Últimos temas
» Gemma Aniston {En construcción}
Mar Sep 11, 2012 10:38 am por Gemma Aniston

» I need [0/4] <3
Mar Sep 11, 2012 10:11 am por Gemma Aniston

» Datos&Reglas.
Dom Sep 02, 2012 1:52 am por Invitado

» Dudas & Ayuda.
Lun Ago 27, 2012 4:45 am por PANEM

» Hey, you... it's free! {2/3}
Lun Jul 30, 2012 2:21 pm por Daniel A. Rhodes

» Rough Trade [Aaron]
Sáb Jul 07, 2012 7:24 pm por Aaron Polotsk

» Cosecha: Lista de tributos seleccionados.
Sáb Jun 30, 2012 2:02 am por PANEM

» Una visita al 12 {Minzy}
Mar Jun 26, 2012 6:22 pm por Minzy Sowyer

» ¿Quieres rolear? {Temas libres}
Dom Jun 24, 2012 3:59 pm por Minzy Sowyer

» Registro de Vencedores.
Dom Jun 24, 2012 2:15 pm por Shane T. Rowe



Comparte | 
 

 Something's wrong {Deliläh}

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
avatar
11 11
Maria J. Evans

Femenino
█ Mensajes : 7
█ Puntos : 20370
Ver perfil de usuario

MensajeTema: Something's wrong {Deliläh}   Dom Mayo 20, 2012 4:26 pm

Desde una de las ramas más altas del árbol, Maria observaba el campo del Distrito once en silencio. No oía nada, ni el silbido de un ave, ni el viento entre las ramas. Solo se veía a lo lejos las siluetas encorvadas de los hombres y mujeres que volvían del campo hacia sus casas. Ninguno se salvaba de trabajar allí. Nadie. Bajó la vista, pensativa, observando las borrosas pisadas que en su carrera había dejado. Ella también debía participar.

Con un movimiento ágil, ató su cabellera negra en una coleta. Estar tanto tiempo en ese árbol la distraía de sus obligaciones, pero también la ayudaba a no pensar en otras cosas. Pronto, demasiado para su gusto, sería la cosecha. Otro año más, temiendo que los niños de la escuela pudieran verse envueltos en los Juegos. Pero aún más, le aterrorizaba la idea de que su hermano menor pudiese salir seleccionado como tributo. No sabía que sería de ella entonces.

A pesar de todo, se esforzaba por mantener la sonrisa, de seguir adelante y de preocupar a nadie. Con los brazos, empujó la rama, impulsándose y cayendo al suelo con un sonido amortiguado. El cielo se tenía entonces de múltiples tonalidades cálidas: naranjas, dorados y rosas invadían la bóveda celeste. La joven observaba las luces del pueblo prenderse una por una, mientras avanzaba con lentitud por el camino. La chica se acercaba con exagerada lentitud.

No quería regresar, no en ese momento.

Se volvió a dejar caer a un costado del sendero arbolado, apoyando la espalda contra un tronco y acomodándose la chaqueta gris. Esperaría a que el sol se hubiese puesto del todo, cuando faltara poco para el toque de queda. Le era costoso enfrentarse a quién fuese en ese estado de ánimos, con los pensamientos alborotados.

Cada día que pasaba, cada vez que se acercaba la cosecha, odiaba más y más los Juegos y el Capitolio. Y más aún detestaba ese odio inútil hacia algo contra lo que era impotente. Quería correr, escapar, dejar ese lugar y el miedo atrás. Sin embargo, tantas cosas la ataban. Se sentía peón manipulado. Temía cada paso en falso, como un ciego que teme dar un paso y caer al vacío. Cada palabra que escuchaba del Capitolio le parecía una mentira. Aún más, sabía que eran solo mentiras.

Trajo sus piernas hacia su pecho, abrazándolas. Distraída, observaba los pájaros volar sobre su cabeza. Por alguna razón, deseaba que hubiese alguien allí. Alguien. - Un marinero perdido en el mar. - Su voz, lenta, monótona y vacía, pronunció con suavidad las palabras, casi en un susurro. No deseaba retenerlas, pero las temías tanto como los pasos en el vacío.
Volver arriba Ir abajo
avatar
11 11
Deliläh J. Wilder

Femenino
█ Mensajes : 13
█ Puntos : 20407
█ Distrito : Once
Ver perfil de usuario

MensajeTema: Re: Something's wrong {Deliläh}   Miér Mayo 23, 2012 2:00 am

La jornada de trabajo ese día había sido agotadora, no era más que otro día, igual a los demás pero con un sol incandescente acosando la nuca de Deliläh desde que la había encontrado, no había forma de esconderse del sol, no había manera de ocultarse de el cielo y menos en los campos del distrito once. El trabajo era obligatorio para todos y todas, sin importar edad o género, al salir de la escuela los más jóvenes debían acudir lo antes posible a su turno y acatar las ordenes de los jefes como le gustaba llamarlos a la pequeña Wilder. Pero había algo que poca gente sabía o se esperaría por parte de la niña, todos solían tener cierta clase de odio hacia esta actividad, sin embargo para ella había pocas cosas que la pusieran tan contenta que saber que debía ir a trabajar. El trabajo mantenía su mente y cuerpo lejos de su hogar donde estaría pasando quien-sabe-que-cosa mientras ella no miraba. El hambre, el dolor, la sangre y el llanto solían ser cosa de todos los días en la casa de los Wilder, la familia humilde que todos creían perfecta. Pero las apariencias son diferentes a la realidad, no todo lo que brilla es oro y no todas las sonrisas de Deliläh son sinceras, pero jamás se lo confesaría a nadie, nunca diría que su madre se ha vuelto ciega por amor, que su padre es un ser despreciable como pocos que conoce, que uno de sus hermanos sufre de maltrato y el otro sufre por no poder hacer nada. No, nunca le diría a nadie que la vida no es tan maravillosa.

Volvía caminando a su casa, por aquel terreno rocoso que gastaba sus zapatos al arrastrar los pies gracias a las pocas ganas que tenía de volver, la poca fuerza que le quedaba para soportar lo que pasaría después de aquel agotador día. Se plantó frente a la casa, sin querer abrir la puerta hasta que escuchó un sospechoso y conocido sonido: un azote. Empujó la puerta e hizo una mueca de horror al ver a su hermano Jeremy en el suelo y con el rostro oculto en sus brazos. -¡No! ¡No! ¡Detente!- Gritó a su padre que solo la miró un momento haciendo caso omiso a sus palabras. Rápidamente llegó Hugo, intentando llevarla adentro hasta que todo hubiera terminado, como siempre. Pero algo cambió ese día, ella no estuvo conforme, quizá no logró acercarse lo suficiente a su hermano gracias a la intervención del chico de cabellos rizados, pero aún así no fue a la habitación, dio la vuelta y corrió fuera dejando tras de si un hermano impactado y al otro par sin haberlo realmente notado, pero poco le importaba en ese momento, corrió, corrió lejos, tan rápido como pudo y ten lejos como su condición aguantó, no se detuvo hasta que se sintió cansada, cerca de unos árboles que no notó muy bien pues su cabeza iba en otra cosa.

¿Qué hora era? ¿Cuánto había corrido? ¿Qué pensaría Hugo? ¿Qué habría pasado con Jeremy? y lo más importante, ¿Dónde estaba? Había sido demasiado irresponsable esta vez, había olvidado pensar y ahora no sabía qué había hecho, por eso odiaba preocuparse, enojarse o cualquier tipo de sentimiento que le trajera aquella adrenalina estúpida que la había llevado a huir habiendo llegado recientemente. Ahora se sentía avergonzada, siempre se había sentido mal por no poder hacer nada ante el maltrato de su hermano mayor, solo esperar a que pasara, lo más lejos posible, en los adentros de su pequeño hogar, con las manos en lo oídos y los brazos del chico de rulos a su alrededor, hasta que acababa y se apresuraba a curar sus heridas cuando su padre se iba, se quedaba dormido o lo que hiciera, sin embargo esta vez no lo había hecho, no estaría para curar sus heridas ni para abrazarlo llorando porque le dolía casi tanto como a el, esta vez había huido y se había convertido en una cobarde de lo peor, que huye de los problemas de los demás. Débil, así se sentía, débil y traicionera, las dos peores cosas que podía llegar a ser.

Caminaba cada vez más lento, haciendo poco ruido mientras llevaba los pies a rastras, rompiendo unas cuantas hojas en el suelo y con el alma tan pesada como el edificio de justicia. Miró al cielo, ahora no era azul sino una combinación de colores, como una extraña y bella pintura hecha solo de lavanda, anaranjado, rosado y algo que no sabía como nombrar. Era sorprendente como todo fuera de su hogar parecía tan hermoso, fuera de lo que estaba acostumbrada. ¿Cuánto faltaría para el toque de queda? A juzgar por el cielo no quedaba demasiado tiempo pero poco valía saber eso si no sabía donde estaba o como volver a casa; siempre le habían enseñado a mirar el camino para no perderse, pero al parecer no había aprendido suficientemente bien pues había olvidado hacerlo esta vez. La rubia vagabundeaba en busca de alguna seña que le ayudara a guiarse cuando escuchó las palabras de alguien cerca de ella, buscó la procedencia y se encontró con la silueta de una chica de espaldas, recargada contra un árbol, se acercó sigilosamente a ella y sonrió mientras decía -Bueno, marinera no soy pero si estoy perdida- admitió a la vez que miraba a la joven con sus ojos azules.

Off:Perdón por tardar tanto en contestar x.X
Volver arriba Ir abajo
 

Something's wrong {Deliläh}

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Catching Fire :: █ Panem :: Distrito 11-