Últimos temas
» Gemma Aniston {En construcción}
Mar Sep 11, 2012 10:38 am por Gemma Aniston

» I need [0/4] <3
Mar Sep 11, 2012 10:11 am por Gemma Aniston

» Datos&Reglas.
Dom Sep 02, 2012 1:52 am por Invitado

» Dudas & Ayuda.
Lun Ago 27, 2012 4:45 am por PANEM

» Hey, you... it's free! {2/3}
Lun Jul 30, 2012 2:21 pm por Daniel A. Rhodes

» Rough Trade [Aaron]
Sáb Jul 07, 2012 7:24 pm por Aaron Polotsk

» Cosecha: Lista de tributos seleccionados.
Sáb Jun 30, 2012 2:02 am por PANEM

» Una visita al 12 {Minzy}
Mar Jun 26, 2012 6:22 pm por Minzy Sowyer

» ¿Quieres rolear? {Temas libres}
Dom Jun 24, 2012 3:59 pm por Minzy Sowyer

» Registro de Vencedores.
Dom Jun 24, 2012 2:15 pm por Shane T. Rowe



Comparte | 
 

 Odio mi propia sangre

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
avatar
12 12
Bree Davis

Femenino
█ Mensajes : 47
█ Puntos : 20456
█ Distrito : La Veta
Ver perfil de usuario

MensajeTema: Odio mi propia sangre   Mar Jun 05, 2012 2:41 pm

Aquella mañana había desperado temprano. Mi padre no estaba en casa, su turno comenzaba temprano y dudaba que fuera a verlo durante todo el día. Me sentía cansada, la semana estaba siendo dura. Un pequeño accidente en la mina había dejado a algunos hombres algo machacados. Nada grave pero si heridas que había que cuidar y alguna contusion. Por suerte todos parecian mejorar con rapidez apesar de no poder tomarse ni siquiera un día de descanso. Había pasado las últimas noches casi en vela, apenas durmiendo unas horas amoldandome a los horarios de los mineros heridos para poder tratarlos.

Así que aquel sería un día un tanto extraño. Me lo pasaría parpadeando, intentando que mis ojos no se cerraran a cada segundo, mantenerme despierta sería mi mayor reto. Por desgracia no contaba con café o algo parecido que pudiera mantenerme en pie, no teníamos tanto dinero para permitirnos esas cosas. Muchas comidas las conocia de los libros, podia imaginar su sabor aunque sin llegar a saberlo al cien por cien y en muchas ocasiones tenia la esperanza de llegar a probarlo alguna vez, pero sabia que no iba a tener esa suerte, aunque, no podria denominar suerte al echo de poder probar ciertas comidas cuando podria ser que mi nombre saliera en la cosecha. Seguir sin ser nombrada si era suerte.

Deje todos mis adormecidos pensamientos a un lado y me dispuse a comer algo para irme a la botica. Tan solo un pedazo de queso y algo de fruta me alimento aquella mañana. No estaba demasiado fresco, pero era mejor que no comer nada. De todos modos apure la comida, me di un rapido baño y me vesti con unas mallas y una camiseta enorme, las botas de mi hermano y salí de mi casa mientras recogia mi cabello en una coleta para solo dar unos pasos mas alla y llegar a la botica. Anoche me había pasado horas terminando de fregar restos de sangre, y ahora el olor a esos baratos productos de limpieza era demasiado fuerte. Deje la puerta abierta e incluso las ventanas, con suerte cuando llegara la hora de comer el olor sería mas suave. Parecía que terminaria por llover aquel día, así que solo, aprovecharia las horas en que la lluvia no nos inundara.

Me obligue a pensar, sabía que había algo que debía hacer, pero mis ideas no fluian con normalidad y a eso debiamos añadir que necesitaba un poco de aire fresco para relajarme. Aire fresco del bosque...Blaine. Que seria de el? Con tanto ajetreo no habia vuelto a verle desde nuestra huida y posterior regreso. Suspire y me obligue a hacer algo, si no podia pensar con claridad me mantendria ocupada. Puse sobre el mostrados unas hierbas que habia recogido hacia unos dias y ojeando unos de los libros comence a cortarlas para juntarlas y mezclarlas para tener preparado alguno de mis remedios, o al menos para tenerlo todo colocado en una situacion de urgencia.
Utilice uno de los cuchillos, pero sin darme cuenta este termino cortando mi mano en lugar de las hierbas. Un grito ahogado salio de mi garganta justo cuando alguien paso por delante de la puerta abierta y lanzando el cuchillo al suelo, la sangre comenzo a derramarse de mi mano. Odiaba mi propia sangre, aunque resultase ironico.
Volver arriba Ir abajo
avatar
12 12
Blaine Cold

Masculino
█ Mensajes : 74
█ Puntos : 20302
█ Edad : 22
█ Distrito : La veta
Ver perfil de usuario

MensajeTema: Re: Odio mi propia sangre   Sáb Jun 09, 2012 8:38 am

Cuando desperté en casa aquella mañana todo estaba en silencio, ni siquiera había salido el sol, eso me daba gran parte de la mañana para mi, no había comenzado el amanecer, así que como de costumbre, me vestí con lo primero que encontré e intente salir sin despertar a mis padres o a Liam, así que de puntillas, me dispuse a irme por la puerta principal. El Fresco aire de la mañana me acarició suavemente el rostro, no había ni un alma por la calle, salvo el panadero, que había abierto la panadería para poder tener listo el pan para la gente que pudiera permitírselo, ni siquiera los mas madrugadores estaban despiertos, pero así estaba todo mas tranquilo; mire al cielo, y pude ver como el inundaba todo el cielo con un bello resplandor blanco y azul, era una de las pocas cosas hermosas que hay en el Distrito, pude ver a algunos mineros dirigirse a la mina, entre ellos del padre de Bree, simplemente lo salude como de costumbre y se puso en camino. Hace unos pocos días hubo un accidente y no se porque motivo, no han cerrado los túneles como hacen cada vez que esto pasa, debe ser porque los juegos están acercándose.

El resto de la mañana transcurrió tranquilo, pasee por toda el Distrito, mire los escaparates de las pocas tiendas, que estaban abriendo en ese momento, pase por la zapatería, la panadería, un dulce olor a pan hizo que se me hiciera la boca agua, contuve el impulse de entrar y seguí adelante, pase por la plaza central, en frente del edificio de la justicia estaban montando ese maldito escenario, pero habían parado los preparativos por la lluvia, que caía precipitándose contra mi, no me importaba, es mas, sentaba bien, me ayudo a despejarme, cuando decidí que ya estaba demasiado mojado, volvía a la tienda ya abierta y después de unas cuantas regañinas por parte de mi madre acerca de la forma de llegar empapado y mojar el suelo, me cambie de ropa y pensé que podría hacer y un nombre apareció en mis pensamientos, Bree, cogí un par de paquetes de café de la tienda, aún era temprano, y por lo ocurrido en la mina, seguro que esta ya trabajando, por lo que le llevaría un paquete para tomárnoslo, y el otro podría quedárselo, no le pagamos cuando ayudo a curar un resfriado que cogió mi madre, aunque un simple paquete de café no es suficiente, más tarde se pasaría ella a pagarle.

Camine por las calles hasta la casa de Bree, se habían formado charcos pero ya no llovía, el cielo estaba ya un poco despejado, pero no habría que fiarse, las nubes podrían volver en cualquier momento, no había que fiarse mucho del tiempo en esos días tontos, al fin llegue a la casa de Bree, y como me esperaba, las puertas y ventanas estaban abiertas, llevaría despierta un buen rato, sonriente me coloco en el marco de la puerta.
- ¡Hola! ,Veo que eres muy madrugadora... - No me dio tiempo de terminar la frase cuando un grito ahogado salio por la garganta de Bree, se me cayeron los paquetes de café al suelo, y el rostro se me puso blanco al ver el cuchillo en el suelo, fue un buen susto, corrí hacía ella aun con el susto en el cuerpo.

- Estas hecha toda una torpe - Digo sin que le de tiempo a reaccionar y cojo su mano para examinarla, no soy un experto en heridas, por no puedo hacer mucho, habría que limpiarla y taponara, no se donde tiene vendas y eso es un pequeño problema, busco en mis bolsillos y por suerte tenía un par de pañuelos de tela limpios, los tenia pensado usar si iba al bosque y traía algo, pero al estar limpios y sin estrenar, se los puse en la herida tapándola esperando que el pañuelo se pusiera rojo por la sangre, tampoco sabia si mi reacción había sido exagerada, o si el corte era superficial o profundo, el susto se he había pasado ya un poco y mire con cara de resignado a Bree, ella era la sanadora, espere hasta que se sujetara el pañuelo y me dispuse a recoger los paquetes de café, nunca lo había probado, ni siquiera conocía su sabor, nos lo trajo el alcalde para que lo vendiéramos, parece ser que a el no le gusta.

- Es café, pero no muy bien como se prepara - Digo esperando una reacción por su parte, creo que mi cara ya había recuperado su color natural, todavía tenia el pelo mojado por el chaparrón de antes, casi lo había olvidado.
Volver arriba Ir abajo
avatar
12 12
Bree Davis

Femenino
█ Mensajes : 47
█ Puntos : 20456
█ Distrito : La Veta
Ver perfil de usuario

MensajeTema: Re: Odio mi propia sangre   Sáb Jun 09, 2012 9:57 am

No me dio tiempo a reaccionar y cuando me di cuenta tenia a Blaine a mi lado. Habia sentido el sonido de algo chocandose contra el suelo, pero no le preste atencion, me dedique a coger aire, respirar profundamente y dejar que Blaine rodeara la herida con unos pañuelos de tela que el llevaba encima.
Lo mire fijamente. Esque no trabajaba hoy? De cualquier manera me alegraba que estuviera alli, aunque no supiera nada de heridas, ni de curaciones, solo su presencia era suficiente para mi. Era exagerada si, lo sabia, la verdad es que desde pequeña habia estado en esta botica con mi madre, habia visto numerosas heridas, habia ayudado a mi madre a curar las mas grandes y las mas infectadas y habia servido para insensibilizarme en cuanto curar a los demas se trataba, pero cuando se trataba de mi parecia una niña pequeña. El dolor, la sangre saliendo, era demasiado débil y eso me preocupaba, que iba a pasar si salia como tributo? No iban a andarse con contemplaciones, y si dejaba ver mi miedo seguramente seria peor, no queria eso, no debia tener tanto miedo, debia afrontar mis heridas como las de los demas, pero realmente odiaba mi propia sangre. Mire a Blaine y le sonreí debilmente cogiendo aire.

-Solo queria llamar tu atencion, no es torpeza- dije intentando bromear mientras intentaba mantener la sonrisa. Senti una ola de calor, que por suerte se vio sofocada por el frio aire del exterior, tenia la botica completamente abierta. Camine por esta, dejando atras el mostrador con las hierbas a medio cortar y viendo como Blaine habia traido cafe...Lesonreí, esta vez de forma sicnera, a veces sentia que estabamos unidos o que me leia la mente. Nunca habia tomado cafe, pero lo habia visto en libros.
-Blaine Cold quieres dejar de leer mi mente?-La lluvia comenzo a sonar de nuevo, habia estado lloviendo y prueba de ello era el cabello mozado de Blaine. Me puse a cerrar las ventanas mientras le miraba de reojo, estaba guapo con el cabello mojado y revuelto. No podría decir con exactitud cuando me habia dado cuenta de que Blaine era un chico guapo de verdad. Hacía unos meses tal vez? quizas cuando alguien en clase hizo un comentario sobre el, me hice la sorda, en clase no solian hablarme mucho, pensaban que era arisca y no solian atreverse o no querian perder el tiempo conmigo, pero vi las intenciones, de aquella desconocida para mi, de intentar entablar una conversacion conmigo sobre mi amigo. Aquel dia me di cuenta que no queria compartir a Blaine con nadie pero tambien de que imposible, y la ultima noche hablando con Liv me volvi a preguntar cuantos amigos mas tendria el. Supongo que desde entonces me di cuenta que realmente era guapo, como aquella chica habia afirmado.

Negue con la cabeza, no queria pensar en eso, no estando el alli, me conocia demasiado bien y habia cosas que no podia contarle. La lluvia repiqueaba contra el suelo a pesar de que el cielo no estaba demasiado oscuro...pense que podria terminar en un dia de tormeta. Cerre las ventanas y arrime la puerta, dejandola accesible por si alguien necesitaba entrar.
-Vamoa atrás antes de que termine desmayandome, quien diria que la curandera del distrito 12 no es capaz de enfrentarse a una herida minuscula? Guardame el secreto, no daria muy buena publicidad sobre mi- Le hice un gesto para que me siguiera la parte trasera de la botica. En realidad solo era una sala con una camilla donde mi madre, y ahora yo, acostabamos a los que estaban demasiado enfermos o sentabamos a los que necesitaban curacion. Alli había un grifo y varios armarios con todo tipo de remedios caseros, vendas, esponjas...todo lo necesario para curaciones. Conte hasta tres y abriendo el grifo aparte el pañuelo de Blaine, manchado en sangre y meti el dedo bajo el chorro-gracias Blaine, siempre apareces cuando te necesito, y ademas has traido cafe, casi lo deseaba esta mañana, han sido unas noches algo cansadas...- con la mano libre cogi una planta algo extraña. Ayudaba a cicatrizar las heridas, aunque de forma lenta, era efectiva. La pose al lado de la gasa-te importa ayudarme? Despues prepararemos cafe, no se demasiado sobre como hacerlo, pero leí en algun lado que se mezcla con agua o leche, crees que sabra bien? Por cierto, de donde lo has sacado? Pareces una especie de contrabandista, consigues todo lo que te propones- le sonrei de nuevo. Mi corazon se habia calmado desde que vi que era el la persona que estaba en la entrada de la botica, estar con el era relajante en parte, y aunque seguia negandome a mirar la herida estaba mas tranquila. Ademas, dudaba que alguien fuera a entrar aquella mañana, lo que nos daba un rato de poder estar juntos y a solas, para mi era un regalo despues de los dias anteriores.
Saque la mano de debajo del grifo y cerre este, sin mirarla le tendi la mano y un nuevo pañuelo de uno de los cajones, limpio para que secara mi mano, me negaba a mirar-solo debes poner la hoja sobre la herida y la gasa sobre esta. Lavare tu pañelo y te lo devolvere
Volver arriba Ir abajo
avatar
12 12
Blaine Cold

Masculino
█ Mensajes : 74
█ Puntos : 20302
█ Edad : 22
█ Distrito : La veta
Ver perfil de usuario

MensajeTema: Re: Odio mi propia sangre   Sáb Jun 09, 2012 12:29 pm

Un suspiro seguido de una risa se me escapo tras oír su comentario, menuda forma de llamar la atención, no estaba muy acostumbrado a ver este tipo de cosas, y teniendo en cuenta el lugar en el que vivo esto es difícil, aquí que yo sepa solo viven bien los vencedores de los juegos en la aldea de la victoria, y si no recuerdo mal, creo que solamente se usa una de las lujosas casas que allí existen, las demás están inutilizadas, lo que hace que me hierva la sangre, aquí, hay gente que esta muriendo de hambre literalmente o pierden la vida trabajando en las minas, y hay casas en las que, si vivieran dos personas, podrían pasar fácilmente un día sin encontrarse caminando sin rumbo por aquellos lujosos lugares, claro esta, los que allí viven han tenido que pagar un alto precio, la muerte de 23 personas a sus espaldas, sin contar los ganadores de algún vasallaje que seguramente, habrán tenido que pagar un precio mas alto, si es que queda ahora mismo alguno de los ganadores aún vivo, y todo esto gracias a la amabilidad de nuestro querido Capitolio.

Suspire nuevamente mientras ahora me paraba a recoger el cuchillo que había tirado al suelo
- ¿Qué deje de leer tu mente?¿Que he hecho ahora? -
pregunto intrigado, la verdad no tenía ni idea de a que se refería, por lo que estaba un poco desconcertado, mire a mi alrededor, pocas veces había estado allí, solamente cuando algún miembro de mi familia enferme, y muchas veces son tan cabezotas que ni siquiera quieren que les acompañe por lo que pueda pasar, recuerdo que una vez a mi padre se callo por subirse a una escalera, y sin querer mi ayuda, fue hasta la botica con una herida abierta en el tobillo cojeando, supongo que ser cabezota es algo que llevo en los genes.

- Es verdad, menuda curandera estas hecha, al final, acabare sustituyéndote ya lo veras - Bromeé, ni en un millón de años podría intentar curar a alguien, no seria capaz, me pongo demasiado nervioso y en vez de mejorara las cosas, seguramente las empeoraría aún mas.silver]Emmm, si claro, te ayudo[/color] - Digo mientras me dirijo detrás de ella - Si es café - Rió, ya se porque dijo lo de leerle la mente - y siempre me necesitas - Una sonrisa se dibujo en mi rostro.

- Perfecto, porque yo no se hacerlo - Digo mientras cojo los dos paquetes - Me los ha dado mi madre, son un regalo del alcalde, a el se los traen del capitolio, aunque dice que su sabor no le gusta nada, por lo que no espero gran cosa, pero por probarlo no perdemos nada - Me encojo de hombros, las pocas cosas buenas que tenemos normalmente son regalos, y no duran mucho, pero para que engañarnos... no solemos tener cosas buenas.
- Si se puede decir que soy un contrabandista, aunque es una forma un poco extraña de llamarlo - Sonrió y observo como intenta curarse la mano.

No pone la vista en la herida en ningún momento, pero mis pañuelos no tienen mucha sangre, imagino que no sería un gran corte, veo como saca una especie de hoja medicinal y la pone debajo de unas vendas, al parecer ayuda a la cicatrización.
- No hace falta, no los necesito, puedes tirarlos si quieres -Tenia un viejo saco y la mochila si quería traer algo del bosque - No has mirado la herida en ningún momento, ¿Es profunda? - Digo mientras señalo la gasa que tiene puesta en la mano con la planta cubriéndole el corte que se acababa de hacer.
Sonreí y sacudí levemente la cabeza para desenredarme el pelo y comprobar si seguía mojado, al parecer empezó a llover otra vez, hoy sería un día extraño, y poco movido, o al menos para mi, ya que, aunque haga mal tiempo la gente se suele poner enferma.

Me pregunto que pasaría si alguien sufre un accidente en el momento en el que nos encontramos en el colegio, seguramente sacarían a Bree de clase, siempre e sentido curiosidad, pero nunca me había dado por preguntarle, seguramente mas tarde se lo haría a Liam, siempre le pregunto sobre Bree en clase a Liam, aunque no mantengan mucho contacto estar en la misma clase ayuda, y siempre suelo preguntarle a él.

Volver arriba Ir abajo
avatar
12 12
Bree Davis

Femenino
█ Mensajes : 47
█ Puntos : 20456
█ Distrito : La Veta
Ver perfil de usuario

MensajeTema: Re: Odio mi propia sangre   Sáb Jun 09, 2012 1:53 pm

No queria pensar mas en esa maldita herida, en realidad durante un rato solo queria despejar mi mente, o dejar de usarla, me daba igual, no podia pensar, el sueño iba a vencerme antes de que terminara el dia estaba segura y si alguien mas se ponia enfermo o le pasaba algo yo le seguiria porque dudaba que pudiera mantenerme mucho mas despierta. Odiaba cuando no podia dormir lo suficiente, no era capaz de pensar con claridad, me distraia con mayor facilidad, y sentia como si la cabeza me zumbara. Habia decidido antes de cortarme que queria mantener la mente ocupada, pero ahora pensaba que era un error, me ocuparia en otro momento de terminar los remedios que mas escaseaban, de mezclar lo que era necesario para prepararlos, tendria tiempo.
Negue con la cabeza a la pregunta de Blaine, no queria saber si era profunda o no, me dolia, y queria olvidar el dolor porque entonces pensaria en la herida y me la imaginaria y me marearia, me costaria respitar y terminaria en el suelo. Pensaba que trabajaba mejor bajo presion, podia ser que esa herida no me importara en circunstancias limite, nose, no queria comprobarlo, y quizas por eso era capaz de actuar con la gente con tanta precision, no pensaba lo que hacia, simplemente actuaba como mi madre lo hubiera echo.

Cogi aire y lo mire de forma cansada-no estoy segura de si es profunda, pero no voy a comprobarlo, da igual, se acabara curando-deje que la planta y la gasa descansaran sobre la herida y coloque algo de esparadrapo para sujetarlo, lo dejaria un rato y despues dejaria que se curara al aire libre. Mire a Blaine y le sonrei, no me habia parado a pensar que debia haber algun motivo por el que estuviera aqui, le contaba trabajando, y pensaba que no iba a verle mas hasta el dia libre, dia que deseaba que hiciera un maravilloso sol para volver a salir de aqui, aunque tenia miedo de volver a encontrarnos a Liv o algo asi.
-Has venido a algo? O mi estrategia de llamar tu atencion a funcionado y vas a quedarte conmigo?- Señale una silla, por si queria sentarse, solia usarla en algunas ocasiones, aparte de eso solo la camilla servia de asiento.

Aquella mañana me resultaba todo extraño, quizas fuera las pocas horas de sueño, el ambiente de lluvia o el echo de que Blaine estuviera alli conmigo cuando casi nunca iba a verme a la Botica. No me quejaba, pero me resultaba simplemente extraño, aunque agradable. Busque un libre de entre tantos. Viejos libros heredados, seguramente pertenecieran a generaciones tan atrasadas que era imposible ya saber a quien exactamente, eran viejos pero el uso era el mismo que uno nuevo, y no contaba con dinero como para permitirme el lujo de adquirir nuevos libros
-Buscare algo sobre como hacer cafe, recuerdo que lei sobre ello, nos sacara de toda duda posible- Mas tranquila ojee el libro, aunque aun sentia el dedo palpitar no me queje, aunque fuera debil no me gustaba demostrarlo, ni siquiera cuando estaba solo Blaine o mi padre, si estuviera sola estaria seguramente dejando que mi lado mas sensible saliera a la luz, pero no queria dar una imagen de niña, no queria que alguien pudiera sentir lastima por mi por muy estupido que fuera el motivo. Desde que mi hermano y mama no estaban solo me permitia mantenerme firme frente a los demas.
-Aqui lo explica- en un tono suave lei lo que el libro traia, dirigiendome con el al viejo mueble lleno de armarios donde guardaba las cosas, y lo deje sobre este. La sala no era muy grande. Tan solo la camilla, la silla, una estanteria con libros al lado de la puerta, este mueble y a su lado una minima cocina que funcionaba con carbon. Mama la utilizaba para esterilizar los instrumentos con agua hirviendo y yo seguia ahora ese ejemplo, hoy serviria para algo mas. Busque en los armarios un pequeño cazo y un par de vasos viejos. No era nada elegante pero serviria. Lei de nuevo las lineas del libro y me apresure a seguirlas al pie de la ltra- Hervir agua, añadir unas tazas de agua y una cucharada de cafe por taza, colarlo en los vasos con un colador de tela, pense que añadir un pañuelo de papel podria servir como colador de tela, no contabamos con tantos lujos, y ya estaria el cafe. No tardo demasiado en oler aquella pequeña sala a cafe. Mire a mi alredor, encontrandome enseguida con los ojos de mi amigo.
-Huele bien, no se si su sabor sera igual, pero no me importaria olerlo a menudo. Supongo que en el capitolio tienen todo lo que desean, el alcalde parece que tampoco se queda atras...no creo que nadie fuera a gastar su poco dinero en cafe aqui- era un lujo que no podiamos permitirnos. Bostece sin apenas darme cuenta y mire la mezcla que estaba haciendo con ojos cansados-estoy deseando que sea nuestro dia libre, esta semana se me esta haciendo eterna, creo que es preferible acudir a clase-

Lo miraba de vez en cuando de reojo, como si al quitarle la mirada de encima pudiera desaparecer. En toda la semana no habia ido a clases ni un dia, demasiado trabajo, demasiado cansancio, y si de algo era consciente era de que los hombres necesitaban antes mas atencion que acudir a unas clases que no iban a sacarme de esta vida. Pero al no ir a clase no habia visto a Blaine a lo lejos ni a Liam en clase, que aunque no hablaramos mucho, siempre me hacia sentir mejor que estar sola.
Volver arriba Ir abajo
avatar
12 12
Blaine Cold

Masculino
█ Mensajes : 74
█ Puntos : 20302
█ Edad : 22
█ Distrito : La veta
Ver perfil de usuario

MensajeTema: Re: Odio mi propia sangre   Sáb Jun 09, 2012 8:31 pm

Obserbo su mano mientras dice que la herida cicatrizará sola con la planta, la verdad es que me sigue preocupando, pero prefiero no seguir con el tema, no quiero agobiarla, y al parecer, no le hacen muchas gracia sus propias heridas, es curioso, porque se ha pasado la vida curando las de los demas, sin importarle el estado de estos, en ese aspecto la admiro, los accidentes y heridas que ocurren en las minas por ejemplo no son nada agradable que ver, pero ella tiene entereza y es capaz de aguantarlo, yo no podría, no puedo imaginarme una vida intentando cuidar de ese modo a los demas, a decir verdad, a penas puedo cuidar bien de mi mismo, como para hacerlo con otras personas, defintivamente sería todo un desastre, aunque si no quedará ota opción supongo que no tendría mas remedio que hacerlo.

- No, no he venido por nada especial, tenía el cafe, y mi madre penso que te vendría bien, ademas, le curaste hace poco y no pudimos pagarte, considera esto un adelante, mas tarde supongo que vendrá a pagarte de verdad - Sonrío y me encojo de hombros - Y creo que me quedaré un rato, si quieres, pondre como excusa el mal tiempo, ademas, teniendo el cuenta tu historial, podrias resvalarte y darte en la cabeza nada mas yo salga por la puerta - Bromeo riendo, el sueño seguramente le habría jugado una mala jugado, y no me estraña, se ponia a trabajar temprano cuando su padre se marchaba en el turno de mañana, si no hera así, lo mas normal sería que fuera al colegio, y si fuera así, por lo menos podría dormir un par de horas mas, y aunque parezca que no, dos horas mas ayudan mucho.
Como ella mi hizo un gesto me senté en la silla que me había señalado.

Después de esto, simplemente me dedique a observarla, como buscaba en los libros, como removía en los armarios y como lo preparaba todo, sacaba los vasos, ponía a hervir el agua, echaba el café, luego lo filtraba, etc me paré a pensarlo por un minuto y llegue a una conclusión muy simple, podría pasarme toda la vida mirándola, simple y llanamente, cada gesto que hacía, era muy natural, la pequeña estancia empezó a oler a café, no era un olor desagradable, para nada, olía bien, incluso pensé que podría llegar a estar bueno, estuve mirándola dulcemente, ensimismado, hasta que sus palabras rompieron el silencio,

- Por eso lo estamos usando en cierto modo, no creo que nadie a estas alturas pueda permitírselo, por lo que, nos lo quedaremos, y mientras se lo sigan dando al alcalde, tendremos café gratis - una amplia sonrisa se dibuja en mi rostro, aquí, el café o té que nos preparamos no tiene nada que ver con este brebaje que estábamos preparando, aunque venía del Capitolio, nada de lo que allí hay tiene que ver con nada de lo que hay aquí, allí son todo lujos, de hecho, malgastan el dinero sin parar, para mandarle algo a un tributo, por ejemplo, los patrocinadores pagan una buena suma de dinero, que aquí podría hacer que una familia normal comiera durante mas de una semana, pero supongo que el mundo de excesos que existe en el Capitolio no tiene nada que ver con el mundo en el que yo vivo.

Y Cuando tengamos nuestro próximo día libre, tenemos que volver a ya sabes donde, me debes algo y aquí no puedo zanjarlo - no me gusta decir en voz alta lo de la escapada al bosque, pero hablando así ella me entendería, podría entrar alguien en cualquier momento, pero bueno, dejando eso aparte, el día que tengamos libre, pienso cumplir mi merecido premio de la apuesta que me llevo un buen susto, y Bree sera mía durante un día entero, así que la llevaré a nadar al rió, y le enseñaré como se hace, con un poco de suerte hará buen día, no como hoy, pero a pesar de la lluvia, el ambiente esta algo cargado y la humedad hace que haga algo de calor, por lo que no hace nada de frió.
- Y por desgracia yo también tengo una apuesta que cumplir, así que no malgaste la oportunidad, no se repetirá - Digo bromeando, me gustaba picarla, se toma las cosas enserio y mas cuando nos apostamos algo, aunque siempre sea lo mismo y no seamos muy malos el uno con el otro.

Agudicé el oído para poder escuchar el tintineo de las gotas chocando contra el suelo, seguía lloviendo, mejor, así podría quedarme mas tiempo con Bree, también me preocupo que entrara alguien en busca de ella para que le atendiera, como tiene la mano, igual no puede hacer algo muy complicad, pero esta todo en silencio, nadie entra, parece ser que es un día tranquilo, y doy gracias por ello, tenemos que disfrutar de lo poco que quede hasta la maldita cosecha, puede que alguno de nuestros nombres salga elegido y no separen para siempre, aunque vivo con la esperanza de que eso no ocurra, tengo demasiado que perder aquí en el distrito y por nada del mundo me gustaría que eso pasara, de ninguna de las maneras, intento que estos pensamientos desaparezcan de mi mente, ahora mismo, no tengo, no quiero preocuparme por eso.


Última edición por Blaine Cold el Dom Jun 10, 2012 1:13 pm, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
avatar
12 12
Bree Davis

Femenino
█ Mensajes : 47
█ Puntos : 20456
█ Distrito : La Veta
Ver perfil de usuario

MensajeTema: Re: Odio mi propia sangre   Dom Jun 10, 2012 12:11 am

Lo mire de reojo mientras me encargaba de colar el café y disfrutaba de su olor, era magnifico, nunca había olido el café, y para mi gusto era genial, me gustaba, simplemente podía respirarlo tranquilamente y me alegraba que aquella pequeña estancia fuera a permanecer con aquel olor seguramente un tiempo.
Volví a mirar lo que hacía y de nuevo a Blaine de reojo mientras me mordía el labio inferior. Era totalmente absurdo lo que decía, cobrar por ayudar a su madre? Lo decía enserio?
-Blaine....dile a tu madre que no quiero que me pague. Vamos, muchas veces apareces con comida, nuestro ultimo día libre comimos pan! sabes cuando hacía que no comía pan?- Mi estomago rugía de solo pensarlo. Evitaba pasar delante de la panadería por su olor. Olor a pan recien echo, a dulce, a pastel. Pocas veces había comido algo de la panadería pero si las suficientes como para saber que me encantaba y que podría pasarme la vida comiendo pan y dulces...algo que no iba a ocurrir jamas, a no ser que un tren me llevara al capitolio en un mes, y a decir verdad, prefería seguir aqui con Blaine y sin dulces-solo la ayude a que se sintiera mejor, no fue nada grave, no quiero nada en serio, no voy a aceptarlo, si somos casi como una familia...-Musite las últimas palabras y pensé en ellas.

Una familia... si, eramos como una familia porque eramos cercanos, pero nada mas nos unía. Blaine siempre se preocupaba por mi, me cuidaba, aunque nunca deciamos nada al respecto, ni siquiera podía señalar el día que nos habíamos vuelto inseparables, y yo me dejaba, dejaba que me cuidara y se preocupara, y me gustaba verlo preocupandose por mi. Eso convertía nuestra relación en algo parecido a ser hermanos? No estaba segura de lo que el pensaba, pero ahora no era capaz de pensar en el como si fuera un hermano, no estaba segura, todo era...extraño.
Aparte el colador y lo deje bajo el único grifo que había en la botica, el que había utilizado antes. Después limpiaría todo. La pequeña cocina de carbón seguía encendida, proporcionandonos algo de calor, ya que fuera aún llovía y estaba algo frío-Claro que quiero que te quedes, me ayudara a distraerme, lo necesito-lei de nuevo el libro, recomendaba acompañarlo con azucar, pero...no tenía azucar, porque iba a tenerlo? Era un gasto innecesario.-no voy a darme con la cabeza en ningun lado!-me queje, fingiendo indignacion-crees que soy tan torpe? se cuidarme...-cogí ambos vasos con cuidado de no quemarme y le tendí el suyo para que lo probara. Pensaba que podía ser cierto que si era torpe, demasiado, pero no podía evitarlo, y tampoco era para tanto, aunque sabía que Blaine solo quería picarme, siempre lo conseguía.

-Anda pruebalo. El libro aconseja acompañarlo con azucar para endulzarlo, pero el azucar es un lujo, así que o nos gusta así o no nos gusta...esperemos que su sabos sea agradable o no se que haras con tanto cafe que puedan regalarle al alcalde...no sabía que el capitolio lo cuidara tanto-algo malo habria tras tanta amabilidad del capitolio, de eso estaba segura, ellos no daban nada si no recibian nada a cambio, en el fondo me daba lastima. Yo gritaba con fuerzas que queria una vida sin capitolio ni juegos. Solo queria vivir alli, no me importaba tener poco dinero, no me importaba no tener lujos, solo...una vida normal. Ni siquiera me atrevia a imaginar un futuro mas lejos de la cosecha....y si me iba? Y si se iba Blaine? No...Baline no...no podia dejarme sola.

Bostece cuando me puse a sentarme en la camilla y sonreí a su comentario.-lose, lose. Soy tuya, un día entero, no lo he olvidado, y tampoco lo otro que vas a aprenderme, supongo que tendras algo mas preparado,de no ser así desperdiciaras el echo de que pueda ser tuya durante todo un día-Di un trago al café. Amargo...no me gustaba, pero iba a tomarlo, si eso iba a mantenerme en pie-por desgracia? Siempre he sido buena contigo mi amado amigo, pero sabes, esta vez sere dura, pensare en ello con esmero, veras que algo hare-si, y habia ganado una apuesta y no sabia que pedirle, de todos modos pensaria, algo habria de eso estaba segura-Y no cantes victoria Baline, estoy mejorando, ya no vas a seguir ganandome a todo, acostumbrate a perder, porque lo haras amenudo-rei con suavidad y de nuevo bostece, dandole un trago al cafe y haciendo un gesto-realmente es asqueroso, pero si me mantiene despierta merecera la pena...
Volver arriba Ir abajo
avatar
12 12
Blaine Cold

Masculino
█ Mensajes : 74
█ Puntos : 20302
█ Edad : 22
█ Distrito : La veta
Ver perfil de usuario

MensajeTema: Re: Odio mi propia sangre   Dom Jun 10, 2012 1:03 pm

- Pues se lo vas a tener que decir tu, no la veré hasta más tarde - Me encojo de hombros, no vería a mi familia al menos hasta el medio día, o eso me había propuesto, Liam estaría en clase, mi padre en la tienda, y mi madre, estaría llevando algún pedido a casa de alguien que no pudiera pasarse por la tienda, y yo, no tenia que hacer nada, se me hacía raro, siempre e tenido que ayudar con algo, pero tal y como esta el día, a parte de los trabajadores de la mina, la gente del Distrito no hará mucho hoy, se nota que queda menos de un mes para los juegos, la gente esta empezando a notarlo y no quiere separarse de sus familia, porque supondría una muerte horrible, tenemos de hecho, solamente un ganador viviendo en la aldea de los vencedores, no la conozco mucho, antes de que saliera elegida como tributo reconozco que la vi un par de veces caminando por la plaza del pueblo, pero desde que gano, solo la vi en el escenario de la plaza, con mala cara, ejerciendo de mentora para los nuevos tributos del distrito que se enfrentarían otro año mas a la mortífera arena del capitolio, lo cual es muy deprimente.

- Bueno, si ayudara a un bien mayor, me tendré que quedar - Digo con una sonrisa dibujada en el rostro, no quería irme, me gustaba estar con ella, ademas, en pocas ocasiones había estado en la botica, solamente cuando enfermaba, y gracias al cielo, no ere muy a menudo, creo que con esta serían 4 veces contadas, por lo menos mas de 15 minutos, claro que he pasado mas tiempo, pero no tanto, no suelo tener tanto tiempo libre y el mero hecho de tenerlo ahora me inquieta bastante, los lujos, el tiempo libre, el Capitolio no debe estar tramando nada bueno.
- No es que seas torpe, simplemente propensa a los accidentes - Reí mientras ella cogía los vasos y afirmaba que sabia cuidar de ella misma, y la verdad es que si sabia, había pasado los últimos años desde la muerte de su hermano y madre haciéndolo, tiene a su padre para protegerle y el la tiene a ella también, pero nunca podrán recuperar lo que los juegos le quitaron, exactamente igual que yo.

- Si lo llego a saber traigo una poca - Digo mientras ella me daba el vaso caliente, lo cogí con ambas manos y mire dentro, el negro liquido olía mas fuerte que toda la habitación, era un olor agradable, pero por desgracia no se podía decir lo mismo de su sabor
- No me extraña que nos lo regalaran, esta muy amargo, espero que con el azúcar mejore, porque si no, no sabremos que hacer con el - Doy otro pequeño sorbo de la negra sustancia, seguía amargando, supongo que todo es acostumbrarse, y con azúcar o algo de leche mejoraría, tendría que haberme traído algo de eso.

- Bueno, la próxima vez que nos encontremos allí tengo que hablar contigo - Suspire, estaba un poco nervioso, habían pasado cosas, me habían pasado cosas últimamente con Bree y debería decírselo, pero lo haré en el bosque, en nuestro lugar secreto, no en el Distrito.
Volví a guardar silencio para ver si alguien había entrado aquí dentro, nada, seguía oyendose el repiqueteo de las gotas.
- Creo que no me voy a terminar mi vaso - Pongo una mueca rara mirando la taza a medio terminar y riendo, estaba amargo, no se como le puede gustar a la gente del Capitolio, aunque ellos se lo tomarían con azúcar y leche, o a saber que tipo de cosas tomarían, si estuvieran aquí, se tirarían de sus extrañas pelucas y extraños accesorios, hay gente que se opera para ponerse bigotes por ejemplo, se tatúa todo el cuerpo, se cambia el color corporal, aquí eso es una locura.

Por un momento me imagino a la gente del Distrito así, no puedo, es demasiado extravagante, aquí hay otras preocupaciones a parte de que peluca me pongo hoy o de que color me pinto las uñas, aquí ese tipo de estética es inútil, recuerdo a los presentadores de los juegos, esas extrañas ropas, creo recordar que el resto de los distritos no visten como ellos, así que por regla general los raros son ellos, aunque no debería decir nada, nosotros somos los que trabajamos para ellos y ellos los que viven bien, supongo que si hubiera nacido allí seria uno mas de ellos.
Volver arriba Ir abajo
avatar
12 12
Bree Davis

Femenino
█ Mensajes : 47
█ Puntos : 20456
█ Distrito : La Veta
Ver perfil de usuario

MensajeTema: Re: Odio mi propia sangre   Dom Jun 10, 2012 2:22 pm

Pensé que quizás mas tarde podría pasarme por la tienda a hablar con la madre de Blaine, aunque si el decía que ella misma vendría a pagarme por poco que había echo por ella entonces le diría que no era necesario que me pagara nada. Además no solía cobrarle a la mayoría de la gente del distrito, algunos cuando podían me traían algo en agradecimiento, pero no solía ser mucha cosa y en algunas ocasiones ni siquiera lo aceptaba, porque no era capaz de quitarle de comer a sus hijos, ya tendrían bastante sufrimiento cuando llegaran a loas 12 años.

Di un nuevo trago al café. Mi gesto debió ser de puro asco, prefería el dulce, claramente. Suspire asintiendo a las palabras de Blaine. Si, con azúcar debía saber mejor, con cualquier cosa debía saber mejor, en serio en el capitolio gastaban su dinero en cosas como esta? Si yo perteneciera al capitolio atracaría la panadería cada día, aunque si viviera en el capitolio no sería yo misma, y sería una persona horrible, no merecía la pena el cambio. De cualquier manera entendía porque regalaban café y no otras cosas, regalaban lo que ellos no querían, seguro que no se peleaban por el café. Decían que la cafeína tenía el poder de mantener a la gente despierta mas tiempo, quizás esa era la función del café, quizás lo utilizaran para eso. De cualquier manera me agradaba su olor, era una lastima que no se pareciera a su sabor

-Creo que entiendo porque se lo dan al alcalde y porque el alcalde lo regala...supongo que si el azúcar no lo mejora...podemos utilizarlo como ambientador al menos?-sonreí divertida, era absurdo utilizar algo que se podía comer o beber como ambientador, aquí esas cosas eran muy valoradas, pero el café...un producto de lujo en que no merecía la pena invertir.
Miraba el liquido con curiosidad, removiéndolo en mi vaso, hasta que Blaine menciono que tenía que hablar conmigo cuando saliéramos, cuando estuviéramos en el bosque, en nuestro lugar. Mi corazón se acelero un poco, me puse algo nervioso y levante la mirada para mirarle con curiosidad. Suponía por lo que conocía a Blaine que prefería hablar conmigo siendo libres, sin esa sensación de estar siendo vigilados en todo momento. Pero aún así...que era tan importante que no podía decírmelo ahora.

-Estas muy misterioso, seguro que estas bien? sea lo que sea mas te vale que no sea nada malo o acabare contigo. Aun me debes una apuesta y puedo hacerte sufrir-Mi mirada seguía posada en el. Era imposible descifrar que sería y lo peor era que sabía que estaría todo este tiempo pensando en ello. En mi mente parte del día pensaba en que estaría haciendo Blaine, y ahora se uniría a que querría decirme. Tenía miedo de que fuera algo malo, la cosecha estaba cerca, y por ese motivo no quería malas noticias, apenas nos quedaba un tiempo para estar juntos, con la duda de si alguno se iría para no regresar, y solo quería disfrutar de mi tiempo con el, con el y con mi padre. Porque solo de pensar en lo que podría ocurrir en menos de un mes no conseguía mantener la compostura.

Blaine comento que no bebería mas, y tras dar un nuevo trago yo llegue a la misma conclusión que el. Me puse en pie y deje la taza de nuevo sobre el mueble. Me gire y apoyándome en este me quede mirándole, mientras me mordía el labio inferior. -Realmente sabe horrible-Desde que nos habíamos encontrado con Liv me habían asaltado las dudas sobre su vida cuando no estaba conmigo. Yo ni siquiera conocía a esa chica mas que de vista, pero Blaine...el no era como yo, seguro que tenía amigos...amigas y quien sabe, si algo mas. Se me hacía un nudo en el estomago de solo pensarlo, y mas ahora que sabía que quería decirme algo que debía ser importante-Se me hace raro tenerte aquí, nunca habías venido a verme a la botica. En realidad siento curiosidad por ti, por cuando tienes estos ratos libres-Intente parecer natural, no podía preguntar directamente si salía con alguien o no, porque la verdad es que ni yo misma sabía porque me importaba tanto, ni siquiera me lo había planteado hasta hacía unos meses. Me gire apartando la mirada de el, y busque entre los cajones las hojas de menta. Metí una en la boca para quitar ese sabor amargo del café y me acerque a Blaine. Le ofrecí una hoja, quedándome a su lado.
Volver arriba Ir abajo
avatar
12 12
Blaine Cold

Masculino
█ Mensajes : 74
█ Puntos : 20302
█ Edad : 22
█ Distrito : La veta
Ver perfil de usuario

MensajeTema: Re: Odio mi propia sangre   Mar Jun 12, 2012 7:04 pm

Volvió a mi mente la idea del bosque, necesitaba realmente hablar con Bree, tenía que aclararme, cerré los ojos y suspire, pero tendría que esperar a estar con ella a solas allí, en nuestro lugar, no en el Distrito, en un lugar en el que nos pueden interrumpir, pienso en el pequeño claro, el río, la cama de hojas sobre la que nos caímos, todo seguía exactamente igual, la alambrada apagada 23 horas al día, la gente de la beta trabajando, yo y Bree, solo nos quedaba un mes para poder saber si saldríamos elegidos como tributos en los juegos y nos separarían, y no quiero que nada desaparezca, no quiero que nadie muera, no quiero que ella muera.
Volví al mundo real, podía oler la humedad del ambiente por culpa de la lluvia, mire a la mano de Bree, a su venda, no estaba manchada de rojo sangre, había parado de sangrar, o al menos eso parecía, me sentí aliviado, no sería muy grabe, solamente fue un pequeño corte propiciado por un simple descuido, nada mas.

Reí ante la idea de usar el café como ambientador, aquí nadie haría una cosa así teniendo en cuanta que la mayoría de la gente del Distrito trabaja para poder vivir al día, lo poco que ganan lo gastan en la comida del día sin hablar de las teselas, que mas que comida parecen entradas para ir al Capitolio, recuerdo la sonrisa de Bree cuando le día el pan en el bosque y no puedo evitar que se me dibuje una, como algo tan simple puede hacer tanto.
- Bueno, estoy seguro al 100% que mejorará, de todas formas, si nos lo siguen regalando lo tenemos que probar con azúcar o leche - Digo sonriente, no nos suelen regalar muchas cosas, y menos el alcalde, no es una mala persona, pero mira por lo suyo y la situación de los demás no le importa mucho, me sorprendió poder verlo en la tienda y menos dando las cosas que encarga en el Capitolio.

- ¿Que estoy muy misterioso?, Tranquila, estoy bien, no es nada malo, créeme estoy yo pero que tu - Sonrió - Ademas, estoy seguro que seras mala con eso de todas formas, aunque espero que recapacites y te compadezcas de mi - Pongo ojitos y acto seguido empiezo a reír, estaba bastante a gusto.
Pensé en que estaba haciendo Bree esta mañana, lo madrugadora que era, enseguida se ponía trabajar, y si le sobraba tiempo iba al colegio, yo sin embargo estaba aquí, sin nada importante que hacer y reteniendola, me sentía en cierto modo culpable, pero solo quedaba un mes, aunque sonara egoísta no me importaba, y esperaba que a Bree tampoco.

- Curiosidad - Sonrió mirándola a los ojos - Pues la verdad es que la mayoría de mi tiempo libre lo paso contigo, y el resto lo paso llevando a las chicas del Distrito al otro lado de la alambrada - Me quedo serio mirándola para acto seguido soltar una pequeña risa - nah, cuando tengo un rato libre intento ayudar en casa , voy al claro o como puedes ver, vengo a molestarte y a pasarlo contigo, espero que no te importe - Digo aun con la sonrisa en el rostro.
- ¿Y tu? - Pregunte con curiosidad, en verdad sentía curiosidad, bueno, no era curiosidad, me importaba.

Me di cuenta de que estaba moviendo la pierna derecha constantemente así que levante de la silla para ponerme a su lado, no aguanto tanto tiempo sentado en un mismo sitio, aunque en cierto modo podrían ser nervios, pero ya no importaba.
cerré otro instante los ojos, escuche el sonido de la lluvia otra vez, me calmaba mucho, era como cuando Bree me acarició el pelo en la orilla del rió, aunque ahora estaba mojado y estábamos en la botica tomando un brebaje algo extraño.

Mis padres me dijeron ayer que me tomara el día libre que Liam me sustituiría, yo claro me negué pero el insistió, quizás necesite distraerse un poco, y sabe que yo prefiero estar con Bree, el es mas reservado si cabe, por lo menos en lo que a casa se refiere, pero seguro que también lo esta pasando mal, como todo el mundo realmente por aquí.

Volver arriba Ir abajo
avatar
12 12
Bree Davis

Femenino
█ Mensajes : 47
█ Puntos : 20456
█ Distrito : La Veta
Ver perfil de usuario

MensajeTema: Re: Odio mi propia sangre   Mar Jun 12, 2012 8:00 pm

Asentí, si podía ser que mejorara con azúcar, el azúcar era dulce, adoraba el azúcar, todo lo que llevara azúcar, pero apenas podía describir el sabor de esas cosas. Cuanto pasaba frente a la pastelería mi boca se hacía agua y mi estomago rugía mas. Todos esos pasteles, y esos bollos pedían a gritos ser comprados, pero seguramente el placer de poder disfrutar de alguno de ellos solo se vera en mi imaginación, teníamos poco dinero y no podíamos despilfarrarlo en cosas innecesarias.

Mire a Blaine reprimiendo un bostezo mientras respondía a mi pregunta. No era nada malo, y sin embargo no podía decírmelo ahora, insistir no iba a funcionar, sabía que si Blaine decía que fuera lo que fuese quería hablar en el bosque era porque tenía un buen motivo. Me tranquilizaba saber que no se trataba de nada malo, pero apoderaba mis nervios el echo de no saber de que se trataba, porque aunque no fuera malo debía ser importante. Sonreí cuando dijo que sería mala de todas formas, la verdad es que no tenía ni idea de que pedirle, la mayoría de las cosas las hacía por propia voluntad, y no se me ocurría demasiado que el no hiciera ya por mi. Quizás una última noche, escaparnos una noche si no era demasiado peligroso, antes de la cosecha, como despedida, solo....solo por si acaso. Aunque no quería pensarlo la posibilidad estaba ahí. Cuantas veces entraría el nombre de Blaine este año? Daba igual, las que fuera, si yo salía elegido supondría un fuerte golpe para mi pero si salía el era una tragedia, incluso viendo queel sabía defenderse no quería verlo cada día en una pantalla pudiendo morir.

Salí de mis pensamientos cuando el respondió a mi duda. Le lance una mirada asesina el escuchar que salía con chicas fuera, pero en cuanto rió, respire y mi corazón volvió a latir. Me había molestado escuchar eso, me había molestado realmente, pero me había dado cuenta de algo, no era solo que no quisiera que Blaine saliera con alguna chica, es que no quería a ninguna chica alrededor de Blaine. En parte, saber que solo me molestaba a mi era agradable. Se puso en pie y caminó a mi lado, cerrando los ojos. Sonreí y lo observe. El cabello mojado, su cara relajada...mi mirada siguió bajando por su cuerpo, recordandolo en el bosque, sin camiseta. Carraspee e intente no pensar en eso, que me pasaba?
-La verdad es que no me importa, todo lo contrario me agrada tenerte por aquí, muchas veces me siento sola, ya ves, hay veces que la gente del distrito planea no dañarse, así que solo paso las horas leyendo esos libros, intentando memorizar mas plantas, mas remedios, o mezclando cosas nuevas que estén al alcance del distrito 12. Aunque la mayoría del día lo paso atendiendo a alguien. Si no es aquí es en sus casas, si no es un resfriado son heridas, y si no...es el hambre...supongo que en el fondo somos muy afortunados-Me mordí el labio inferior, no me gustaba contarle a Blaine esas cosas, el sabía lo que había si, pero no era lo mismo saber e imaginar lo que ocurría que saberlo de primera mano, yo intentaba no contarle demasiado, no quería preocuparle o meterle en ese circulo de tristeza, yo misma me refugiaba en el para no pensar en ello.

-Y mientras tu sacas a chicas fuera del distrito yo intento decidirme si quedarme con el hijo del panadero o con el chico que vive en la casa mas alejada de la Veta, realmente ambos son guapos no crees?-le guiñe un ojo. Si el intentaba bromear yo también, aunque en mi caso era mas lógico que era una broma, si ni siquiera socializaba con los compañeros de clase como iba a estar metida en un lío amoroso? Me acerque un poco mas a Blaine sin darme cuenta y suspire-desearía que fuera mañana mismo nuestro día libre, necesito ser feliz aunque sea una horas-confesé con una triste sonrisa.
Volver arriba Ir abajo
avatar
12 12
Blaine Cold

Masculino
█ Mensajes : 74
█ Puntos : 20302
█ Edad : 22
█ Distrito : La veta
Ver perfil de usuario

MensajeTema: Re: Odio mi propia sangre   Miér Jun 13, 2012 6:10 pm

Le cogí la mano en la que tenía la gasa puesta suabemente intentando no ser brusco, con toda la suavidad del mundo para poder examinar la herida, parecía que no era nada grabe, pero prefería asegurarme, no quería que se le infectara la herida, de todas formas la habia limpiado y era dificil que eso pasara y aun asi Bree entendía de eso, ella era la curandera.
- ¿No te duele verdad? - Dije sortandole nuevamente la mano y eschando todo lo que me decía, la verdad es que nada me pillaba de nuevas, pero corroborar que todo es cierto no es plato de muy buen gusto, pero era la realidad, aunque no me gustase.
Como esperaba se pasaba su tiempo libre estudiando para poder mejorar y ayudar así a los demás, no me sorprende nada, y en cierto modo me sentí aliviado al saber que no le molestaba mi presencia, mas que aliviarme me gustaba, así tendría escusa para poder pasar mas tiempo aquí.
Y al pararme a pensarlo en cierto modo si que somos afortunados, en mi casa nunca falta la comida, aunque no sea abundante y buena, pero es comida, y mientras nosotros tengamos, Bree y su padre tampoco pasaran hambre.

Reí cuando vi su mirada al decir lo de las escapadas al bosque, era obvio que no seria capaz de hacerlo, y menos con otras chicas, mi vida social no es tan ajetreada y plena como debería, pero tampoco es que me importara mucho, estoy bien y todo esta bien tal y como esta, aunque claro, las cosas cambian con el tiempo.
Volví a reír al escuchar su respuesta y me guiñaba el ojo, realmente me hizo gracia teniendo en cuenta que no la he visto hablar con nadie mas a parte de mi y un saludo a la gente de clase, aunque en cierto modo en ese aspecto es como yo.
- Bueno, supongo que el hijo del panadero esta bien, pero engordarías mucho rápidamente, yo definitivamente optaría por el que vive alejado de aquí, ademas, tiene una mirada irresistible - Digo esto ultimo con un tono como si de una pregunta se tratara y miro a Bree entrecerrando los ojos de forma extraña intentando poner esa mirada.
- Aunque claro, que sepas que yo soy el mejor partido de todo el Distrito - Río - Aunque no pueda competir con el panadero - Lanzo un medio suspiro al aire levantando una ceja.

Sonrió ampliamente al escuchar su comentario sobre nuestro día libre y que realmente fue feliz, yo también lo fui y desearía que todos los días que me quedaran fueran así para siempre.
- Bueno, yo también me muero de ganas por que sea nuestro día libre, y te prometo que haré que seas feliz - Continuo con la sonrisa dibujada en el rostro, si la actividad en la Veta sigue así, pronto coincidiremos y podremos irnos al bosque, a nuestro claro.
Parecía que había dejado de llover, pero ignoré el asunto, no quería irme, me quedaría hasta que su padre llegara o al menos, unos pocos minutos antes de que eso ocurriera, si me necesitaban, mandarían a Liam a por mi o simplemente se llegaría alguno de mis padres, con la que a caído no habría nadie en la tiendo y no supondría un gran esfuerzo que yo estuviera aquí.

Mire las tazas, medio llenas de café aun, todavía se podía oler, había sido una buena idea traerlo igual que la comida del claro.

- Bueno, y finalmente que has decidido, ¿Con quien te quedas? - Pregunto mientras me volvía a sentar el la silla y me alejaba del lado de Bree pero sin apartar la vista de ella, era la primera conversación con ella en la que hablábamos de estas cosas, normalmente no solemos hablar de esto, aunque claro esta las dudas sobre su vida se acumulaban en mi mente y siento un gran alivio al preguntarle, aunque sea de una manera un tanto indirecta.
Volver arriba Ir abajo
avatar
12 12
Bree Davis

Femenino
█ Mensajes : 47
█ Puntos : 20456
█ Distrito : La Veta
Ver perfil de usuario

MensajeTema: Re: Odio mi propia sangre   Miér Jun 13, 2012 8:47 pm

Blaine cogió mi mano, donde tenía la gasa puesta en la que intentaba no pensar demasiado. Su gesto fue delicado, como si temiera que podría lastimarme si me cogía mas fuerte. Le sonreí y me encogí de hombros, obligándome a mirar la gasa que no parecía manchada de sangre
-Si no lo pienso no duele, no me hagas caso, soy exagerada, para cualquiera del distrito esto sería un arañazo y si tu no hubieras aparecido yo habría incluso llorado, ya ves, soy una quejica, pero no se lo digas a nadie, es otro de mis secretos-desvié la mirada, no quería pensar en ello, pero tampoco que Blaine me soltara, aunque por desgracia lo hizo, era normal, porque motivo iba a continuar cogiendo mi mano? No había ningún motivo.

Suspire pero al volver a escuchar a Blaine hablando una sonrisa se formo en mis labios, seguía mi broma, aunque parte de mi le hubiera gustado ver algo, el que? Una reacción? Celos acaso? Era absurdo no? Solo porque yo le quisiera solo para mi no quería decir que el fuera así de egoísta, ambos sabíamos que mis palabras eran una broma, pero quizás a el no le parecía demasiado absurdo que yo conociera a alguien o que de verdad me dijara en un chico, a lo mejor le gustaría que fuera así. Sería logico, era mi amigo y siempre me había apoyado, aunque yo ahora tuviera esa mezcla de cosas raras.

-Bueno debo confesar que los dulces de la panadería me pierden, siempre me tientan a que gaste todo el dinero de mi pobre padre en ellos pero yo consigo huir. Quedarme con el hijo del panadero no parece tan mala idea, incluso aunque engorde con rapidez-lo mire medio riendo-Tampoco importaría mucho si me caso con el, una vez casada no tendré que preocuparme-hice un gesto como si estuviera pensando, el se había incluido en la propuesta de forma indirecta, y ahora mientras yo estiraba mi respuesta el esperaba a ver con quien iba a quedarme yo, que en realidad era con nadie, porque dudaba que alguno de esos chicos recordara mi existencia en alguna ocasión que no fuera una herida o alguna enfermedad.

-Aunque tienes razón en que la mirada de aquel chico, no recuerdo su nombre..., es irresistible, la verdad es que es incluso guapo-dije convencida mientras me cruzaba de brazos y clavaba mi mirada en el, con un gesto divertido-Y tu te vendes como el mejor partido del distrito, eso es interesante...de cualquier manera, sigo indecisa-
Indecisión, realmente había gente que se pasaba así la vida? Había alguien en el distrito que pasara su adolescencia entre amoríos sin preocuparse mucho de los juegos, que ni siquiera pensara en que quizás después ese chico o chica saliera tributo y no volvieran a verlo? O era en parte una manera de vivir la corta vida que tenían algunos, una manera de intentar al menos ser feliz? Nunca había pensado en eso, en realidad siempre había creído que nunca iba a casarme.

No es que no lo deseara. Yo podía ser tan romantica como cualquiera otra chica, incluso aunque supiera lanzar cuchillos o saliera al bosque a escondidas con Blaine, yo también podía soñar con ese amor incondicional, con casarse con el hombre que amabas, con tener una vida a su lado, pero es que tenía miedo de enamorarme y que ese hombre tuviera el destino de Brian. Tenía miedo de tener una amiga que fuera a irse. Era duro ver a tus vecinos en una pantalla de televisión muriendo, pero era peor ver a un ser querido, y aunque ganara, solo había que ver a una de las vencedoras, la única del distrito, no se le había vuelto a ver mas por aquí. Su carga debía ser demasiado.

Pero entonces apareció Blaine y rompió mi regla de no tener amigos, su familia casi me acogió y mi padre lo comenzó a apreciar, y desde hace unos meses hasta aquí comienzo a sentir que todo en lo que había planeado se desmorona y que si el saliera como tributo sería capaz de presentarme voluntaria con tal de ir con el, con tal de hacer lo posible porque el regresara y sabía que eso no era solo amistad aunque no llegara a aclararme o reconocermelo a mi misma del todo. De todos modos cual iba a ser el futuro? Aunque consiguieramos no salir tributos, porque casarse? por amor...vale, pero el amor traía actos y esos actos traían bebes al mundo y esos bebes eran tus hijos, y algún día, serian tributos y pasarían cada año pidiendo teselas, y sintiendo un miedo atroz el día de la cosecha...era eso lo que queríamos para nuestros hijos? Aunque sabía que si todos pensaramos así, no habría ya población en los distritos, mi teoría se desmoronaba.

-Creo que no me quedare con nadie aún, me conformare con disfrutar de nuestro día libre lejos de aqui y soñar que soy libre, quizás si me hago la interesante mi lista aumente y tenga mas variedad de chicos donde elegir, aunque se que todos estan locos por mi, en realidad les intimido-reí, eso era absurdo, no me hablaban principalmente porque yo me mantenía alejada de todos en esa especie de panico a hablar con la gente, y además, quien iba a fijarse en mi? No era la mas femenina del distrito precisamente

Volver arriba Ir abajo
avatar
12 12
Blaine Cold

Masculino
█ Mensajes : 74
█ Puntos : 20302
█ Edad : 22
█ Distrito : La veta
Ver perfil de usuario

MensajeTema: Re: Odio mi propia sangre   Jue Jun 14, 2012 6:37 pm

Al escuchar que su mano estaba bien, una sensación de alivio recorrió mi cuerpo, menos mal, podría ser un poco pesado en ese aspecto, y ella lo sabía de sobra, y de igual modo el contrario, se que se aguantaría si le doliera y seguramente no diría nada, aunque en sus ojos se veía que no me mentía, intente remontarme en los meses atrás que he pasado con Bree, en ninguno de ellos la he visto llorar, y seguramente si eso pasara se me caería el alma al suelo rota en mil pedazos, no quiero el mal para ella, quería protegerla y ayudarla, pero de alguna manera me sentía algo impotente en ese sentido, ojala pudiera entrar en su cabeza y saber que esta pensando, saber que le cruza el pensamiento y poder ayudar, aunque no sea de mucha ayuda.
-Tranquila, tus secretos están a salvo conmigo y lo sabes- Le guiñé el ojo.

Sus secretos están a salvo conmigo, y los míos con ella, teníamos esa complicidad y yo sabía de sobra que ella se había prometido no hablar con nadie desde lo sucedido con Brian, lo mismo que me pasó a mi después de lo de Alex, pero aquí esta, conmigo, puede que al estar en la misma situación eso nos acercara mas, pero de todas formas los demás adolescentes del Distrito no eran como nosotros, ellos socializaban, bueno, la cosecha solo era un día en el que si no salen elegidos se convierte en un mal sueño, para nosotros la cosecha es una pesadilla que no se acaba nunca, y del que no podremos despertar sabiendo que nuestras familias están en la habitación de al lado durmiendo plácidamente.

-Bueno eso de que no tienes que preocuparte es relativo - Reí con su comentario- Y claro que me vendo, si no quiero morir solo, y por supuesto también tu enorme lista de pretendientes intimidados llena dos habitaciones como esta - Continué bromeando con ella.
Por supuesto que tendría ya bastante "pretendientes" por así decirlo, solamente había que mirarla, su sonrisa, sus ojos, su manera de comportarse en general, pero eso lo sabía muy poca gente, y según me ha contado Liam, hay en su clase ya varios chicos interesados en ella,pero por suerte para mi ella no estaba interesada en ellos, en realidad no estaba interesada en nadie, era una sensación un tanto agridulce pero en cierto modo tranquilizador.

- Bueno, bromas a parte, espero que tengamos un día para nosotros pronto, necesito descansar - No me gustaba ver el Distrito cuando se prepara para la cosecha, con el escenario a medio montar, el edificio de la justicia lleno de banderas con el símbolo del capitolio, la enorme pantalla en la que ponen el mismo vídeo una y otra vez cada año, seguramente seria el mismo que verían los primeros tributos, aunque han añadido algunas imágenes de algunos juegos al final, pero es lo mismo de todos los años, el Capitolio nos advierte de quien tiene el control y no hace falta que nos ponga un vídeo, solamente hay que hecha un vistazo por los Distritos.

-- ¿Quieres que te ayude con algo? me sabe mal que estés parada por mi presencia -No podría ser de mucha ayuda, pero bueno, no quedaba de mas decirlo, claro esta, no estaba acostumbrado a estar tan parado la verdad, incluso perdía horas de sueño, no puedo dormir sabiendo que al día siguiente lo tengo todo en blanco y no tengo que hacer nada, no puedo, es superior a mi, normalmente voy al bosque a entrenar, pero estando el Capitolio tan presente estos días, no he tenido ocasión, y me gustaría salir con Bree antes de que tuviera lugar la cosecha, y tenia menos de un mes.

Volví a recordar el año de los juegos en los que salió elegido Alexander, la plaza entera entro en silenció y miro como mi hermano subía al escenario con la mirada perdida y llena de miedo, su presentación en el Capitolio con el típico traje de minero, su falta de patrocinadores, su caída en la arena, no se si fue suerte o mala suerte, pero no murió en el primer baño de sangre, supo defenderse, pero no lo suficiente, aunque quedara entre los ultimo 8, la muerte le alcanzo, todavía tengo la imagen congelada en mi cabeza, no recuerdo quien gano, de hecho no recuerdo nada de los juegos, el pequeño tour que hacen los vencedores por los distritos, intente suprimir esos recuerdos, simplemente me senté en aquel maldito escenario y escuche como el tributo ganador decía el discurso que le habían preparado, en aquel momento me sentía vacío, y no quiero volver a pasar por la misma situación, me niego.

Me levante otra vez y me puse a su lado
- Se que soy un poco pesado, pero supongo que ya te habrás acostumbrado -sonrio de oreja a oreja, otra vez había empezado a llover, menudo desastre de tiempo hacía.
Volver arriba Ir abajo
avatar
12 12
Bree Davis

Femenino
█ Mensajes : 47
█ Puntos : 20456
█ Distrito : La Veta
Ver perfil de usuario

MensajeTema: Re: Odio mi propia sangre   Jue Jun 14, 2012 8:58 pm

Puse los ojos en blanco y sonreí con suavidad. Dudaba mucho que Blaine fuera a morir solo, en realidad si no estaba con ninguna chica estaba segura que era porque no quería, porque realmente el era increíble.
-No vas a morir solo, vamos Blaine no tienes que venderte eres un buen chico, todos en el distrito lo saben, eres amable y atento y siempre te preocupas por los demás, trabajador y tienes una sonrisa bastante bonita, tranquilizadora, y mírate. Estoy segura que muchas chicas están locas por ti, seguro que ellas si llenan dos salas como estas, mis admiradores intimidados continuaran así, intimidados-Me di la vuelta para buscar la taza de café que había dejado antes sobre aquel mueble. Si lo pensaba...jamás le había dicho a Blaine lo que pensaba de el, por supuesto podría extender mas mis pensamientos pero con algo general creía que captaría la idea de lo que quería decirle. No podía evitarlo, con el era una persona abierta y sincera, era yo misma, pero aún así una parte de mi continuaba siendo reservada, quizás vergonzosa en ciertos aspectos, y decirle a mi mejor que pensaba que era increíble y que sentiría una completa envidia y celos por la chica que terminara con el no entraba en mis planes de ser abierta y social.

Lo mire enarcando una ceja-No te acostumbres a que sea tan amable contigo-volví a beber del café, sabía horrible, pero de repente me encontraba nerviosa y necesitaba tener algo en la mano.
Dejemos las bromas a un lado. Blaine confeso que deseaba que llegara el día para descansar, yo compartía su deseo, mas ahora que quería saber que tenía que decirme. Pregunto si podía hacer algo por mi y dijo que sabia que era pesado. Me reí y lance la taza bajo el grifo, debía dejar de beber eso si no quería terminar vomitando el poco desayuno que había tomado.
Mire a mi amigo que se había acercado a mi de nuevo y me encogí de hombros.
-No te preocupes te acepto tal y como eres, no voy a quererte menos por eso-suspire y me cruce de brazos, mientras seguía luchando por mantenerme en pie. La lluvia volvía a sonar fuera, así me di cuenta que debió parar durante un buen rato, hacía bastante que no escuchaba el sonido del agua al chocar contra el suelo. No me desagradaban los días de lluvia por lo general solía pensar que esos días el mundo se encontraba tan triste como yo solía estar, pero sabía que quizás aunque aquí lloviera en el distrito cuatro estaría haciendo sol, o en cualquier otro.

-No te preocupes no hay nada que hacer, creo que me iré primero a casa, necesito descansar. Puedes decirle a Liam que me apunte lo que hayan echo en clase esta semana? Nunca he faltado tanto...-le pedí, recordando que el accidente en la mina me había tenido alejada, no solo de las clases, si no de la vida en el distrito en general. Mi padre había estado muy preocupado por sus compañeros, que ha pesar de no haber sufrido graves heridas, si debían volver al trabajo, y eso provocaba que tardaran mas en curarse. Eran hombres dignos de admiración.

-yo también espero que nuestro día libre no tarde en llegar o me volveré loca, incluso evito pasar por la plaza, esa gente del capitolio es...-no termine la frase pero si mire a Blaine con algo de miedo, con urgencia-Podremos salir igual verdad? aunque ellos estén por aquí...crees que podrían cogernos?-si no podíamos salir me pasaría el día con el de todos modos, pero a quien quería engañar, quería que estuviéramos solos de verdad, como si de repente hubiéramos huido y solo estuviéramos el y yo. Pero ya estaba acostumbrada a conformarme con poco, aunque esta vez no quisiera que fuera así.


Volver arriba Ir abajo
avatar
12 12
Blaine Cold

Masculino
█ Mensajes : 74
█ Puntos : 20302
█ Edad : 22
█ Distrito : La veta
Ver perfil de usuario

MensajeTema: Re: Odio mi propia sangre   Sáb Jun 16, 2012 11:27 am

Sonreí al escuchar su respuesta, puede que incluso me sonrojara, no estaba acostumbrado a que la gente me dijera cosas así, aunque puede que tuvieran mas repercusiones teniendo en cuenta que era Bree la que me las decía, para la gente del Distrito, no era mas que el pobre hijo del tendero que perdió a su hermano en los juegos.
Bree se encontraba en la misma situación que yo, y puede incluso que algo peor, ella también perdió a su madre, aunque nunca hablemos del tema se de sobra que la extraña, al igual que me pasa a mi. Ella se dio la vuelta y recuperó la taza de café nuevamente, sonreí levemente, nunca había escuchado lo que pensaba de mi, al menos no de esta forma, realmente la apreciaba y no quería que se fuera con el hijo del panadero o con el chico que vivía mas lejos de la Veta, y tenía que decírselo, pero en el bosque, en nuestro bosque.
- Ni siquiera creo que conozcan mi nombre, pero lo tendré en cuenta - Sonreí divertido- Hay que ver, me estas acostumbrando mal, y te estas ablandando - Bromeo.

Mira por la ventana, ya había comenzado a clarear y el cielo se estaba despejando, aunque aun lloviznaba, se podía notar el olor a humedad en el ambiente, mezclado con el suave olor a café que nos habíamos preparado y las plantas medicinales que había en la botica, escuche atentamente otra vez a Bree.
- Es un alivió saber eso - Pronuncie casi en un susurro, incluso dudo que ella lo escuchara, pero daba igual, era un simple pensamiento en voz alta, una señal de alivio al escuchar que me seguiría queriendo igual aunque fuera un pesado, la observe, se le notaba el cansancio, el café había ayudado un poco, pero no era suficiente, habíamos madrugado, casi tanto como los trabajadores de la mina.

- Estate tranquila, yo se lo diré, ademas, no creo que adelanten mucho - sonrío - Vete a descansar si lo necesitas, pero deja ya el café - Le quito la taza de entre las manos y la coloco nuevamente en sus sitio- Te va a sentar mal y entonces vas a ponerte mala y nadie quiere eso, ¿no?- sonrió nuevamente y me dirijo hacia la ventana para poder mirar mejor al exterior.

Habían comenzado otra vez a preparar la plaza, estaban pintando otra vez el escenario, aunque no veía a nadie familiar por aquí, todos eran enviados del capitolio, seguramente estarían molestos por estar aquí, a nadie le gusta el 12 y menos para ponerse a trabajar, era la imagen de la pobreza de todos los distritos, con diferencia, el ultimo distrito el peor parado, sin contar ya con el 13 del que solo quedan un montón de escombros que antaño fueron casas donde la gente trabajadora vivía en paz.
- Por supuesto que podremos salir, y no podrán hacer nada para impedirlo, puedes contar con ello, no saldrán de la plaza y volverán a las casas en las que se queden enseguida, no les gusta para nada estar aquí - Me giro hacia ella - antes de que te des cuenta estaremos pasando bajo la alambrada hacia el bosque como la ultima vez- Sonrío ampliamente.

La verdad es que me preocupaba un poco tener a tanta gente del Capitolio por aquí, pero seguramente no supondrá un problema, siempre podremos guardar las apariencias, como hicimos con Liv, no se darán cuenta de nuestro escape al bosque.

Desde la ventana se podía ver la aldea de los vencedores, 12 casas de las cuales creo recordar que solo una de ellas tiene inquilinos, menudo desperdició, aun así, siento que no estaría nada mal poder vivir en alguna de ella, aunque para poder hacer eso se tenga que pagar un precio tan alto, 23 vidas inocentes.
Volver arriba Ir abajo
avatar
12 12
Bree Davis

Femenino
█ Mensajes : 47
█ Puntos : 20456
█ Distrito : La Veta
Ver perfil de usuario

MensajeTema: Re: Odio mi propia sangre   Sáb Jun 16, 2012 5:37 pm

Blaine me quito la taza de café y no pude hacer mas que esbozar una sonrisa, esos pequeños gesto de preocupación hacía mi me encantaban, me gustaban. Mi padre me quería y se preocupaba pero de forma diferente, y cuando mamá estaba también lo hacía, creo que incluso Brian, aunque se metía conmigo y me hacía rabiar al final siempre se preocupaba, ahora sería un chico guapo y atractivo seguramente, su cabello oscuro y los ojos claros y expresivos que resaltaban en su rostro, en su blanca piel, lo habían echo ser un chico guapo, ahora sería un hombre, que seguramente traería enamoradas a todas las chicas, pero por desgracia no había sido así.

Mire a Blaine. El también era un chico guapo, brillante, si la vida nos hubiera dado otras oportunidades el podría destacar en lo que se propusiera, y tendría una vida magnifica. Me sentía orgullosa de ser del 12 era mi casa y nunca podría quejarme porque mis padres me tuvieron con todo el amor del mundo, pero odiaba las condiciones en que el capitolio nos tenía, sin darnos oportunidades, obligandonos a asesinarnos cada año. Si Blaine se iba de mi lado en esta cosecha...negue con la cabeza, vamos no iba a ser así, se había librado hasta ahora, y ademas, le quedaba poco, el año que viene tendría 18 y ya se acabaría.

-Supongo que no es buena idea ponerme enferma, que harías sin mi si no estoy?no soy tan mala enfermera después de todo verdad? Aunque no estoy segura de que puedas confirmarlo, creo que eres el chico mas sano de la Veta a veces creo que no eres humano-sonreí divertida, en realidad me aliviaba ver que pasaban los días y Blain estaba bien incluso en el frío invierno, había visto morir a mi madre enferma, y desde entonces me pasaba la vida pendiente de mi padre, sin que el se diera cuenta, y desde que conocí a Blaine y comencé a cogerle tanto cariño había echo lo mismo, pero ambos estaban bien. Además si su familia necesitaba atención prefería no cobrarles, aunque siempre me daban algo de la tienda que mi padre disfrutaba, por eso no me negaba, porque era para el, era justo, pero de todos modos no aceptaba dinero o cosas demasiadas caras, los consideraba parte de mi vida, como una propia familia, aunque con Liam nunca sepa de que hablar, ambos somos demasiados parecidos, creo que de cierta manera nos vigilamos en la distancia, en clase, y sus padres siempre me tratan con cariño, como Blaine, siempre cuidando de mi.

-Casi puedo respirar la libertad, escuchar a los sinsajos y el sonido de aire entre los árboles. Creo que podría vivir allí toda la vida, lejos de todo....si eso fuera posible-Sonreí y seguí la mirada de Blaine. Es escenario, la gente del capitolio ocupados con el,...la aldea de los vencedores. Lo mire de nuevo, seguramente estaba pensando en la cosecha, en los juegos, si, ultimamente todos pensábamos mucho en eso, en que en menos de un mes tendríamos que juntarnos allí y en que alguién debería despedirse de su vida, de su familia, de todo...-Creo que me iré a casa a descansar, si alguien me necesita sabrá que estoy allí-Musite. Blaine nunca me hablaba de los juegos, en raras ocasiones, en realidad nuestra amistad se trataba de darnos momentos felices, no de deprimirnos juntos, y era algo que agradecía. No sentíamos lastima el uno del otro, porque ambos habíamos perdido mucho por culpa de los juegos, así que solo nos hacíamos la vida mas feliz y tranquila, pero a veces sentía que quería hablar de eso, saber que le preocupaba, aunque lo sabía, a todos nos preocupaba lo mismo.

Lo encaré sonriendo con suavidad-Y no me estoy ablandando, aunque de ser así esa es tu función como mi mejor amigo Blain Cold conocer mis facetas mas ocultas...-,y debería ser la mía también, pero Blaine nunca parecía tropezar o derrumbarse. Lo admiraba realmente-quieres venir conmigo? O debes regresar? Si por mi fuera te secuestraría pero creo que a tu madre no le haría mucha gracia...de todos modos puedo asumir la culpa, no queremos que te regañe y te disgustes-me gustaba picarle, sobre todo, porque esos momentos en que nos metíamos el uno con el otro servían para distraerse.
Mientras hablábamos me quite la venda y la hierba que había utilizado y lanzandolo a una bolsa de plástico que utilizaba como basura me examine la herida, que aunque ya no sangraba no tenía buena pinta. Aunque sabía que curaría y no se infectaría, Blaine tenía razón, estaba ablandandome y si iba a los juegos no era bueno.

Lo mire de reojo, volviendo a mirar el escenario, me mordí el labio inferior -Cuantas veces...va a entrar tu nombre en la urna?-me atreví a preguntar, mientras caminaba a la puerta que separaba aquel cuarto trasero de la botica. Seguía vacía y sobre el mostrador algunas hierbas y el cuchillo de antes, mañana lo recogería.
Lo mire desde la puerta, esperando que me siguiera, pero mas esperando una respuesta, al menos para saber a que me iba a atener con el. Mi nombre entraría tan solo 5 veces, mi padre me había prohibido coger teselas, prefería trabajar en la mina el doble de tiempo, por lo que solo una papeleta por año, pero no estaba segura como estaban las cosas en casa de Blaine, nosotros eramos dos bocas que alimentar, en su casa eran cuatro.
Volver arriba Ir abajo
avatar
12 12
Blaine Cold

Masculino
█ Mensajes : 74
█ Puntos : 20302
█ Edad : 22
█ Distrito : La veta
Ver perfil de usuario

MensajeTema: Re: Odio mi propia sangre   Dom Jun 17, 2012 8:15 am

Reí cuando dijo que no era humano, es verdad, no suelo enfermar mucho, supongo que tendré mucha suerte, o simplemente no tengo tiempo suficiente y no puedo permitírmelo, pero aún así es una ventaja, me intente formular la misma pregunta que hizo ella, ¿Qué haría yo sin ella?, nunca me había parado a pensarlo, pero sabía la respuesta de sobra, no haría nada, no podía imaginármelo, la vida en el Distrito sin Bree, no podía ni quería imaginármelo, aunque cada año viva con el miedo de que en la cosecha eso ocurra y yo no pueda hacer nada por evitarlo, no puedo ayudar a ningún tributo, podría presentarme voluntario pero ¿Que adelantaría?, ademas, se que es un poco egoísta por mi parte, pero no quiero ir a la arena, con un poco de suerte, estos dos años que me quedan me libraré, Bree y Liam lo harán un año más y podremos vivir con la tranquilidad de no morir en el Capitolio y volver al Distrito en una caja para que la gente pueda despedirse de nosotros antes de que estemos bajo tierra.

Un recuerdo horrible llego a mi pensamiento, el ultimo año que el nombre de Bree y Liam entrara en la cosecha seria otro vasallaje de los veinticinco, ¿Que podrían hacer para hacer los juegos más insufribles?¿Decidirían que los mayores de 18 años también podrían participar?, no quería pensar mucho en eso, pero era la cruda realidad, si había una forma de empeorar los juegos, cosa casi imposible, era un vasallaje de los veinticinco.

- Bueno, aunque no pueda confirmarlo, te he visto en numerosas ocasiones, ya sea con mi familia o con otra, ademas, conoces todas las plantas medicinales que hay por aquí, no sobreviviríamos si no estuvieras aquí - Asentí sonriente, cuando había un accidente en la mina o algo por el estilo, recuerdo a la madre de Bree curando a los heridos y a ella intentando ayudar también, y tras el fallecimiento de este, era Bree la que acudía en primer lugar para poder examinar a los heridos.
Con mi familia mismo, les a atendido a todos y la mayoría de las veces no nos quiere cobrar, aunque mis padres le obligan a llevarse algo, y si no lo acepta, yo me ocupo de llevarlo, o se lo damos a su padre, que lo acepta de mala gana.

- Bueno podríamos intentarlo, aunque seguro que por aquí nos echarían de menos - Lanzo una pequeña risa - Bueno Bree Davis, creo que te conozco bastante bien ¿no crees? - Sonreí, y así era, igual que ella me conocía a mi, que yo recuerde lo único que le ocultaba eran mis escapadas al bosque, pero ahora que lo hacíamos los dos no había nada más, y no creo que ella me oculte nada, la conocía bastante bien.
- Tranquila, no creo que diga nada, incluso seguro que ella te agradecería que me hicieras desaparecer - Bromeo - Puedo acompañarte si quieres - Sonrío ampliamente.

Su pregunta resonó en mi cabeza, ¿cuantas veces entraría mi nombre?, la verdad es que por desgracia serían unas cuantas veces, pero seguramente habría gente que tendría muchas más posibilidades incluso que yo - Este año... - Guarde silencio durante unos segundos - 24 veces - El número crecía cada año sin que yo pudiera evitarlo, tenía las 6 papeletas reglamentarias y luego 3 que se sumaban cada año acumulándose desde los 12 años, tres teselas que, aunque la tienda tuviera comida, se hacían mas que necesarias, y no iba a permitir que Liam tuviera que pedir alguna, antes era Alexander el que las pedía, pero cuando se fue a los juegos, el siguiente era el año en el que yo empezaba a participar, por lo que las teselas estaban pendientes.

- ¿Y tu nombre? - Pregunte dudoso, solamente quería escuchar una respuesta, el numero de papeletas reglamentarias por su edad, dudo que su padre le permitiera pedir alguna tesela, y si su padre lo permitiera, yo me negaría rotundamente, ella no tiene que salir elegida como tributo.

Me dirigí a la puerta, donde ella me espera, pero antes de llegar hasta ella me agache y recupere el cuchillo con el que se había cortado y lo coloque cuidadosamente junto a las plantas que Bree estaba cortando y limpié un poco la sangre con el pañuelo que le dí anteriormente a Bree.
- No queremos que nadie se asuste cuando vuelva aquí, y menos tu padre - Que yo recuerde suele pasarse por la botica cuando vuelve de la mina para ver si esta Bree y volver los dos juntos a casa, y seguramente le daría algo si ve la sangre con el cuchillo en el suelo y que ella no esta,
si fuera solo sangre igual creería que es de algún accidentado, pero el cuchillo y las plantas a medio cortar le asustarían un poco.

Termine de recogerlo todo y me puse a su lado en la puerta, ya no llovía pero seguían cayendo unas ultimas gotas.
Volver arriba Ir abajo
avatar
12 12
Bree Davis

Femenino
█ Mensajes : 47
█ Puntos : 20456
█ Distrito : La Veta
Ver perfil de usuario

MensajeTema: Re: Odio mi propia sangre   Dom Jun 17, 2012 12:04 pm

Bien, disfrutar de Blaine un rato mas me agradaba, me alegraba el día, ademas pocas veces podíamos estar juntos sin contar el día libre en el que prácticamente desaparecíamos y no veíamos a nadie hasta la noche. Era nuestro día, para mi el día mas esperado para huir de esta rutina de los malos pensamientos, para reír con tranquilidad, disfrutar del día y simplemente olvidarme de todo por un día o al menos intentarlo. En esta época era algo difícil olvidar todo cuando la cosecha estaba tan cerca, pero yo intentaba disfrutar mi tiempo con Blaine, solo por si eran los últimos días que pasábamos juntos. Quizás por eso nuestros padres eran mas comprensivos en esta epoca y nos dejaban pasar mas tiempo juntos, o quizás solo fuera impresión mía, pero de ser así era de agradecer.

-podemos llevarles con nosotros-respondí al tema de huir de aquí para siempre, a sus palabras de que nos echarían de menos. Que pasaba si huíamos? El capitolio tenía tanto poder como para encontrarnos también en el bosque?--podríamos hacer una cabaña o algo así, y cuando este lista huir todos, viviríamos de la caza y las raices, que mas quieres? Inluso podríamos colarnos en el quemador de vez en cuando para conseguir telas o cosas necesarias-Lo mire con una sonrisa,-incluso podemos hacernos pasar por muertos para que nadie nos busque, no me digas que es mala idea, allí fuera podríamos comenzar una vida, incluso aunque tengas que soportarme cada día de tu vida, seguro que es mejor que esto-Ensanche la sonrisa, la verdad es que sonaba surrealista, era completamente imposible. Pero soñar era gratis, el capitolio aun no nos lo había prohibido así que...podía al menos ser libre en mi mente. A mi la idea de pasar toda la vida con Blaine no me disgustaba, mi padre, los suyos y Liam, pensar en nosotros siendo diez años mayores y viviendo en el bosque lejos del capitolio era agradable, tan agradable como imposible.

-esta bien da igual, no me hagas caso, sobredosis de hierba antibiotica-enseñe la herida de mi dedo, refiriendome a la hierba que me había puesto para curarla y baje la mano, el sabría que todo aquello dicho no era mas que una broma, que un dulce sueño que no se iba a cumplirse, como el había mencionado me conocía bastante bien, tanto que no podía ocultarle nada, tampoco es que quisiera hacerlo o que tuviera algo que ocultar.
Cuando dijo las veces que iba a entrar su nombre me lo quede mirando. Observe como cogía el cuchillo del suelo y lo limpiaba, como mencionaba que no quería que nadie se asustara al ver eso, menos mi padre, yo ni siquiera lo recordaba ya y menos ahora.
24 veces...como había supuesto el cargaba con la responsabilidad de pedir las teselas, y eso suponía demasiadas papeletas con su nombre. Me puse seria y me cruce de brazos, ya no tenía gana de bromear, dentro de mi aún tenía la esperanza de que su nombre solo entrara las justas y necesarias.-cinco veces-musite. No era justo, yo solo tenía cinco posibilidades de salir el tenía 24...no, el no podía salir como tributo, me ofrecería voluntaria si el valor me lo permitía, incluso aunque supiera que iba a una muerte segura, porque haría lo posible para que el viviera, pero no podía...no quería que el saliera, que se fuera solo. Que nunca mas volviera y me dejara sola. Volver a asumir una muerte mas de alguien que quería por culpa de los juegos no iba a ser posible, estar sin el solo significaría mi propia muerte en vida.

Se puso a mi lado en la puerta y le sonreí, el sabía sus posibilidades, yo no quería recordarle que tenía mas que muchos otros, pero también habría mas chicos con mas teselas que el, chicos con mas posibilidades, era egoísta, tenía que sentirme mal, pero no podía porque solo quería mantenerle a el a mi lado.-Blaine no vas a salir, no puedes, hay muchos otros chicos con mas teselas-No pude reprimirme, con un rápido gesto me abalancé sobre el y le abrace. No solía abrazarle con frecuencia, y no sabía porque, me gustaba esta sensación. Descanse mi cabeza contra su hombro-Ademas yo te lo prohíbo, el año que viene es tu último año y a mi solo me quedara un año mas como a Liam, después podremos ser libres...después de que pase el vasallaje al menos-un año mas para Blaine significaba pedir mas teselas, lo que quería decir que su nombre entraría muchas mas veces el año que viene. Mi padre no estaría del todo de acuerdo con esto, pero aún así debía proponerlo-Blaine, deja que la próxima vez yo coja teselas por ti, no quiero que tu nombre siga entrando cada vez mas en la urna y a mi no me supondrá tanto problema, el año que viene solo seran 6 veces no importa si son dos o tres veces mas, eso podría suponer que tu no salieras...-Quizás la desesperación siempre era un sentimiento que había conseguido ocultar o no mostrar frente a nadie, pero no podía ocultarlo sabiendo que el tenía tantas posibilidades de ir a la arena.
Volver arriba Ir abajo
avatar
12 12
Blaine Cold

Masculino
█ Mensajes : 74
█ Puntos : 20302
█ Edad : 22
█ Distrito : La veta
Ver perfil de usuario

MensajeTema: Re: Odio mi propia sangre   Dom Jun 17, 2012 6:06 pm

Irme lejos del Distrito, esa era una idea muy atractiva que me llamaba la atención, pero marcharme con Bree hacía que las ganas aumentaran mucho mas, mentiría si dijera que nunca lo he pensado pero claro esta son solo fantasías de un mero adolescente que se ha visto obligado a crecer demasiado rápido, no tendríamos un sitio en el que vivir, seriamos muchos, y el invierno sería duro, era del todo imposible, pero del modo en el que Bree lo contaba, se hacía sencillo, hasta posible, pero eran solo simples castillos en el aire. Escapar al bosque con toda mi familia y la de Bree, sonaba genial, un lugar sin juegos, sin problemas, un sitio para poder ser feliz.

- Veo que lo tienes todo muy bien pensado - Sonrío ampliamente - y suena fantástico, todo suena fantástico - Me acerco a ella mirándole a los ojos y le coloco bien un mechón de pelo de la frente - Incluso tener que soportarte todos los días de mi vida - Acto seguido sonreí ampliamente - Y me gustan tus desviaros por la sobredosis - Mire la herida de su dedo, no tenía buena pinta pero en su casa tendría algo para poder curarse, y si no, lo habría cogido de la botica-

Espere a escuchar su respuesta ante sus papeletas de la cosecha, y como esperaba eran solamente 5 papeletas, eran bastantes aunque pocas comparadas con mi numero de papeletas, aunque aun así no quería que su nombre entrara una sola vez en aquella urna de cristal - Bueno, es un alivio saber que no tienes más de las obligatorias - Escuche como intentaba darme ánimos, es cierto que hay mucha mas gente con mas teselas, pero eso no quiere decir que yo no tenga posibilidades, pero aun así me he ido librando todos estos años, espero que este año no sea diferente, para mi y para Bree, si su nombre saliera en la cosecha me presentaría voluntario sin pensarlo, lo que no sabía es si me lo permitirían por ser ella una chica y yo un chico, nunca se ha dado aquí un caso de alguien saliendo voluntario, no hay ese tipo de enlaces tan fuerte por aquí.
Sentí que me abrazaba, tengo que decir que me pillo por sorpresa, Bree no solía hacer estas cosas, pero una agradable sensación me recorrió todo el cuerpo, la rodee con mis brazos con fuerza durante un buen tiempo y sentí como apoyaba su cabeza en mi hombro, desee que el tiempo se detuviera en ese mismo instante y pudiéramos estar allí para siempre, mas tarde coloque mis manos en su cintura sin separarme de ella.

- ¿Te estas escuchando? - Dije con calma en un susurro- Ni en un millón de años permitiría que pidieras una tesela, y mucho menos por mi, de hecho, hace un par de años me ofrecí a pedir una para vosotros y tu padre se opuso - Sonrío tranquilizadoramente - no pienso permitir que pidas una tesela y estés mas cerca de una muerte segura, no podría vivir con ello -
Jamas de los jamases dejaría que eso pasase, antes le ofrecería yo una de las mías, o le daríamos la comida de la tienda, ya nos apañaríamos nosotros como pudiéramos, pero gracias al cielo la situación en la que nos encontramos no es tan mala, aunque mi nombre estuviera tantas veces no me preocupaba, incluso si saliera yo elegido quedaría conforme si Bree o Liam no salieran, ya lo había hablado con el anteriormente, si alguno de los dos salía elegido el otro no debería presentarse como voluntario, aunque no se si sabría mantener esa promesa, era superior a mi, y el año que yo saliera de la cosecha, las teselas deberia pedirlas Liam, aunque encontraríamos una manera de no tener que pedirlas.

- Bueno, pero no pensemos en eso ¿Si?, no quiero preocupaciones, no voy a salir elegido como tributo si tu no lo permites - Bromeo, si por nosotros fuera, los juegos no se celebrarían en ningún lugar de Panem, quedarían erradicados para siempre.
- ¿Nos ponemos en marcha o hace falta algo mas? - Sonrío separándome de mala gana de ella.

Estaba lloviznando, pero no me importaba mojarme otra vez, aunque mis padres me matarían por estropear tanta ropa en un mismo día, me quite la chaqueta seca y se la puse por encima a Bree.
- No te resfríes - musite en un susurro mientras la miraba, tampoco recuerdo haberla nunca enferma, y espero que esto no ocurra nunca, no se que pasaría, pero yo no sabría que hacer, y claro esta, podría pasarle algo a ella, y no quiero que tampoco le pase nada por el estilo.




Volver arriba Ir abajo
avatar
12 12
Bree Davis

Femenino
█ Mensajes : 47
█ Puntos : 20456
█ Distrito : La Veta
Ver perfil de usuario

MensajeTema: Re: Odio mi propia sangre   Dom Jun 17, 2012 7:45 pm

Suspire al sentir que Blaine me abrazaba, apretandome con fuerza contra el. Lo había echo sin pensar, pero en ese momento creía que debía hacerlo mas a menudo, debería abrazar mas a Blaine, me gustaba, me sentía bien, como podía ser que en unos días podrían arrebatarme esto? que quizás no tuviera la oportunidad de abrazarle mas? Entonces me di cuenta que el tenía muchas posibilidades de ser tributo y de irse de mi lado, y con el se iría mi vida. Necesitaba pasar estos días con el, no quería, no podía, desperdiciar mas momentos como este, la vida en La Veta no estaba echa para desperdiciar momentos felices.

Sabia que Blaine no iba a querer que aceptara teselas por el, pero no esperaba que el se hubiera ofrecido a pedir teselas para nosotros. Separe mi cabeza de el y le mire, en parte enfurecida-Que?-no podía creer lo que estaba escuchando, como podía haber sido que eso hubiera ocurrido y yo no me hubiera enterado? Como podía ser que el hubiera estado dispuesto a tener mas teselas?-Claro que me estoy escuchando, pero creo que eres tu quien esta completamente loco, crees que tu nombre entra pocas veces en la urna? crees que yo podría vivir sabiendo que estas camino de la arena?-Suspire y negué con la cabeza, a lo mejor la culpa era mía por no ser muy expresiva, pero Blaine no parecía entender lo importante que era para mi.
-Tienes totalmente prohibido pensar si quiera en coger teselas para nosotros, y en cuanto a mi propuesta...ya lo hablaremos, no tienes la ultima palabra, quizás tu no quieras verme camino del capitolio pero da la casualidad que yo tampoco quiero verte a ti, lo que implica que no quiero que tu nombre siga entrando en las urnas sin control. Solo un año Blaine...no puedo arriesgarme a que te vayas-

El me soltó. Si, quizás era egoísmo, quizás mi interés en que el no fuera tributo se debía a que yo no sería capaz de vivir sin el, sin su alegría, sin su sonrisa, sin esos días que pasábamos juntos y sin desear que llegara el día libre para estar con el. Pero fuera egoísmo o no lo fuera, no iba a dejar que el cometiera locuras que pudieran perjudicarle, me alegraba que mi padre se hubiera negado a aceptarlo, o tendría serios problemas conmigo.
Termine por mirarle algo mas calmada y sonriendo con suavidad, ni siquiera podía enfadarme con el, lo había echo por ayudar, pero aún así, que clase de persona era que se ofrecía a que su nombre fuera a una muerte directa por ayudarnos? Tan importantes eramos para el? Bueno si lo pensaba yo misma me acababa de ofrecer para lo mismo, pero yo lo que sentía por el...bueno, era difícil que el sintiera algo parecido por mi, lo que me hacía entender menos todavía su manera de actuar.

Negué con la cabeza. No necesitaba nada mas, así que juntos salimos, y yo cerré la puerta de la botica. Tenía por costumbre llevar una cadena larga con la llave de esta y de casa colgadas, porque siempre las olvidaba.
Blaine me ofreció su chaqueta y aunque me quedaba enorme, como todo lo que tenía la acepte. Aún estaba algo enfadada por ocultarme esa información, así que mi pequeño e inofensivo castigo era dejarle sin chaqueta bajo la lluvia, si se resfriaba me sentiría mal, pero lo compensaría actuando de enfermera. Lo mire suspirando y le hice un gesto para que me siguiera, mi casa estaba justo al lado, así que no iba a mojarse demasiado. Creo que nunca había invitado a Blaine a casa estando sola. No hable, en el camino, la verdad es que no estaba enfadada, solo preocupada, pero pensé que no debía actuar así, no sabía si podría pasar otro año a su lado, y si desperdiciaba estos días a su lado por una tontería me iba a arrepentir siempre.

Abrí la puerta de casa en cuanto llegamos, y pase al interior, dejando que el me siguiera. No era nada lujoso, todo lo contrario, era pequeña, la cocina junto con el comedor, un viejo sofá, la televisión desde donde veíamos los juegos, y en realidad nada mas, una mesa y la cocina de carbón, pocos muebles mas decoraban la estancia, y todos eran viejos, un pasillo comunicaba con el baño y dos habitaciones, antes compartía habitación con Brian, ahora era solo mía. Todo estaba en orden, aunque no había mucho que desordenar. Me deje la chaqueta de Blaine puesta, y me deje caer sobre aquel viejo sillón en el que cogían dos personas tranquilamente, incluso a la larga podía coger una, aunque apenas lo utilizábamos.

-Blaine...se que no solemos hablar de los juegos ni la cosecha, y que mas bien juntos nos evadimos de todo esto, pero...estoy preocupada vale? se que nunca te lo he dicho, pero me da miedo que salgas elegido, si es así, tienes que prometerme que harás lo posible por volver, no puedes dejarme aquí-Lo mire, posando mis manos sobre mi regazo, allí sentada, no podía evitarlo, ya se había ido Brian, y mamá enfermo, la depresión, la tristeza, la llevo junto a mi hermano. Mi padre fue fuerte por mi, y si Blaine se iba no estaba segura de ser yo quien pudiera seguir siendo fuerte. A lo mejor era el sueño, el cansancio por los días que había pasado despierta curando a los mineros, o que últimamente me sentía algo mas sensible, pero no podía seguir actuando como si nada, como si me diera igual la cosecha, porque no era así, me aterrorizaba.
Volver arriba Ir abajo
avatar
12 12
Blaine Cold

Masculino
█ Mensajes : 74
█ Puntos : 20302
█ Edad : 22
█ Distrito : La veta
Ver perfil de usuario

MensajeTema: Re: Odio mi propia sangre   Lun Jun 18, 2012 5:37 pm

Aparto un poco la cabeza al escuchar mi respuesta y me lanzo una mirada llena de enfado, lo vi normal, yo mismo le habría lanzado una mirada asesina si me hubiera dicho lo mismo, pero al igual que ella me abría negado en rotundo, pero solo con la simple idea de que ella pidiera una tesela me enfurecía, yo podría ir a los juegos, intentar ganar, morir allí, ella no, si ella iba tenia mucho que perder, si yo iba, no perdería nada, pero de todos modos la esperanza es lo ultimo que se pierde y si no he salido ninguno de los otros años, tampoco tengo porque salir en este, aunque con 24 lo veo difícil, y el año que viene al sumarle las tres teselas y la del año ya serían 28, pero seguramente habría gente con incluso mas de 40 teselas, y se libran y no salen ningún año, y Bree tiene 5, sus posibilidades son las mínimas, aunque se elige todo al azar.
- Se que no podrías vivir conmigo de camino en la arena igual que yo tampoco podría hacerlo si te fueras tu, pero que yo salga elegido si es algo que podría soportar - susurro - ademas, no entra en mis planes de futuro montarme en un tren hacia el Capitolio -

Levanto una ceja al seguir escuchándola, ¿Ya lo hablaríamos?, de eso ni hablar, yo no tendría la ultima palabra, pero ella tampoco, y si la cosa fuera a peor, tengo a su padre de mi parte, jamas conseguirá lo que se propone, aunque se ponga toda lo cabezona que quiera.
- Esto no lo hablaremos luego, aunque no quieras verme de camino al Capitolio, tu no vas a pedir teselas por nadie, si se necesitan mas lo hará Liam, ya lo hemos hablado, aunque dudo que eso pase, ¿entendido? - Digo todo lo serio que puedo ser.

No lo había hablado con Liam, pero tampoco hacía falta, no iba a pedir teselas, al menos no el, por ahora no eran mas necesarias raciones de cereales y aceite, ya que su ayuda es escasa y apenas da para tirar hacia delante, pero aun así algo era algo, y si se necesitaban más, estaba dispuesto a pedirlas, y las tres que estaba acostumbrado a pedir ya estaban solicitadas, por esas ya no se puede hacer nada, por lo que no había nada mas que hablar, solo había que esperar al día de la cosecha y esperar a que ninguno de nuestros nombres fuera dicho en voz alta por aquel micrófono colocado en el centro del escenario y nos hiciera subir allí y afrontar una horrible muerte a manos de los guardianes del Capitolio.

Sonreí y ella cerro la puerta de la botica con llave y nos pusimos en marcha hacía su casa.
Acepto de buena gana mi chaqueta, le quedaba enorme, aunque estaba acostumbrado a verla con ropa que le quedaba grande, de su hermano como de su madre.
Andamos bajo esa pequeña llovizna hasta la casa de Bree, no quedaba muy lejos, apenas me moje, mas bien se me humedeció otra vez el pelo y poco mas, la camiseta que llevaba esta seca y la chaqueta que le di a Bree también, pero mejor que fuera así que empaparse y ponerse chorreando.
Entro en su casa y la seguí detrás cerrando la puerta tras mi, no era muy distinta de la mía, era bastante sencilla, de hecho, todas las casas en el Distrito eran muy parecidas, sencillas y sin lujos, salvo la del alcalde y la de los agentes de la paz, sus casas son mas grandes y con mas lujos, sin hablar claro esta de las casas de la aldea de los vencedores, son lujosas incluso para alguna gente de Capitolio, sin hablar para la gente de por aquí.

Se dirigió a un sillón que se encontraba en la estancia y se sentó aun con mi chaqueta puesta, le lance una sonrisa mientras la escuchaba atentamente, hice un amago y me senté a su lado cogiéndole una mano entre las mías.
- Se que no hablamos, de esto, pero tranquilízate, no entra en mis planes participar en los juegos como ya te he dicho, y si salgo elegido intentare por todos los medios volver aquí contigo... - Le miro a los ojos tranquilizadoramente - pero tienes que prometerme tu exactamente lo mismo, ademas, que sería de ti sin mi aquí - Sonreí después de decir esto ultimo.

Paseé la vista por la estancia, ya había estado en mas ocasiones, pero en ninguna estaba a solas con Bree, en la mayor de las ocasiones se encontraba su padre, o incluso uno de los míos, e estado millones de veces a solas con ella, pero ninguna en este lugar.
Seguramente para ella tiene que estar lleno de recuerdos, tanto de su madre como de Brian, compartía habitación con el, y ella utilizaba la ropa de su madre y la de el, no era una forma fácil de olvidar y salir adelante, lo se porque a mi me pasaba mas o menos lo mismo.
Volver arriba Ir abajo
avatar
12 12
Bree Davis

Femenino
█ Mensajes : 47
█ Puntos : 20456
█ Distrito : La Veta
Ver perfil de usuario

MensajeTema: Re: Odio mi propia sangre   Lun Jun 18, 2012 8:32 pm

Aún pensaba en las palabras de Blaine. El era consciente de que no podría vivir si el se fuera, pero había dicho que el echo de irse el era algo que podía soportar. Pensaba una y otra vez en esas palabras, en que había querido decir, que si yo me iba, no iba a poder soportarlo? Bueno yo sabía que era importante para el, el lo era para mi, y realmente si era el quien se iba era yo quien no podía soportarlo, me quedaría aquí como un robot, muerta en vida si no regresaba. El capitolio me había arrebatado demasiadas cosas, demasiados familiares, no era justo que me lo arrebatara a el también.

Quería tranquilizarme, porque había mas gente, el distrito estaba lleno de chicos, había muchos chicos que podían salir, el tenía 24, 24 malditas papeletas con su nombre, pero debía haber gente que tuviera mas, incluso 40, dios estaba siendo tan egoísta, si alguien tenía esas teselas era porque estaba cuidando de su familia, de una familia numerosa que dejaría sola y sin cuidado si se iba a los juegos, pero....pero pensar que Blaine podía irse, no, definitivamente me permitiría ser egoísta aquella vez, y lo sería el año que viene, después solo me preocuparía porque Líam estuviera bien, no era que ahora no me preocupara, a pesar de nuestra falta de contacto yo me preocupaba por el. Era el hermano de Blaine, y lo consideraba de mi propia familia, simplemente a los dos nos costaba hablar con la gente, pero mi mayor preocupación estaba centrada sobre mi amigo.

El se sentó a mi lado en el sofá. Sabía que mi padre se pondría a su lado con el tema de pedir yo sus teselas por el, aunque me daba rabia no poder hacer nada, después de todo no serían demasiados nombres mas, y si podía librarle...pero el había sido claro y se había puesto serio al decirme que no pediría teselas por nadie, y que Liam lo haría de ser necesario, que lo habían habado, tenía esa guerra perdida, seguro que incluso su madre y su padre se negaban a que lo hiciera.

Lo mire, mi expresión no era nada feliz, pero realmente necesitaba sacar esta preocupación que tenía dentro, necesitaba hablar con el, eramos amigos, no solo estabamos para la diversión de un día, y yo le quería, como no iba a estar preocupada por el?
Blaine cogió una de mis manos, y yo rodee la suya, sintiéndola cálida y fuerte. Lo mire, el prometió hacer lo posible, pero no estaba entre sus planes irse, además me hizo prometer que yo también haría lo posible por volver, y como siempre bromeo. Yo le sonreí y baje la mirada a nuestras manos, para de nuevo mirarle a el.

-Te prometo que haré lo que este en mi mano para volver si salgo elegida. Aún me quedan muchas apuestas que hacerte perder-y demasiado tiempo que pasar a su lado, aún me quedaban cosas que hacer a su lado-Pues, te puedes imaginar que va a ser de mi sin ti, nada, un caos, soy un desastre, torpe y despistada, así que no puedes dejarme aquí, me perderé por el bosque, me seguiré cortando o me caerá una de esas viejas estanterías encima y nadie aparecerá de la nada para ayudarme, no puedes irte-lo deseaba con todas mis fuerzas, pero hasta que no pasara el día de la cosecha, ni siquiera sería capaz de dormir.

-oye pase lo que pase acuérdate de que te quiero vale? Aunque no te lo diga, lo sabes-carraspee y cambié la mirada, completamente sonrojada solté su mano para ponerme en pie-no te acostumbres demasiado a que este sentimental, es solo la falta de sueño, o el día tan raro que hace hoy...-No solía decir lo que sentía, era algo que no tenía demasiado desarrollado, pero aquel día me sentía algo triste, cansada y el miedo de que Blaine pudiera dejarme también en menos de un mes se acumulaban en mi interior, y si el se iba era justo que supiera que yo no era de hierro, que no era su amiga y ya esta, que era un amigo importante para mi, aunque quizás mi forma de quererle fuera de una manera diferente y mis palabras tuvieran un doble sentido, de cualquier manera era querer igual, y si se iba, debía tenerlo presente, si me iba yo lo haría, no me olvidaría de el hasta que mi corazón dejara de latir.
Volver arriba Ir abajo
avatar
12 12
Blaine Cold

Masculino
█ Mensajes : 74
█ Puntos : 20302
█ Edad : 22
█ Distrito : La veta
Ver perfil de usuario

MensajeTema: Re: Odio mi propia sangre   Mar Jun 19, 2012 1:25 pm

La mire atentamente, en pocas ocasiones la he visto tan seria, realmente se estaba preocupando, y lo veía normal porque realmente yo también lo estaba, suspire tranquilo cuando ella también me lo prometió aunque no tenía sentido, nada de lo que estábamos hablando dependía de nosotros, sino del azar y de la mano del guardián que este año nos mande el Capitolio.
Si me paro a pensar nuestras posibilidades en los juegos no son muy altas, ambos tenemos buena puntería, pero ella ademas era ágil y conocía algo de plantas, mi agilidad no era mala, pero ello era mas ligera que yo, ademas estaban los profesionales, ellos seguramente a estas alturas estarán entrenando o preparándose para presentarse como voluntario a tributo, realmente no entiendo como pueden hacer eso, la mayoría de los años suelen ganar, pero aunque no todos, de hecho, una vez gano el 12, aunque no conozco muy bien a nuestra vencedora.

- Claro que si, pero siempre estaré yo aquí para cuidarte, y espero que tu también estés - Musito - Yo... también... te quiero - Las palabras brotaron de mi garganta un poco ahogadas, no me lo esperaba, aunque llevaba tiempo deseando decirle esas palabras desde hace bastante tiempo atrás.
- Hoy estas rara, como el tiempo, es verdad - Sonrío ampliamente.

Me volví a levantar hasta ponerme a su lado otra vez, no podía estarme quieto, estaba algo nervioso, quedaban días para la cosecha y quería aprovechar las horas que podrían quedarme en el Distrito, junto a mi familia, junto a Bree, si me iba ¿lo echaría de menos?, no a la gente, al lugar en general, he vivido aquí desde que tengo recuerdos pero los tributos cambian cuando vuelven de Capitolio, he visto las entrevistas que les realizan antes de los juegos y los discursos y su comportamiento cuando se exhiben por los demás distritos los ganadores, sus miradas son distintas, aunque seguramente los discursos se los preparen allí.

Vuelvo a colocare un mechón de pelo de la frente a Bree, incluso con mi chaqueta enorme estaba guapa, era de lo mas sencilla.
- Pues quiero que sepas que tendría muchas posibilidades de ganar, ademas, nos vendría bien una casa en la aldea de los vencedores - Bromeo - Pero tu idea de mudarnos a una cabaña al bosque es igual de tentadora -

Realmente necesitaba mas que nunca salir al bosque un rato, solamente para evadirme del día de hoy, estaba siendo un día largo, y solamente había pasado la mañana, Bree me había dado un buen susto al cortarse y ahora los juegos nos estaban rondando, mire su dedo, con la herida, ya se le había formado una pequeña costra que no permitía que la sangre saliera, seguramente la planta habría acelerado el proceso aunque yo no lo sabría, no entiendo mucho de esas cosas y no se me da bien.

- Si necesitas algo, no dudes en llamarme, y antes de que te des cuenta estaremos en el claro nuevamente, ya lo veras - Ese claro se había convertido en un símbolo de la libertad que sentía en el bosque con Bree, una libertad que me gustaría vivir todos los días de mi vida, libre de juegos, libre de preocupaciones, me pregunto si no hubiera nacido en el 12 y los juegos no existieran mi vida habría sido distinta, seguramente, me casaría, me mudaría a una casa y tendría hijos, no lo sabía, pero una cosa si tenía clara, Bree formaría parte de esa vida, aunque por desgracia aquí si existen los juegos, y nos acechan a los dos.

Suspiré nuevamente, me pregunto que hora sería, seguramente su padre estaría al caer, aunque antes pasaría por la botica,y creo recordar que mi madre también lo haría, a pesar de no haber mucho trabajo teníamos varias cosas que hacer, aunque por suerte para ella y para mi, no teníamos muchas ocupaciones en este momento, ella porque no hay ningún paciente y yo porque Liam se estaba encargando de mi parte del trabajo, no le apetecía ir al colegio con el día que hacía y no le culpaba, yo también estaba faltando hoy, aunque dudo que mucha gente se presentara.
Volver arriba Ir abajo
avatar
12 12
Bree Davis

Femenino
█ Mensajes : 47
█ Puntos : 20456
█ Distrito : La Veta
Ver perfil de usuario

MensajeTema: Re: Odio mi propia sangre   Mar Jun 19, 2012 8:02 pm

Lo mire algo confundido, yo estaba rara? Si, si lo estaba, nunca me había comportado así con el, quizás era eso, bueno para mi no era tan raro, en realidad siempre me había sentido así solo que...nunca lo había exteriorizado, pero no tenía nada de malo, no? Solo estaba preocupada, el capitolio me había quitado a dos personas importantes, y aun podía arrebatarmelo a el y depués llevarme a mi para terminar de matarme, como no iba a estar preocupada? debía estar horrorizada mas bien, volviéndome loca.

El dijo que me quería, pero sus palabras parecieron ahogadas, bueno no le culpaba no se le decía a un amigo esas cosas a menudo y seguramente mi querer era bastante diferente al suyo. El me cuidaba y se preocupaba pero supongo que se había tomado el papel de hermano mayor, el que Brian debería estar desempeñando ahora de no haberse ido. Pero yo quería verle mas desempeñando otro papel. El de chico preocupado por chica, simplemente, pero no era así, y en el fondo no estaba segura de si me alegraba porque, mi futuro era tan incierto que no estaba segura de poder asegurarle una vida feliz, una vida en familia. El querría tener hijos? En realidad creo que nadie del distrito ha pensado en su futuro mientras podría ser tributo, creo fervientemente que todos nos planteamos la idea de no tener una vida propia donde podamos involucrar a nuestros hijos en este mundo, donde vieramos a nuestros hijos morir.
Pero si miraba a mi alrededor veía niños, madres y padres que hacian lo posible por mantenerlos arriba, que les hacía cambiar de opinion?

Mire a Blaine y puse los ojos en blanco cuando menciono la casa de la aldea. Solo había una casa ocupada, y su vencedora no parecía estar muy bien, al menos, no solía salir de allí. Era de mi edad, la conocía de clase, quizás alguna vez habíamos jugado juntas de pequeñas, antes de que la muerte de Brian me quitara las ganas de jugar y que la muerte de mama me quitara las ganas de querer a mas gente cerca de mi. No recordaba mucho de ella, apenas que era una chica sociable, pero que desde que se proclamo vencedora no parecía la misma chica. Ni siquiera recuerdo muy bien como lo hizo, no presto demasiada atención a ese maldito programa.

-Estas completamente pirado Blaine, pero bueno, supongo que de ir al capitolio volver vencedor y mudarte a la aldea de los vencedores no estaría mal, no tendríais que preocuparos por el dinero o la comida, pero estarías mas lejos de mi y sabes que? Seguramente yo estaría a kilómetros de ti, porque los juegos te cambiarían y no volvería mi mejor amigo, si no un desconocido. Aunque si sales elegido, prefiero tener que conquistar de nuevo a un desconocido y tenerte de vuelta, aunque tenga que ir yo a verte a la aldea de los vencedores-suspire, eso era una locura, quien disfrutaba viendo como moría la gente? Separando familias, y a la gente que se quiere?

Me estaba ahogando, aquello era horrible, nunca me habían afectado tanto estas fechas, siempre era duro, pero este año era mucho peor. Quizás sea que me siento mas unida a Blaine, o quizás que veo tan cerca nuestra libertad que cada año es mas insoportable.
Blaine se ofrecio a que lo llamara si necesitaba algo, antes de que me diera cuenta estaríamos en el claro, pero aún quedaba, quedaba bastante, y el tiempo corría en nuestra contra, los días pasaban, y la cosecha, estaba cada vez mas cerca.

Entonces vayamos ahora...porque no? yo no tengo nada que hacer y tu estas perdiendo el tiempo, a quien le importa un poco de lluvia. Tu madre sabe que estas conmigo y yo puedo escribirle a mi padre una nota, le diré que estoy contigo y no hara preguntas. Seamos libres Blaine, no sabemos cuanto tiempo nos queda, si habrá otro año para disfrutar juntos o no...-Lo mire con urgencia y casi suplicante, era una locura, y que mas daba? en unas semanas podríamos estar camino de la arena, eso era mayor locura aún.
Volver arriba Ir abajo
MensajeTema: Re: Odio mi propia sangre   

Volver arriba Ir abajo
 

Odio mi propia sangre

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Catching Fire :: █ Panem :: Distrito 12-