Últimos temas
» Gemma Aniston {En construcción}
Mar Sep 11, 2012 10:38 am por Gemma Aniston

» I need [0/4] <3
Mar Sep 11, 2012 10:11 am por Gemma Aniston

» Datos&Reglas.
Dom Sep 02, 2012 1:52 am por Invitado

» Dudas & Ayuda.
Lun Ago 27, 2012 4:45 am por PANEM

» Hey, you... it's free! {2/3}
Lun Jul 30, 2012 2:21 pm por Daniel A. Rhodes

» Rough Trade [Aaron]
Sáb Jul 07, 2012 7:24 pm por Aaron Polotsk

» Cosecha: Lista de tributos seleccionados.
Sáb Jun 30, 2012 2:02 am por PANEM

» Una visita al 12 {Minzy}
Mar Jun 26, 2012 6:22 pm por Minzy Sowyer

» ¿Quieres rolear? {Temas libres}
Dom Jun 24, 2012 3:59 pm por Minzy Sowyer

» Registro de Vencedores.
Dom Jun 24, 2012 2:15 pm por Shane T. Rowe



Comparte | 
 

 Dylan R. Rhodes —. ID.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
avatar
4 4
Dylan R. Rhodes

Masculino
█ Mensajes : 8
█ Puntos : 18117
Ver perfil de usuario

MensajeTema: Dylan R. Rhodes —. ID.   Lun Mayo 14, 2012 2:07 pm


Dylan Rainer Rhodes


Distrito

Distrito Cuatro.


Ocupación

Nada, ex-ganador.


+INFORMACIÓN

















JUGADOR

Yo me llamo Ralph, soy un unicornio con cuerno de cucurucho y me gusta comer pegamento. Okey, es mentira, no molo tanto. Soy Hell (Helena), ni una letra más ni una letra menos. No soy dada a esto, y bueno que espero mucho de éste foro, porque tengo ganas de desarrollar chachimente un personaje en el mundo de THG y espero que vaya bien. Así que eso, queso.




PERSONALIDAD


I don't wanna be adored, don't wanna be first in line or make myself heard. I'd like to bring a little light, to shine a light on your life to make you feel loved. No, don't wanna be the only one you know, I wanna be the place you call home.

Nunca resulta sencillo describir psicológicamente a una persona, porque siempre te dejarás algo en el tintero. Incluso si hablamos de describir a la persona más simple, los matices más ínfimos se quedan ocultos. Son obviados. Y si tratamos de describir a una persona ejemplarmente complicada, es normal que el intento resulte fallido o bastante pobre. Esto es justo lo que pasa con Dylan; todo lo que uno pueda decir sobre él, jamás será suficiente. Muy poca gente, por no decir nadie, le conoce en realidad. Pueden creer que sí, que saben sus manías más extravagantes o que reconocen cada una de sus sonrisas, y eso es justo lo que él quiere que piensen. Pero distan mucho de conocerle, y él se mofa de aquellos que creen que pueden predecirle. Conocer a Dylan es como intentar desentrañar todos los días un acertijo diferente y complicado, de esos que parecen tener una respuesta fácil y obvia pero a los que jamás se llega a una resolución; siempre saldrá una respuesta nueva, una variante diferente, nunca se llega a nada. Y es, básicamente, porque él no se deja conocer.

Siempre fue taimado, astuto y reservado pero también arrogante, soberbio y orgulloso. Su paso por los juegos le cambió drásticamente, quedándose únicamente con su personalidad de doble filo y dejando que toda su idiotez y vanidad adolescente se desintegrara. Se volvió asocial, cerrado en sí mismo más de lo que antes era; nunca le verás hablando de sí mismo o de su experiencia, a no ser que sea absolutamente necesario o esté siendo coaccionado para ello. Y si alguien osa preguntarle directamente, entonces solo recibirá fría indiferencia o un amargo y sarcástico comentario que nunca desvela nada. Entonces, a primera vista, y muy probablemente también a segunda, Dylan parece capaz de todo con tal de permanecer solo. La inescrutable máscara de frialdad, indiferencia y lo que muchos consideran desdén tras la que se esconde hacen que sea una persona difícil con la que tratar y relacionarse. Dylan se ha forjado una dura personalidad, construyendo muros a su alrededor, y evita establecer vínculos demasiado profundos con la gente por la sencilla razón de que no quiere sufrir cuando éstos se rompan –aunque jamás lo admitirá-.

Como ya está mencionado, Dylan es una persona difícil de comprender, sus motivaciones y pensamientos son algo que nadie puede entrever ni adivinar. Su permanente apatía hace que sus propósitos finales queden ocultos casi siempre, y nunca se sabe qué esperar. Por otra parte, no es alguien con el que puedas llegar y entablar una conversación de la nada, no le interesas en lo más mínimo y bajo este caso sólo te dedicará una mueca despectiva y algunas palabras crudas que dejan un rastro agridulce. Sin embargo, si es él quien se acerca a ti es porque realmente algo le ha llamado la atención y ha picado en su insana curiosidad hacia los comportamientos humanos. De todas formas, estás de suerte. Dylan no es un amigo con el que puedas ir de fiesta, porque no soporta la vulgaridad de las multitudes y la decadencia humana que presentan dichos eventos, pero ganarás otro tipo de amigo más valioso; ese con el que puedes compartir tus más sucios secretos, tus más descabelladas ideas o tus más retorcidas ambiciones. Sí, ese que no te va a juzgar y que podrá ver a través de ti como de un cristal y que, además, no provocará en ti preocupación. A pesar de todos sus defectos, la indiscreción y la deslealtad no están entre ellos.

Dylan es muy mentiroso y también muy honesto, a pesar de lo contradictorio; todo depende de qué te haga más daño en determinado momento. Sus comentarios secos e hirientes irán siempre acompañados de esa indiferencia innata que oculta el verdadero y morboso placer que le provocará engañarte o derrotarte con la más cruda verdad. Sí, en esos momentos se puede ver un poco más de esa oscuridad que le acecha continuamente, de ese monstruo interior; delatándose con su característica mueca de burla y satisfacción, esa que puede confundirse a menudo con una extraña y perversa sonrisa. Pero no te confundas, no es malo en su trasfondo y, por norma general, siempre vas a recibir de él la más absoluta e insultante verdad, pero sí… si quiere hacerte daño mentirá y retorcerá esa verdad, la distorsionará y la emponzoñará para verte sufrir y regodearse en ello.

Observador. Dylan tiene la costumbre de escrutar todo cuanto le rodea con ojo crítico y rápido; no hay detalle que se le escape. Analiza todos los gestos, las palabras, las miradas… hasta la forma de respirar. Atesora con obsesión este tipo de información, a pesar de que finge que le da igual; le gusta comprender los absurdos de las personas, la simpleza en la mayoría de los casos porque para él es increíblemente difícil comprender cosas triviales. Por otro lado, adora los secretos y los considera una valiosa moneda de cambio.

Pues bien, su mayor secreto es esa falsa personalidad. Esa, como se describió, máscara de persona impávida. Esto no corresponde en absoluto con Dylan. Él, que sólo es un chico que ha cometido miles de errores y ha tenido que aprender de ellos, es alguien herido; un animal desconfiado que cojea. Su otra cara, ese doble filo en su personalidad, no lo conoce mucha gente. Cariñoso, amable y con una impresionante capacidad para amar, a pesar de todo. Divertido y bromista, pícaro en sus comentarios. Una compañía agradable cuando quiere serlo. Unos cuantos afortunados pueden ver esto en él, sólo unos pocos conocen su sufrimiento y cuanto intenta sobrellevarlo y la manera equivocada que ha tomado para ello. Pero, sobre todo, esas pocas personas se deben sentir afortunadas por tener alguien que daría la vida por ellos sin pensarlo un segundo; a fin de cuentas, cuando traspasas esa máscara y derribas sus muros, merece la pena el Dylan que encuentras detrás.

And so it is just like you said it would be, life goes easy on me most of the time. And so it is, the shorter story: no love, no glory, no hero in her sky.


HISTORIA


"Ser tributo de nuestro distrito es el mayor honor que puedes tener, hijo."
Muchos chicos de los distritos más pobres pensarían que Dylan tuvo suerte de nacer en una familia acomodada y sin carencias, que era un alivio que pudiese tener siempre comida en la mesa y mantas calientes en la cama. Sin embargo, Dylan se habría cambiado por cualquiera de esos chicos. Él, a pesar de las comodidades y pensándolo ahora con todo lo que sabe, era infeliz. Tenía unos padres fríos y exigentes, poco dados a las demostraciones de afecto de cualquier tipo y obsesionados con tener un hijo campeón. En principio, a él le encantaban esos lujos y atenciones que le ponían sus padres. Creció cegado por ese supuesto honor, esa gloria, para la que era entrenado desde tan temprana edad, volviéndose altanero y soberbio. Sin embargo, Dylan no era el primogénito de la familia Rhodes, aunque sus padres fingieran que sí. También estaba su hermano gemelo (y el primero en nacer), Daniel, que se preparaba junto a él para ser tributo. Eran idénticos y a la vez todo los diferenciaba; Daniel era demasiado compasivo. A pesar de que se preparaba con tanto ahínco como los demás, nunca daba la talla ni conseguía lo que se esperaba de él. Dylan disfrutaba torturándole y regodeándose en lo que él sí podía hacer. Además, Daniel era más enfermizo dado su asma, y estaba claro que él no podría llenar las expectativas de sus padres.

También estaban sus hermanas, Geneva y Thylane, dos niñas escurridizas y tramposas. Pero todas las esperanzas estaban puestas en él, todas esas cosas que sus padres esperaban recaían sobre sus hombros. Dylan se sentía presionado y no le gustaba, así que comenzó a despreciar abiertamente a sus padres y tratarlos como sirvientes bajo sus órdenes; él iba a ser el campeón, él sería quien pusiese las reglas. Con apenas dieciséis años y lleno de arrogancia, pretendiendo tener todo el conocimiento en sus manos, se presentó voluntario para los juegos. Y fue ahí donde se dio de bruces con la realidad de todo, y nada era como esperaba. Todo aquello que sus padres le habían hecho creer, todo aquello que el Capitolio había metido dentro de su cabeza era una farsa. Sí, el niño estúpido se golpeó contra la crudeza de los juegos. Y no, no le gustó, pero supo sobrevivir.

A partir de entonces, él no ha vuelto a ser el mismo. Constantes pesadillas que no se van y todavía ve la cabeza de aquel chico rodar hasta sus pies. Evita que sus hermanas se presenten y se mantiene lejos de la mirada de su hermano que le acusa con un silencioso ‘ya te lo advertí’. Todavía no ha sido mentor, pero sabe que lo será y no le agrada la idea en lo más mínimo. Conducir a niños idiotas, como él mismo era, a la muerte le parece aberrante aunque sabe que no tendrá más remedio.

Volver arriba Ir abajo
avatar
NPJ NPJ
PANEM

Masculino
█ Mensajes : 220
█ Puntos : 18265
█ Edad : 1930
█ Distrito : Capitol
Ver perfil de usuario http://catchingfire.roll.tv

MensajeTema: Re: Dylan R. Rhodes —. ID.   Lun Mayo 14, 2012 2:56 pm

PERSONAJE ACEPTADO.

¡Bienvenido al foro! La ficha estará abierta para ser editada cuando quieras.
Volver arriba Ir abajo
 

Dylan R. Rhodes —. ID.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Catching Fire :: █ Edificio de Justicia :: Expedientes-