326
█ Distrito : La Veta
Ver perfil de usuario

MensajeTema: Re: La alambrada apagada   Sáb Jun 02, 2012 9:36 am

Blaine cambio de idea, y en el fondo lo agradeci, porque aunque me fuera acostumbrando a la temperatura del agua el frio era increible. Lo miraba casi asombrada de verlo tan tranquilo alli, entra las aguas, sin ningun miedo y mas pendiente de mi que de el mismo. Incluso se habia despojado de su cuchillo con una facilidad asombrosa. Me console pensado que era bueno, realmente bueno y si salia desgraciadamente como tributo, podria incluso tener alguna posibilidad. Senti que el corazon se me paraba por un momento, realmente no era consuelo, no queria que el saliera, queria que el se quedara siempre a mi lado, aunque sabia que era imposible, que el terminaria haciendo su vida cuando fuera libre de ser tributo, alguien como el merecia ser feliz.

Me llevo a la orilla del lago y con una facilidad asombrosa me cogio de la cintura y me ayudo a salir. Nunca se lo habia dicho, pero admiraba su fuerza y su facilidad para levantar cuaquier cosa sin ni siquiera hacer un gesto. Nunca me habia dado cuenta de que tenia tantas cualidades. Era consciente de que yo habia estad entrenando duro, que posiblemente conseguiriera defenderme llegado el momento, pero el lo hacia con naturalidad, no tenia que pensarlo, su naturaleza era asi.

Nos quedamos al sol, y el respondio mi pregunta, yo queria ser libre, el queria ser libre conmigo. Lo mire con una sonrisa, yo compartia su deseo, ser libres juntos, no era capaz de fiarme de ninguna otra persona. Me habia prometido desde que Brian salio como tributo que no vovleria a querer a nadie que pudiera irse de mi lado, y aqui estaba junto a Blaine, que tanto bien me hacia y a la vez tanto daño de solo pensar que podria irse.

Se tumbo al sol y yo sonreí. Me acoste boca abajo, dejando que la fina hierba rozara mi pecho, y apoyando los codos en esta y la cabeza en mis manos me quede mirando a Blaine, a escasos centimetros de su rostro. Viendolo asi, parecia inofensivo, un angel, parecia estar lleno de paz.
-Es un trato?-musite-hoy has conseguido al menos que me adentre en esas aguas tenebrosas, la proxima vez dejare que me enseñes a nadar cuanto quieras, ademas, asi me aseguro de que cumplas tu promesa y haya una proxima vez, incluso aunque mi padre pueda dejarte sin tus amadas piernas-
Mi voz salía en un susurro, como si puediera alterar la paz de mi amigo solo por hablar mas alto de la cuenta. El menciono que podria dormirse y yo rei con suavidad.

Me atrevi a estirar mi mano y acariciar su cabello con suavidad, estaba relajada, yo misma estaba en paz en ese momento, y un tremendo deseo de que cada dia fuera asi se instalo en mi. No quise pensar en el despues, en que había que volver, solo queria pensar en ese momento en que el sonido del agua y el canto de los sinsajos se cernia sobre nosotros, el sol nos bañaba con sus rayos y nos ayudaba a secar nuestra ropa, para no ser descubiertos cuando llegaramos y mi mano acariciaba el cabello de mi amigo con suavidad y cariño, mientras mis ojos contemplaban su rostro.-yo te protegere si ocurre algo, prometo no dejarte aqui solo ante el peligro- Me reí de nuevo con suavidad, ambos sabiamos que yo no seria la salvacion de los dos, ademas, el era quien estaba acostumbrado a salir aqui, aunque yo no hubiera sabido nada hasta hoy-en serio, estate tranquilo, si te duermes te despertare y si ocurre algo, por minimo que sea, te lo dire. Me gusta verte asi, tan tranquilo...- Continue hablando con suavidad, somo si pudiera romper la magia de aquel momento.
Volver arriba Ir abajo
avatar
12 12
Blaine Cold

Masculino
█ Mensajes : 74
█ Puntos : 19172
█ Edad : 22
█ Distrito : La veta
Ver perfil de usuario

MensajeTema: Re: La alambrada apagada   Sáb Jun 02, 2012 11:13 am

- Si, es un trato, podemos verlo como algo así - Sonrió ante su respuesta - Aunque veo algo difícil andar y menos nadar sin piernas, sería un poco raro, supongo que andaría haciendo el pino por las calles - Bromeo y rió mientras intento imaginármelo, no podía, iba a ser un poco extraño, seguramente si estuviéramos en el Capitolio me pondrían unas piernas artificiales, pero aquí, tendría que arrastrarme por las calles, muevo un poco la cabeza, ya estaba divagando sobre cosas sin sentido alguno.

- Y estoy seguro de que no corro ningún peligro si tu me proteges - Le sonreí, pude notar su mano en mi pelo acariciándolo suavemente, un cosquilleo agradable me recorrió el estomago y la columna, no quería que parara, me gustaba esa sensación, puede que incluso me sonrojara, Bree era una de las pocas personas que me importaban del Distrito, y haría cualquier cosa por ella, sin dudarlo, era mi mejor amiga y nunca me había puesto a pensar en lo que sentía por Bree, ahora mismo me sentía confuso, me pregunto si las circunstancias fueran distintas que habría pasado, mentiría si dijera que nunca había pensado en huir de allí con ella, pero todo era nada mas que eso, un simple sueño por desgracia imposible de cumplir.

- No importa, prefiero quedarme despierto, no me parece bien dormir y menos aquí, aunque estés tu, una luchadora perfecta y experta entrenada para protegerme - Abrí los ojos buscando su rostro y le lance una amplia sonrisa, luego mire los pantalones, estaban casi secos, el sol apretaba fuerte, luego me fije en su vestido, estaba todavía húmedo, al agarrarse a mi se había mojado mucho más que yo.
- Si quieres, puede ponerte mi camisa si tienes frió - Aunque el sol calentase, con la ropa mojada, si corría un poco de aire, pasaría frió y enfermaría, no me perdonaría que se pusiera enferma por mi culpa, por el mero hecho de entrar en el agua, se darían cuenta de nuestra salida, podría decir que la obligue a hacerlo si eso pasaba, pero no era momento de temerse lo peor, no tiene por que pasar nada de eso.

Me incorporo un poco, deje de sentir su mano, me hubiera podido pasar así el resto del día si pudiera, me levanto y vuelvo hacia el árbol donde colgué las cosas, las recupero y cojo el cuchillo clavado en la orilla del rió, no me gustaba tenerlos desperdigados por ahí.
Me vuelvo a situar al lado de ella y le ofrezco la camiseta y parte de la comida que sobro antes
- ¿Sigues teniendo hambre?, porque sería un desperdicio tirar toda esta comida - Río mientras saco lo poco que no habíamos comido de la mochila, se lo ofrezco a ella, no me apetecía comer, supongo que tenia el estomago cerrado y acostumbrado, pero mientras ella se lo comiera me daba por más que satisfecho.

Lanzo un pequeño suspiro al aire y miro al cielo, el sol se encontraba un poco mas desplazado por encima de nosotros, serian las 18:30 un poco pasadas, todavía nos quedaba tarde, un par de horas quizás antes de que alguien nos echara en falta y tuviéramos que volver a la aldea, la idea de volver no me hacía mucha ilusión, pero que se le va a hacer, este instante no podría durar para siempre, pero como pensé antes, tenemos dos horas para seguir siendo nosotros mismos y descansar.
Deberíamos llevar algo a casa pensé, pero tendríamos tiempo de sobra de hacerlo
ahora mismo solo quería disfrutar un poco más....
- Si quieres hace algo, ahora es tu turno - Le dedico una amplia sonrisa, ella había accedido a intentar nadar por mi, que menos que hacer yo algo por ella, lo que ella quisiese, y sabía que lo aceptaría sin rechistar, no era capaz de negarle nada de lo que me pidiese.

La cosecha sería dentro de un mes escaso, y tendríamos que aprovechar por si ocurriese algo, no me gusta pensar de este modo, pero ambos sabemos lo que puede pasar, aunque no nos guste.
Volver arriba Ir abajo
avatar
12 12
Bree Davis

Femenino
█ Mensajes : 47
█ Puntos : 19326
█ Distrito : La Veta
Ver perfil de usuario

MensajeTema: Re: La alambrada apagada   Sáb Jun 02, 2012 12:02 pm

Me había quedado con la mente en blanco, solo mi mano en el cabello de Blaine mi mirada pasando de su rostro a su cabello y furtivamente a su pecho desnudo que ahora, ya no estaba empapado, de nuevo me obligaba a concentrarme en mi mano, sentía que al mirarle a escondidas un rubor se apoderaba de mi rostro y un nerviosismo de mi estomago. Blaine...se había convertido en una parte tan importante en mi vida que a veces dolia, el era alguien esencial, sin el no podria seguir adelante. Me gustaba su manera de tratarme, incluso cuando me picaba o intentaba enfadarme, me hacia reir. El mejoraba mi humor, era simplemente el, ni siquiera quería pensar en el día que el siguiera su camino y se alejara de mi, esa era la parte que tanto dolia de quererlo.

Yo queria que el fuera feliz, pero en muchas ocasiones, me habia descubierto deseando ser yo quien le hiciera feliz, nunca habia entendido ese sentimiento de urgencia, ese sentimiento de miedo al pensar que algunas chicas de Veta podian estar interesadas en el, y siempre habia llagado a la conlcusion de que no queria que me alejaran de mi amigo. Seria eso? Aora viendo su sonrisa, su rostro bajo el sol y con mi mano en su cabello, me resultaba confuso.

Agradecí que el hablara y se pusiera en pie. Me reí, así mis pensamientos quedaban a un lado, y dejaba de intentar descifrar algo que no era capaz de comprender. Blaine se puse en pie y yo rode sobre mi misma, para quedar boca arriba aun empapaba con el cabello suelto desperdigado alrededor de mi cabeza sobre la hierba. Estire mis brazos.
-Prometo que cargare por ti si mi padre te deja sin piernas, te llevare a donde quieras, aunque deberan ser paciente entonces, no estoy segura de poder cargar contigo con demasiada facilidad, creo que debere trabajar mi fuerza- Me dejo su camisa. La verdad es que aunque el sol calentaba sentir el vestido frio sobre mi piel solo conseguia que esta se erizara y que los escalofrios me recorrieran la espalda a cada poco. De todos modos no me arrepentia, lo unico que me preocupaba era que nos descubrieran, no quería que nos torturaran o nos hicieran algo demasiado doloroso, no podría soportar ver que le hicieran algo a Blaine por mi culpa.

Me puse la camisa y volvi a dejarme caer en la hierba, exactamente igual que antes. Sonreía con tranquilidad, allí todo estaba bien, allí seriamos libres aunque no fuera por demasiado tiempo, pero disfrutaria del tiempo que pudieramos pasar alli. El me ofrecio mas comida, pero sentia el estomago lleno de algo, como si estuviera nerviosa, aunque imaginaba que el echo de estar haciendo algo ilegal podia provocarlo perfetamente.-no tengo hambre ahora, quizás luego. Blaine...de donde sacaste los cuchillos? Desde cuando vienes aqui? Ni siquiera me había dado cuenta de tus salidas, me siento mala amiga, debí darme cuenta se supone que te conozco a la perfeccion, y no pude ver todo esto. Eres realmente asombroso- Lo era, porque había que tener valor para salir del distrito, y yo solo estaba aqui por el, porque a su lado todo parecia mas facil, pero el venia solo, sin nadie, y tenia dos cuchillos, y sabia lanzarlos, porque?

Me quede pensativa un rato, hasta que el propuso que si queria hacer algo era mi turno. Hacer algo...no estaba segura, me gustaba simplemente estar con el, y me daba igual que hicieramos. -En serio quieres hacer algo?- aPense durante unos segundos y me incorpore para mirarle. Su camisa me quedaba grande, y tenia el cabello enmarañado y lleno de hojitas. Lo sacudi y me puse en pie para ir a por mis botas y ponermelas. Despues me acerque a el con paso lento.-entonces juguemos. Una nueva apuesta. Si me coges, sere tuya por un día entero- aLe guiñe un ojo y revolviendo su cabello comence a correr, metiendome entre los arboles, riendo. Llevaba ventaja, pero el era rapido, así que no tenía miedo, sabía que no estaría demasiado alejado de mi por si ocurria algo. Yo mantenia mis sentidos alerta, solo por si acaso. En el bosque debía haber animales de todo tipo, pero no habíamos encontrado ninguno aun. Me había planteado otro día explorar las plantas, seguramente encontraría algo que pudiera utilizar en la botica, algo comestible, o algo interesante.

Mis pasos entre los arboles no eran tan torpes como pensaba, sin embargo debia prestar atencion a donde pisaba si no queria terminar en el suelo como una tonta.
Volver arriba Ir abajo
avatar
12 12
Blaine Cold

Masculino
█ Mensajes : 74
█ Puntos : 19172
█ Edad : 22
█ Distrito : La veta
Ver perfil de usuario

MensajeTema: Re: La alambrada apagada   Sáb Jun 02, 2012 1:01 pm

Guarde la comida ante su negativa de no comer, la verdad es que habíamos acabado con casi todo, sera mejor guardarlo para más tarde, observe como me miraba con curiosidad y me formulaba las preguntas, era un pequeño interrogatorio al que tendría que responder, no me gustaba ocultarle cosas a Bree, así que se lo debía, ademas, no era un secreto, aunque no lo iba pregonando a los cuatro vientos, seguro alguien mas lo habría intuido en el distrito, aunque creo que soy bastante discreto con lo que esto respecta, tampoco soy muy hablador por allí por lo que la gente ni siquiera echara cuentas en mi y en donde estoy el resto del tiempo, solo mi familia y puede que Bree y su padre, siempre estoy de aquí para allá ayudando a las dos familias y ella igual

- Los cuchillos son un regalo de nuestro padre, nos regalo uno a cada uno, por lo que hay tres, cada uno tenía el suyo, este es el mio- le enseño el que sujetaba las bolsas,- Liam tiene el suyo - Liam era mi hermano menor, realmente solo tenia dos años menos que yo, pero aun así siempre a tenido un carácter bastante maduro para su edad, es bastante mas sociable que yo y no le gusta mucho meterse en líos, por lo que pocas veces a salido del distrito conmigo, y menos clandestinamente - Y este es el de Alexander - Digo mostrandole el otro cuchillo - Lo intento llevar como símbolo del distrito, pero no se lo permitieron llevar, aunque mas tarde se lo ofrecieron en un "banquete" y pudo cogerlo, aunque no le dio tiempo a usarlo mucho - Miro el cuchillo entre mis manos - Lo trajeron de vuelta junto con el y mi padre y Liam decidieron que debería quedármelo yo, la daría mas utilidad - Y la verdad es que así era, la hoja estaba bastante desgastada pero me daba miedo llevarlo a algún sitio para que lo afilaran por miedo a partir la hoja.

- Y no llevo viniendo aquí todos los días - bromeo - solamente un par de veces al mes desde que paso lo de Alexander, siento no habertelo dicho antes, pero antes de conocerte esta era la única manera de estar tranquilo y sin nadie alrededor, aunque no me e alejado mas que esto - Señalo en la dirección del claro en el que habíamos estado anteriormente, en cierto modo, hoy era el día en el que mas me había alejado del distrito y me alegraba, el bosque era inmenso y no había visto ni la centésima parta de este.

Observe su reacción divertido cuando le propuse hacer algo, y ella propuso una nueva apuesta, debía atraparla por lo que empezó a correr bosque a través, en cierto modo el rostro se me puso de color blanco - ¡Espera! - Dije sin esperarme su reacción y acto seguido empece a correr como alma que lleva el diablo detrás de ella, no pensaba alejarme más de medio metro, los arboles pasaban volando a mis laterales llenándolo todo de un bonito color verde mezclando todos de claro y oscuro, era bastante rápida y no se le daba nada mal, la verdad me sorprendía bastante, intentaría dar un rodeo y atraparla por delante, pero no me atrevía a desviarme y perderle de vista, pero supongo que no le pasaría nada.

Gire levemente y al di una pequeña vuelta por un camino estrecho entre los arboles hasta que supuse que la había adelantado, si ella estaba pendiente de mi, me habría perdido y en cuestión de segundos se chocaría conmigo de frente - Vamos a ver Bree - Digo en un pequeño susurro inaudible agudizando en oído para escuchar sus pasos entre las hoja y ramas del verde bosque, era ágil y ligera, aun para no haber estado nunca en el bosque y haber pasado por ese camino.
Ahora era ella la que me estaba sorprendiendo a mi, no me lo esperaba, ¿que mas cosas sabría hacer?, me dijo que su padre la entrenó, ¿en que sentido?, quizá trabajo la puntería como yo, o la fuerza, de todas formas era muy inteligente, suspire y conté mentalmente hasta 5 que sería el tiempo que tardaría en llegar Bree hasta mi.
1... 2... 3... 4... 5... Pensé mirando a los pequeños matorrales por los que Bree tendría que pasar.

Los 5 segundos se me hicieron eternos, estaba desando que apareciera por aquellos matorrales era como si el tiempo se hubiese detenido en aquel instante, aunque podía escuchar sus pasos acercándose a mi.
Volver arriba Ir abajo
avatar
12 12
Bree Davis

Femenino
█ Mensajes : 47
█ Puntos : 19326
█ Distrito : La Veta
Ver perfil de usuario

MensajeTema: Re: La alambrada apagada   Sáb Jun 02, 2012 1:44 pm

Sentía como el corazón latía rapido, el viento golpeando mi rostro y la sonrisa en mis labios. La diversion, eso esa diversion? Me gustaba, me gustaba poder correr sin preocupacion por el medio del bosque, donde solo estabamos Blaine y yo. Me había olvidado de todo, de los juegos del distrito, sabía que deberíamos volver en algún momento del día antes de que nos echaran de menos, pero incluso eso habia olvidado, no queria recordarlo, solo queria seguir riendo y disfrutar de lo que se suponia tenia que ser la vida.

Me deje llevar por la diversion, por el olor del bosque y por el sonido de este. Deseando sin haberno ido aun que llegara el momento de regresar de nuevo. Seguia pendiente de los sonidos a mi alrededor, y desde que habia salido corriendo no habia tardado demasiado en sentir los pasos de Blaine tras de mi. No habia mencionado nada sobre los cuchillos, en realidad, no me gustaba demasiado nombrar a Alexander, su hermano convertido en tributo. En algunas ocasiones a mi me costaba nombrar a Brian no era demasiado agradable recordarlos, sobre todo por la muerte tan injusta que tuvieron, asi que no crei necesario hablar sobre su hermano mas de lo adecuando, incluso me reprendi a mi misma por haber preguntado. Me senti en parte como una intrusa en su lugar sagrado, el venia aqui, incluso desde antes de conocerme y aqui estaba yo, invadiendo su intimidad, sin embargo, no parecia molestarle...me pregunte si realmente no le molestaba.

Mis pasos se volvieron algo mas lentos, no demasiado, solo aminore un pcoo cuando me di cuenta que ya no escuchaba a Blaine tras de mi. Me gire con cautela sin dejar de correr, no había nadie-Blaine?- Mi voz no salío apenas audible. Donde estaba? Me preocupaba perderle, y si le ha pasado algo? No me perdonaria que por mi juego resultara herido aunque el...el era listo, sabia defenderse y era fuerte, ante mis ojos era imposible que le hubiera pasado algo...pero no estaba alli, eso no podia ser buena señal.

Volvi a girarme, sin prestar demasiada atencion a mi alrededor, pero al volver a mirar adelante me choque contra algo duro, algo que se desestabilizo con el choque y me hizo perder el equilibrio haciendo que ambos cayeramos al suelo. Note la tierra bajo mi espalda y como mi pelo se enredaba entre ramas rotas, hierba y hojas secas, abri los ojos, con la respiracion entrecortada, haciendo que mi pecho subiera y bajara, mientras intentaba volver a estabilizarla a causa de la carrera y sobre mi vi a Blaine. Entendi su estrategia, salio del camino para adelantarme y asi, cogerme. -estas loco? me has asustado! crei que te habia pasado algo, no vuelvas a hacer algo asi jamas Blaine Cold- Le grite desde el suelo, sin apartar mi ceño fruncido, que no daba ni un poco de miedo, de sus ojos. Al menos todos esos pensamientos de miedo instantaneo habian desaparecido ahora que lo veia sobre mi, tan tranquilo y tan bien como siempre. No aguante demasiado hasta comenzar a reir, no podía enfadarme con el, pero realmente había pasado un mal trago al pensar que le podia haber ocurrido cualquier cosa.

Deje de reir y mire sus ojos de nuevo, intentando no desviar mi mirada de ellos, ya que era yo quien portaba su camisa y el seguía con el pecho al descubierto, recordando que había perdido una nueva apuesta, merecia la pena perder si siempre iba a ser tan divertido, aunque quisiera omitir el pensar que Blaine podria estar en peligro o la caida sorpresa al chocarme contra el.-vale tu ganas, como dije el dia que el señorite desee sera toda tuya, pero no va a quedar asi la cosa, encontrare algo en lo que sea mejor que tu y te ganare, veras...que puedo hacerlo- Mi corazón seguia latiendo a una velocidad increible. Queria decirme que era por el esfuerzo fisico, pero en realidad ya debería hacer recuperado mis pulsaciones normales. Me quede quieta, mordiendo con suavidad mi labio inferior, sin apartar mi mirada de mi amigo.
Volver arriba Ir abajo
avatar
12 12
Blaine Cold

Masculino
█ Mensajes : 74
█ Puntos : 19172
█ Edad : 22
█ Distrito : La veta
Ver perfil de usuario

MensajeTema: Re: La alambrada apagada   Sáb Jun 02, 2012 7:58 pm

Un suspiro de tranquilidad se escapo de mis labios cuando la vi aparecer de entre los verdes matorrales que tenía delante, la única pega era que no estaba mirando hacia adelante, sino hacia atrás, se habría dado cuenta de mi ausencia y me vendría buscando, lo que hizo que no aminorara el ritmo y chocara rotundamente contra mi desestabilizandonos y cayendo los dos al suelo del bosque, quedando yo colocado encima de ella, gracias al cielo pude intentar frenarnos un poco con los brazos pero no sirvió de mucho ya que pegamos el porrazo y nos quedamos tendidos en el suelo.

- Menudo recibimiento ¿eh? - Bromee y acto seguido empece a reír al mismo tiempo que ella, y después de escuchar unas cuantas maldiciones y quejas por su parte la mire tiernamente a los ojos - ¿Estas bien?, no deberías preocuparte por mi, si no por ti, mira que salir corriendo sin avisar ni nada, creo que el loco aquí no soy yo - Comienzo a reír nuevamente hasta que recuerdo que estoy encima de ella, sin camiseta, y ambos estamos sin aliento por haber estado corriendo, como acto reflejo me sonrojo al pensar en la situación por lo que intento levantarme de encima de ella torpemente y le tiendo mi mano para ayudar a levantara.

- Muy bien, he vuelto a ganar, así que ya sabes - Digo bromeando - Seras mia durante un dia, mi esclava personal - Musito- pero bueno, creo que ahora mismo te lo perdonare porque porque no te he atrapado, te has chocado tu, por esa te libras, de momento - Le digo sonriendo, me gustaba hacer apuestas con ella, y sobre todo si siempre nos lo pasamos así de bien, me acerque a ella y le quite varias ramas y hojas que se la habían enredado en el pelo y le colo bien un par de mechones como hice anteriormente en el prado- Aunque me lo guardo para poder usarlo otro día - Sonrío y le acaricio la cara suavemente con el dedo- ya estas, fresca como una rosa - sigo sonriendo.

- Toma, ten este tu - Le paso uno de los cuchillos, recordé el susto que me pego cuando empezó a correr y vi que lo hacía desarmada, podría encontrarse con una manada de perros salvajes o con algún jabalí o algo por el estilo, el cuchillo no se serviría de mucho, pero al menos era algo y tenía buena puntería, nos les daría tiempo a acercarse mucho a ella y podría subir a un árbol, e visto ya lo ágil que es, podría hacerlo en cuestión de segundos.
Nos quedamos allí de pie, durante unos minutos, sin hacer nada, intentando recuperar el aliento, nos habíamos pegado una buena carrera y ambos un buen susto, el día monótono había cambiado completamente, era una buena señal.

- ¿Quieres que volvamos al rió o al claro?, no me gusta estar aquí en medio de la nada, no al menos si no conozco bien el lugar - Me vi obligado a romper el silencio en el que estábamos sumidos, ademas, me deje la mochila con la comida y lo demás en el claro del rió, no podría permitirme perder la poca comida que quedaba, podría ser de sobra la cena de cualquier familia del distrito, no estaría bien que se perdiera, mas tarde se la daría a Bree para que se la llevara y se la terminara con su padre, en casa quedaba todavía un bollo del pan que le cambiamos al panadero y sabríamos aprovecharlo bien.

Mire otra vez al cielo, habían pasado solamente unos minutos pero se me habían hecho eternos, menudo susto, una sonrisa se me dibujo en el rostro solo de pensarlo, en lo absurdo de la situación, en que casi hoy a los dos nos da un pequeño infarto, ahí, en medio de un puñado de arboles en alguna parte del bosque del distrito 12.
Volver arriba Ir abajo
avatar
12 12
Bree Davis

Femenino
█ Mensajes : 47
█ Puntos : 19326
█ Distrito : La Veta
Ver perfil de usuario

MensajeTema: Re: La alambrada apagada   Dom Jun 03, 2012 8:53 am

Blaine se puse en pie y me ayudo a levantarme, senti una especie de
alivio, o algo asi, pude volver a respirar y consegui estabilizar mi
respiracion y mi corazón. La carrera ya solo era parte del pasado y no
habia sintomas de agitacion en mi por culpa de ella. Blaine aparto las hojas que había en mi cabello y coloco con un par de mechones de estos, haciendo que mi mirada bajara ligeramente, sin moverme, y sonriendo a sus palabras cuando termino de dejarme "como una rosa" segun el. Me quite su camisa y
se la di, yo aun estaba algo mojada, pero la gran mayoría se había
secado.

-Anda pontela, no puedes andar por la vida enseñando tus encantos, ademas, si sigues así terminaras resfriantote tu-
Sonreí y me uní a el, aceptando el cuchillo que me tendía. El cuchillo
de su padre que había sido un regalo para cada hermano. Me preguntaba
cual era el que tenía en las manos, el suyo o el de Alexander?
Seguramente el suyo, dudaba que el se despojara de algo de su hermana
despues de...todo lo ocurrido.
Liam tendría uno, el pequeño de la familia...en realidad eramos de la
misma edad, sin embargo había conseguido hacer mas amistad con Blaine
que con el, no estaba segura de porque, el no era un mal chico.
-Liam también tiene uno por lo que me has dicho...-
lo mire, mientras caminabamos por donde habíamos venido, mi valentía no
iba mas alla, en realidad empezaba a tener miedo alli entre tanto árbol
y expuesta a las criaturas del bosque que por algún motivo no habían
salido a atacarnos
-el sabe utilizarlo? supongo que no es asunto mio,
pero creo que debería aprender, tendria el mejor de los maestros, aunque
quizas el sea una cajita de sorpresas como tu y tenga la habilidad de
darte una paliza-
Me reí. En realidad no conocía del todo a Liam,
nos apreciabamos y eso, seguramente por tener a Blaine en común pero
siempre me quedaba sin palabras con el. Lo poco que sabia se lo habia sonsacado a Blaine y no era gran cosa.

-Volvamos a la seguridad de nuestro claro. Ahora que lo pienso con claridad, he sido algo imprudente, no debía irme asi...crees habra mucho peligros en el bosque?- Aparte de los sinsajos no había escuchado mas, y me había sentido tan agusto que volvería en cualquier momento. Me pregunte si la arena sería asi. Bosque y mas bosque, o si habrian pensado en algo mas retorcido. Me estremeci y suspire, un mes para saber si viviriamos o moririamos... Mire a Blaine y despues al suelo. Podía estar de nuestras ultimas salidas, podia ser la proxima vez que fuera a la tienda la ultima que viera a su madre, y podia ser la ultima que no encontrara las palabras para poder mantener una tranquila conversacion con Liam. Pero sobre todo podia quedarme un mes para cuidar de mi padre, y podia quedarse solo. Y si Blaine salia elegido? Seria igual de matador...-ojala pudieramos huir al bosque. Tu, tu familia, mi padre...yo.- Me encogi de hombros -crees que sobreviviriamos? odio todo esto...
Volver arriba Ir abajo
avatar
12 12
Blaine Cold

Masculino
█ Mensajes : 74
█ Puntos : 19172
█ Edad : 22
█ Distrito : La veta
Ver perfil de usuario

MensajeTema: Re: La alambrada apagada   Dom Jun 03, 2012 11:51 am

- Esta bien, aunque llevo seco un buen rato - Digo mientras recupero mi camiseta y me la pongo nuevamente - Pero si luego enfermas, no sera por mi culpa - Sonrío mientras me la termino de colocar bien, en medio de los arboles no corría mucho viento, supongo que nos lo taparían y harían de barrera, cosa que se agradecía, aunque hiciera bastante calor.

Observo como mira el cuchillo que le di, mi cuchillo, le ofrecí el mio y me quede con el de Alexander, no por ninguna razón en especial, pero no me gustaba alejarme de este, ni cuando entre en el agua, solo lo solté por sujetar a ella, escucho atentamente sus palabras y respondo a su pregunta con naturalidad.
- Pues no creo que sepa usarlo mucho la verdad, Liam no es como yo, vino un par de veces aquí conmigo y no estuvo muy de acuerdo en pasar por la alambrada, no creo que sea capaz de darte una paliza - Liam no es del tipo de personas que se salte las reglas, en ese sentido es bastante contrario a lo que a mi se refiera, aunque tiene la misma edad que Bree nunca los he visto muy apegados, al menos no tanto como conmigo, el tiende a ser mas reservado con ella, quizás le recuerde demasiado a el mismo - aunque es rápido, como tu, pero no creo que sea una caja de sorpresas - Levanto la ceja al decir esto ultimo, tampoco era para tanto lo que había hecho hoy.

- Tranquila no pasa nada, fue solo el susto inicial, tampoco es tan peligroso - Digo poniendo en marcha al claro - Lo mas peligroso que te puedes encontrar por aquí son rastrevispulas, y luego creo que perros salvajes, son cosas que se pueden evitar, creo que pintan al bosque peor de lo que en realidad es, no es para preocuparse tanto - Pego un pequeño suspiro.

Después de caminar durante un buen rato, llegamos al lugar en el que se encontraba el río y mis cosas esparcidas por todo el suelo, tal y como las dejamos en un principio - Hemos llegado bastante lejos corriendo ¿Eh? - Dije acercándome para poder coger mis cosas y así poder continuar con nuestro camina hasta el claro - Todo está exactamente igual, como lo dejamos - Cojo la mochila y me la cuelgo del hombro haciéndole una señal a Bree para que pongamos rumbo al claro, solamente se encontraba a unos cuantos metros hacia arriba, desde allí se podía escuchar el rumos del agua, no estaba muy alejado.

- Espero que te este gustando la pequeña excursión de hoy - sonrío - pero deberíamos volver a casa con las manos llenas ya que hemos aprovechado y hemos venido hoy, aunque no se muy bien que hay aquí que no se encuentre dentro del distrito - Me encojo de hombros, salvo animales, creo que se encuentra mas o menos lo mismo, aunque no hay que fiarse mucho de mi, to me todo estas cosas muy enserio y no se muy poco por no decir nada de plantas y raíces, salvo lo que me ha enseñado Bree.

En ese aspecto creo que debería intentar aprender un poco mas, nunca se sabe si sería elegido o no, y me podría servir de ayuda, aunque esperemos que no, que ni yo, ni Bree nos tengamos que enfrentar a eso nunca, y Liam claro esta, es difícil perder a alguien en los juegos, aunque sea alguien con quien no tengas un trato especial, son personas que conoces y es difícil hacer como si nunca hubieran formado parte de tu vida o nunca hubieran existido.
Volver arriba Ir abajo
MensajeTema: Re: La alambrada apagada   

Volver arriba Ir abajo
 

La alambrada apagada

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 2.Ir a la página : 1, 2  Siguiente

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Catching Fire :: █ Panem :: Distrito 12-